En pleno rebrote

Vilafranca vetará a los "instigadores" del pasacalle para su fiesta mayor

El alcalde Pere Regull asegura que si se demuestra que quienes "urdieron" la celebración son "balladors" dejarán de serlo

Agentes de la Policía Local y de los Mossos d'Esquadra se coordinan para evitar nuevas concentraciones prohibidas por el covid-19

Hoy en la ’Festa Major’ de Vilafranca del Penedés, no se guardan las distancias por el covid-19.

Se lee en minutos

Guillem Sànchez

La diada castellera de Sant Fèlix es el plato fuerte de la fiesta mayor de Vilafranca del Penedès (Barcelona). Este domingo la plaza de la Vila, un lugar que debería estar a rebosar en circunstancias normales, estaba casi vacía, según fuentes municipales. Pero el covid-19 y las medidas tomadas para contenerlo prohíben las aglomeraciones para prevenir el contagio. Aunque ayer esta localidad pareció olvidarlo por completo. "Si se demuestra que este pasacalle fue algo planificado y que entre los instigadores del pasacalle hay 'balladors', estos dejarán de serlo", ha asegurado en declaraciones a este diario el alcalde Pere Regull (JuntsxVilafranca).

"Estas cosas se terminarán sabiendo porque me sabría mal que acabaran pagando jóvenes que solo pasaban por allí y que no urdieron nada", ha avisado, en relación a la denuncia que ayer pusieron los Mossos d'Esquadra al difundirse por redes sociales imágenes de centenares de jóvenes apelotonados en un pasacalle no oficial en pleno rebrote

El consistorio, después de al polémica que suscitó la censura por parte de las autoridades sanitarias, dio orden a primera hora de la tarde a su policía local de vigilar que no se repitieran y este cuerpo, a su vez, solicitó la ayuda de los Mossos d'Esquadra para llevar a cabo la tarea. 24 horas después, no ha habido nuevas concentraciones que vulneren la normativa que prohíbe reunirse a más de 10 personas, según las mismas fuentes.  

Los 'balls' y los 'balladors'

La fiesta mayor de Vilafranca es algo que los vecins "llevan muy adentro" y que se expresa en forma de bailes que recorren el centro del pueblo, explica Regull. Estos bailes los lideran los 'balls', grupos municipales de entre 10 y 15 'balladors'. Uno de estos colectivos fue quien promovió un baile en una céntrica calle, una acción que reunió a muchas personas en una imagen que dilapida todos los esfuerzos que se hacen para contener el avance de la pandemia. "No hubo forma de impedirlo porque los agentes de la policía local estaban atendiendo otro tipo de necesidades y ocurrió de forma imprevista y duró solo unos minutos", mantiene. El edil recuerda también que la fiesta mayor de Vilafranca está oficialmente suspendida y que en los pocos actos que se han llevado a cabo oficialmente se han tomado todas las precauciones posibles. 

Te puede interesar

No se trata de un dispositivo conjunto entre Mossos y Policía local sino de un "trabajo coordinado", matizan. Los Mossos denunciaron ayer a los organizadores del pasacalle, por haber mantenido un acto no permitido y por haber hecho un llamamiento a participar en el mismo. Detrás del pasacalle polémico están algunas de las 'colles' que tradicionalmente marchan durante la fiesta mayor. Este año estaban oficialmente suspendidos estos actos pero algunos de los participantes decidieron seguir con el plan previsto e ignorar la prohibición. 

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, la consellera de Salud, Alba Vergés, y el alcalde de Vilafranca, Pere Recull, hicieron ayer llamamientos a mantener las medidas de prevención de la covid en la celebración de las fiestas mayores y reprobaron el comportamiento de los que participaron en las concentraciones masivas en calles estrechas de Vilafranca.