30 nov 2020

Ir a contenido

EL PLAN DEL GOBIERNO ANTE EL COVID-19

Vuelta al cole anticovid: mascarilla desde los 6 años

El lavado de manos, la toma de temperatura y la distancia de metro y medio también serán obligarotios

Los centros escolares solo cerrarán si hay transmisión descontrolada y generalizada

Olga Pereda / Manuel Vilaseró

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, en la Conferencia multisectorial con los consejeros de Educación y Sanidad de las CC.AA / FOTO:JOSÉ LUIS ROCA VIDEO: EUROPA PRESS

dLas principales medidas aprobadas este jueves por el Gobierno y las autonomías de cara al raro curso escolar 2020-21 son: distancia interpersonal de metro y medio, uso obligatorio de mascarilla a partir de los 6 años (el plan presentado por la Generalitat hace días las incluía solo a partir de 12 años y ahora tendrá que modificarlo), establecimiento de grupos burbujas con número reducido de alumnos en infantil y primer ciclo de primaria para que no tengan contacto con otras clases. Estas 'familias' no tendrán apenas contacto con otras clases pero entre ellos -el número rondará los 20, aunque la ratio no está fijada, como pedían algunas autonomías- sí que podrán jugar y socializar sin necesidad de respetar el 1,5 metros de distancia. También habrá ventilación constante en las aulas, incluso se darán las clases con las ventanas abiertas. 

Si se cumple con estas medidas se puede "garantizar" que la vuelta al cole será segura, ha afirmado el ministro de Sanidad, Salvador Illa. "Más que aprobar medidas nuevas lo que hay que hacer es cumplir las que están en vigor", ha insistido en referencia a la lucha contra la epidemia en España. Todas las comunidades han respaldado el documento que había presentado el Gobierno, con la abstención de Euskadi, que ha pedido estudiarlo más detenidamente. 

La higiene personal cobra protagonismo. El documento consensuado -de obligado cumplimiento- insta a que alumnos y profesores se laven las manos en el centro escolar con agua y jabón o gel hidroalcohólico, como mínimo, cinco veces al día. Importantísimo hacerlo antes y después de comer y a la salida del baño.

Todo el personal que entre en la escuela se deberá tomar la temperatura, pero se deberá evitar algo peligroso de cara a posibles contagios: las aglomeraciones. Hay dos opciones y cada autonomía decidirá la mejor. Una es usar termómetros a la entrada de las escuelas y otra, que los padres lo hagan en casa. Hay que tener en cuenta la extrema gravedad que supondría una práctica algo extendida hasta ahora entre algunos progenitores con problemas para conciliar: llevar a sus peques al cole con medicación que amortigue las décimas de fiebre detectadas a primera hora de la mañana. "No concibo que nadie lleve a sus hijos al colegio sabiendo que no está en condiciones físicas óptimas. Es poner en riesgo su salud y la de muchas personas. Vamos a ver si somos serios", ha zanjado Illa.

Respecto a las posibles medidas laborales que permitan a los progenitores cuidar de sus hijos en casa, la ministra de Educación, Isabel Celaá, no ha concretado nada más allá de asegurar que al Gobierno le preocupa mucho la conciliación. La titular de Trabajo, Yolanda Díaz, ya avisó esta mañana en RNE que el teletrabajo y el plan 'Me Cuida' para adaptar la jornada laboral o reducirla un 100% seguirán vigentes de momento.

Casos sospechosos

Cuando un alumno o un docente presente síntomas, se le aislará en una habitación (cada centro tendrá un responsable de covid-19). La actividad lectiva se mantendrá "extremando precauciones" hasta que se confirme o se descarte la infección del caso sospechoso. Una vez lo hayan recogido sus padres, deberá permanecer aislado en su casa hasta disponer de los resultados de las pruebas diagnósticas. Si el caso se confirma, no deberá acudir al colegio y permanecerá en cuarentena, como todo su grupo burbuja. En el caso de los grupos 'normales' (a partir de 4º  de primaria), solo mantendrán cuarentena sus contactos estrechos. 

El cierre

Si se producen brotes sin vínculo epidemiológico en varias aulas, la medidas afectarán a sólo a estas aulas, pero si los brotes están conectados entre sí "habrá que estudiarlo caso por caso", según el ministro. Se podrían cerrar aulas o ciclos pero no el colegio entero, salvo que "exista una transmisión descontrolada y generalizada".  Todos los colegios e institutos deberán tener un stock de equipos de protección individual (EPI) para que los usen los profesores en caso de que un alumno tenga síntomas de coronavirus. Estas pautas figuran en una a 'Guía de actuación ante la aparición de casos de Covid-19 en los centros educativos' elaborada por Salud Pública y que se debatirá en el próximo Consejo Inteterritorial de Sanidad a petición de algunas comunidades, que quieren proponer modificaciones. 

Documento

Acuerdo de la conferencia multisectorial de Educación y Sanidad. 

Acuerdo de la conferencia multisectorial de Educación y Sanidad

En el documento tampoco figura ninguna recomendación sobre las pruebas PCR, aunque el ministro ha recordado la "poca eficacia" de llevarlas a cabo de modo indiscriminado como pretende hacer en Catalunya, donde se anunciaron medio millón de tests en las escuelas.

Presencial a toda costa

Bajo la premisa de que el impacto del cierre escolar tiene consecuencias muy graves, el Ministerio de Educación y el de Sanidad insisten en que el curso presencial -finiquitado de manera abrupta el pasado marzo a consecuencia de la pandemia- se debe reanudar porque es una "necesidad prioritaria". La agenda política tiene también pendiente la conferencia monotemática sobre educación entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los mandatarios autonómicos. La reunión podría celebrarse -telemáticamente- el 4 de septiembre.

Respecto a los padres y madres que se niegan, en plena pandemia, a llevar a sus hijos a la escuela por temor al contagio, el Gobierno ha pedido un informe jurídico para ver cómo actuar en esos casos. "La educación es un derecho fundamental de los niños y niñas. Hay que ir al colegio. Es una obligación, como los exámenes. El beneficio es muy superior al riesgo", ha concluido Celaá.

"La experiencia en otros países que ya han abierto durante meses sus centros educativos nos enseña que se van a producir casos y algunos brotes, como en el resto de ámbitos de la comunidad, pero que una gestión adecuada de los mismos minimiza su impacto", reza el documento aprobado.

Vacuna de la gripe

El texto hace hincapié en la necesidad de la campaña de vacunación de la gripe para personas mayores, preferentemente a partir de los 65 años o menores de esas edad pero con algún tipo de riesgo médico, así como las personas que trabajan en servicios públicos esenciales y otros. La campaña se adelantará dos semanas y empezará en la primera quincena de octubre. "El modo de transmisión y los síntomas del nuevo coronavirus y del virus de la gripe son muy similares. Por lo tanto, debido a la posible coexistencia durante esta próxima temporada 2020-2021 de la circulación de ambos virus, se han planteado nuevos objetivos con la finalidad de proteger a los más vulnerables e intentar prevenir también la saturación del sistema asistencial: alcanzar al menos coberturas del 75% en personal sanitario y mayores de 64 años y de un 60% en embarazadas y en personas con condiciones de riesgo.