21 sep 2020

Ir a contenido

CORONAVIRUS

Fuerte aumento del covid-19 en España con Madrid como nuevo epicentro

El número de casos diagnosticados se dispara hasta 2.935, un 97% más que el lunes pasado

La comunidad presidida por Ayuso supera a Catalunya en nuevos infectados, incidencia e ingresos

Manuel Vilaseró

Los nuevos casos de coronavirus se disparan en España con 2.935 en las últimas 24 horas. En la foto, Fernando Simón en la rueda de prensa de presentación de los datos. / JOSÉ LUIS ROCA / VÍDEO: EUROPA PRESS

La semana decisiva para comprobar si España será capaz de atajar la extensión del coronavirus antes de volver a la actividad normal de septiembre está arrojando datos preocupantes. El número de casos diagnosticados en las 24 horas anteriores se ha disparado este jueves a 2.935 y la media de los últimos siete días a 3.790. Son incrementos del 97% y  del 15% respecto a los registrados sólo tres días antes, el pasado lunes. Los nubarrones que se ciernen sobre la vuelta al cole y al trabajo son cada vez más oscuros.

El principal protagonista de este empeoramiento está siendo la Comunidad de Madrid. Es ya la autonomía que más casos  diagnosticados acumula en los siete días previos (6.438), muy por delante de Catalunya (4.799). Ni en los peores momentos de los últimos rebrotes ha superado esta comunidad el umbral de los seis mil.

Ingresos hospitalarios

Madrid está también a la cabeza de los nuevos ingresos hospitalarios, 228 en los últimos siete días, y en las uci, con 9. Catalunya ha registrado respectivamente 68 y 3.

En el único parámetro en el que Madrid no está a la cabeza es en la incidencia, de 96 por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días. Ahí le superan Aragón (258), País Vasco (116) y Navarra (109). La diferencia es que en Aragón y Navarra las cifras van a la baja. Catalunya ya ha bajado a 62. El País Vasco sigue al alza aunque parte del aumento puede deberse al gran número de pruebas que se llevan a cabo.

Mensaje de tranquilidad

Frente a los nuevos datos, el Gobierno mantiene un mensaje de tranquilidad. "La evolución de la epidemia está siendo lenta y suave", sostuvo Fernando Simón en su comparecencia de este jueves y la comparó con la del pasado marzo. "Entonces en solo 10 ó 15 días los casos subieron mucho más que ahora en los dos últimos meses. Ahora tenemos un aumento similar al de otros países europeos de nuestro entorno", enfatizó.

También argumenta que el 70% de los infectados son asintomáticos o están asociados a un brote conocido, algo bien distinto a lo ocurrido en marzo.

Los reproches lanzados por las sociedades médico-científicas en el sentido de que las medidas que se están tomando son insuficientes para contener la infección no hacen mella en el Ejecutivo. Una vez superadas las discrepancias con Madrid, Sanidad mantiene que las autonomías están tomando las medidas adecuadas y pone como prueba que en Catalunya y Aragón la situación está bajo control.

También País Vasco y Valencia

Simón admitió que Madrid, además de la Comunidad Valenciana y Pais Vasco, están protagonizando ahora el aumento de casos pero cree que "se han tomado medidas rápidas y contundentes, algunas muy contundentes".

La falta de rastreadores en la comunidad madrileña es una evidencia que han destacado todos los especialistas y que ha obligado incluso a las autoridades autonómicas a privatizar parte de este servicio e incluso a pedir voluntarios entre los universitarios.

Colapso lejano

El ministerio también opina que el colapso de la red hospitalaria, muy probable a corto o medio plazo, según las mencionadas sociedades,  es un horizonte que de existir, está muy lejos. En la actualidad hay 3.213 hospitalizados en camas convencionales y 383 en las ucis, lo que da un índice de ocupación del 3% del total de camas, cuando en el pico de la pandemia se superó el 50%.

"No hay un riesgo inminente de colapso ni muchísimo menos, aunque si una presión importante en dos hospitales de Aragón y dos o tres de Madrid", señaló Simón, para quien el escrito de las sociedades médicas "son llamadas de atención para lograr que ese riesgo no vuelva a producir".

El objetivo del Gobierno sigue siendo "mantener la tensión" para "estabilizar y, si es posible, reducir una transmisión" que, sin embargo, no deja de crecer. Es clave hacerlo antes de septiembre porque "con la reanudación de la actividad" es previsible que se produzca un repunte, como admitió el epidemiólogo.