01 dic 2020

Ir a contenido

Un hongkonés regresado de España primer reinfectado por covid-19 en el mundo

El paciente fue dado de alta tras curarse del virus en abril, pero a principios de este mes volvió a dar positivo

La reinfección podría haberse dado por dos cepas diferentes del virus o por la falta de anticuerpos

Valentina Raffio

Un sanitario, en un control para medir la temperatura corporal en el Hospital Princesa Margarita de Hong Kong, el pasado 4 de febrero.

Un sanitario, en un control para medir la temperatura corporal en el Hospital Princesa Margarita de Hong Kong, el pasado 4 de febrero.

A finales de marzo, un hombre hongkonés de 33 años fue diagnosticado con covid-19. Por aquel entonces, pasó la enfermedad con síntomas leves y allá por abril se recuperó sin mayores complicaciones. A principios de agosto, ese mismo hombre ha vuelto a dar positivo al virus sin manifestar ningún tipo de síntoma y tras regresar de un viaje por España. Investigadores de la Universidad de Hong Kong afirman que se trata del primer caso de documentado de reinfección por este virus. Aunque, más allá de conclusiones tajantes, la historia de este paciente serviría para plantear nuevas preguntas sobre cómo funciona la dinámica de infección de este patógeno.

En un primer momento, los expertos plantearon que si un paciente curado volvía a dar positivo al cabo de unas pocas semanas (o días) de su curación, lo más probable es que durante ese periodo el virus se hubiera ‘ocultado’ en el organismo y que, en un momento dado, hubiera vuelto a brotar. Esto implicaría que, en algunos casos, el proceso de la infección pueda ser prolongado y hasta extenderse varias semanas tras la infección inicial. Pero el caso del hombre hongkonés reinfectado parecería ser distinto.

El virus que este paciente contrajo en abril y el virus que contrajo en agosto pertenecen a dos "cepas claramente distintas", destacan los investigadores en un comunicado de prensa, a espera de que el estudio definitivo se publique en la revista científica 'Clinical Infectious Diseases'. El análisis genético de ambos virus apunta a que el patógeno responsable de la reinfección tiene el mismo genoma que el detectado en Europa entre los meses de julio y agosto. Los exámenes realizados durante la infección de agosto también mostraron el típico proceso de aumento y disminución de la carga viral detectada. Así que todo apunta a que, efectivamente, se trata de una nueva infección.

¿Culpa de los anticuerpos?

Este hallazgo deja la puerta abierta a varias hipótesis. No es la primera vez que se observa la capacidad de reinfectar de un virus. De hecho, es exactamente lo que ocurre con algunos virus estacionales como la gripe, que cada año llegan bajo una forma distinta y que, por lo tanto, pueden volver a infectar al grueso de la población. En el caso del covid-19, entender esta cuestión resulta crucial tanto para reanudar la ‘nueva normalidad’ como para el diseño de una vacuna capaz de evitar nuevas infecciones. Porque si se demostrara que la reinfección es posible (y es frecuente), esto cambiaría las cartas sobre la mesa.

Muchas de estas incógnitas tienen que ver con el rompecabezas de la inmunidad que, hoy por hoy, los científicos siguen intentando reconstruir en relación al coronavirus SARS-CoV-2. Podría ser que la inmunidad contra el virus tuviera una fecha de caducidad. Es decir, que tan solo durara unos meses. Pero también podría ser que la capacidad de los anticuerpos para neutralizar el virus variara en función de cada paciente (y de cómo ha pasado la enfermedad).

Algunos estudios, de hecho, sugieren que hasta el 44% de las personas que han pasado la enfermedad de manera leve o asintomática muestran unos niveles de anticuerpos bajos y con poca capacidad de volver a neutralizar el virus. Esto implicaría que existe un porcentaje de pacientes que no habría desarrollado las 'defensas' necesarias para evitar una eventual segunda infección de SARS-CoV-2. Y este podría ser el caso del hombre hongkonés reinfectado.

A falta de conclusiones definitivas, los investigadores concluyen con unas pinceladas a modo de reflexión. Primero, destacando la necesidad de seguir estudiando las dinámicas de infección de este virus. Segundo, pidiendo que también se tengan en cuenta a los pacientes que ya han pasado la enfermedad de cara a la futura vacuna contra el covid-19. Y tercero,  recordando que todo el mundo, incluso las personas supuestamente inmunizadas, "deben seguir las medidas de prevención como el uso de mascarilla y la distancia social".