29 nov 2020

Ir a contenido

CURSO ESCOLAR 2020-2021

Indignación de familias y profesores por la incierta vuelta al cole en Catalunya

Los padres dicen estar "desconcertados" y temen por la seguridad de sus hijos en las aulas

Los sindicatos mayoritarios apuntan a Educació: "No quieren invertir ni un euro para bajar las ratios"

Elisenda Colell

Inicio del curso escolar en el colegio público Francesc Macià de Barcelona, el pasado 12 de septiembre.

Inicio del curso escolar en el colegio público Francesc Macià de Barcelona, el pasado 12 de septiembre. / ALBERT BERTRAN

Indignación y desconcierto entre la comunidad educativa por la indefinición de la vuelta al cole. Tras conocer cierta disparidad de criterios entre las 'conselleries' de Salut y Educació, las familias y los profesores piden seriedad y que se tomen medidas de seguridad para evitar que los centros esolares sean una fuente de contagio. Tanto las ampas como los principales sindicatos de profesores piden recursos a la Generalitat para tratar de reducir al máximo las ratios de alumnos, que por el momento se mantienen tal y como eran antes de la pandemia. Una recomendación que también ha hecho hoy el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón. El Govern opta por el silencio, antes de que Educació y Salut Pública se reúnan el jueves. 

"¿En serio pretenden que nos metamos en un aula con las ventanas cerradas, la calefacción a tope y ante 25 alumnos sin mascarilla? Quieren que los grupos escolares sean como burbujas, pero serán de aquellas de jabón, que se tocan y se rompen", sentencia Ramón Font, portavoz del sindicato de maestros USTEC, el mayoritario en la primaria. Es uno de los que se oponen al protocolo de la vuelta escolar tras la pandemia que ha planteado Educació. "El plan es que no hay plan; como no tienen dinero para aplicar medidas de seguridad reales, duraremos cuatro días en el aula y el resto lo pasaremos conectados en casa", se queja Font. 

Este sindicato pidió en mayo que en la educación infantil la ratio bajara a 10 alumnos por cada educador, y a 15 en la primaria y la secundaria. Una propuesta muy similar a la que hizo Comisiones Obreras. "Estamos muy indignados, no podemos confiar en las instituciones, nos obligan a convertirnos en un foco de rebrotes", se queja Manel Pulido, responsable de Educación en CCOO. Las recomendadiones están en la línia de las orientaciones del Ministerio de Sanidad y la Conselleria de Salut, que piden reducir las clases el máximo posible. Sin embargo, el plan de la Generalitat, por el momento, mantiene las ratios de antes de la pademia, aunque indica que en función de las necesidades de cada centro y de la evolución del virus se pueden adoptar medidas específicas. Ayer también la alcaldesa de Barcelona pidió al Govern una "rectifiación" de este plan. 

El desasosiego es total entre maestros. En algunos grupos se habla de plantear una huelga, y la USTEC amenaza con denunciar ante la Inspección de Trabajo las condiciones laborales del nuevo curso escolar. "El problema es que para que las escuelas sean seguras y podamos bajar la ratio necesitamos más espacios y más docentes, y el Govern no quiere invertir en ello", comparten ambos sindicalistas. La USTEC ha contado que harían falta 40.000 maestros más en Catalunya. 

Pero la preocupación también llega a las familias. "Hay padres que se están planteando si llevarán a los niños a clase", cuenta Lidon Gasull, directora de la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Catalunya (Fapac). "Las familias necesitamos seguridad, que nos den confianza... y nada de esto está ocurriendo", se queja Gasull. También temen por la conciliación laboral de los padres, si los ñiños se tienen que confinar: "Hay familias que no se pueden permitir dejar de trabajar".

Según la padres y maestros, tampoco se ha contado con ampliar espacios. "Hay directores que están mirando de usar espacios como la biblioteca, los ayuntamientos han hecho inventario, pero no hay ni un solo acuerdo firmado con Educació para que esto se materializa", se queja Gasull. "Es que ni se han planteado ampliar aulas con barracones, no quieren gastar ni un euro", afirma Font. 

El próximo jueves está prevista una reunión entre las 'conselleries' de Salut y Ensenyament. La comunidad educativa espera que se trate de un encuentro que cambie el protocolo y modifique las ratios a la baja. "En principio no está previsto un cambio del protcolo ni de ratios", cuentan fuentes de Salut a este diario, que señalan que se trata de una reunión "técnica". 

La experiencia de los 'casal'

"Lo esencial es coordinarse con todas las partes implicadas, escuchar las recomendaciones sanitarias, y tratar de adaptarse a ellas garantizando el derecho de los niños a la educación", reflexiona Asun Gil, jefa del depatamento de Lleure de la Fundesplai. Algo que tanto las ampas como los sindicatos aseveran que no está ocurriendo, y señalan a Bargalló por tomar decisones de forma unilateral. "No compartir material escolar, hacer varios turnos de comedor, tener muchísmos espacios para usar y coordinarse con los CAP", señala Sonia Recasens, directora de programas educativos y sociales de la fundació Pere Tarrés, como algunas de las claves que les han alejado del virus. 

La newsletter del director

Recibe en tu correo el análisis de la jornada de la mano del director de elPeriódico.com, Albert Sáez.

Suscríbete

Ambas entidades consideran fundamental que, además, se planteen ayudas para permitir la conciliación de padres y madres si los niños se tienen que confinar. "Las empresas deberán ser muy flexibles, pero es evidente que hay familias que no pueden teletrabajar, ni permitirse no asistir al trabajo. Aquí las administraciones tienen que ayudar muchíssimo", añade Recasens.