18 sep 2020

Ir a contenido

Unas vacaciones más autónomas

Verano dorado para el 'caravaning'

La matriculación de autocaravanas creció en junio un 20% más que el año pasado y los alquileres, un 40%

Xavier Oliva

Las familias Pina y Torres, justo antes de irse de excursión en autocaravana.

Las familias Pina y Torres, justo antes de irse de excursión en autocaravana. / Sergi Conesa

Si la situación lo permite y los nuevos rebrotes no conducen a cancelaciones de última hora, este será un verano dorado para el sector del 'caravaning'. Las matriculaciones de nuevas autocaravanas y furgonetas 'camper' ha crecido desde junio, y el alquiler de estos vehículos para los meses de julio y agosto también se ha disparado. La incertidumbre que genera la pandemia, y la seguridad y flexibilidad que da viajar en un vehículo que es como un hogar, son las causas que han hecho crecer al sector en un momento en que las reservas hoteleras y de otros alojamientos turísticos se resienten.

El sector perdió completamente la Semana Santa, y al igual que el resto del turismo, registró caídas importantes entre los meses de abril y mayo. “La caída fue del 95% en abril. Nuestros locales estaban cerrados y la gente estaba confinada en casa”, explica Ramon Terradellas, miembro de la junta directiva de la Asociación Española de la Industria y el Comercio del Caravaning (Aseicar). 

El panorama cambió en junio, cuando llegó el crecimiento. En ese mes, la matriculación de autocaravanas creció y los datos superaron a los del mismo periodo de 2019 en un 20% (1.208, frente a las 1007 del año pasado). También creció en un 15,5% la matriculación de furgonetas camper (282, frente a las 244 del año pasado), según los datos de Aseicar.

Auge de alquileres

El alquiler de estos vehículos también vive un ‘boom’. Los datos que maneja el Gremi d’Empresaris del Caravaning (Gremcar), apuntan a que la ocupación se moverá entre el 80% y el 90% de media durante los meses de julio y agosto. “Estamos hablando de un crecimiento del 40% más que el año pasado”, apunta Joaquim Colom, secretario general de Gremcar. 

Este crecimiento lo han detectado también las empresas del sector. Amafi Caravaning, situada en Sant Cugat del Vallès, tiene las reservas a un 95% para julio y agosto. Autocaravaners, situada en Sant Quirze del Vallès, tiene casi el 100% de su flota alquilada para la segunda quincena de julio y también durante el mes de agosto. Las dos empresas también prevén mejores datos en septiembre. “En otoño nunca llenamos, pero este año creo que va a ser mucho mejor”, apunta Raúl Ortega, gerente de Autocaravaners. Fernando Maffi, director de Amafi, cree que la ocupación en setiembre alcanzará el 70%.

Muchos se estrenan

El sector ha detectado la llegada de un nuevo público. Si en años anteriores la mayoría de los clientes que alquilaban o compraban una autocaravana ya habían probado o tenían interés en este tipo de turismo, ahora son muchos los que se estrenan. El principal motivo es la incertidumbre que generan otro tipo de alojamientos turísticos por la crisis del covid-19.  “Es una garantía de seguridad, porque es como llevarte la casa. Y en caso de que confinen un lugar, puedes desplazarte a otro”, asegura el presidente de Gremcar, Amadeu Recasens. 

“Es un año atípico para todo el mundo. Ha habido más interés de personas que nunca se lo habían planteado, todo por el miedo que genera el coronavirus”, apunta Ortega. Coincide con él Amaffi. “Cada año tenemos un público que siempre tuvo ganas de tener esta experiencia. Ahora, por el miedo a la pandemia, hay gente que cree que es mejor utilizar la autocaravana”, explica. 

Desde Gremcar ven la situación como una oportunidad única para el crecimiento del sector, que desde hace unos años lo hace sostenidamente en España, y especialmente en Catalunya, donde el año pasado se concentraron el 25,53% de las matriculaciones de autocaravanas, según los datos de Aseicar. En palabras de Colom: “Es un nicho de mercado brutal, porque muchos repetirán seguro”. 

Áreas llenas 

En el Área de Autocaravanas de Palamós, Mari Fernández, explica que este año hay un gran cambio en el público que visita el espacio. Si en años anteriores el 70% de los autocaravanistas que visitaban el área eran extranjeros, este año la mayoría son nacionales. “La demanda ha cambiado mucho. El año pasado teníamos mucha ocupación todos los días, este año todo se concentra entre el viernes y el domingo”, explica Fernández. 

También en el Área de Autocaravanas de la Pobla de Segur, los datos son halagüeños. Este año la ocupación alcanza entre el 75% y el 80% de la ocupación. “Tenemos el mismo volumen que otros años”, apunta Sonia, técnica de la Oficina de Turismo. 

Los autocaravanistas defienden la flexibilidad y la seguridad

Sergi Pina, su mujer Meritxell y sus dos hijos encajan con el perfil del nuevo público que este año van a estrenarse en el mundo de la autocaravana. Estas vacaciones habían reservado en un camping de Tarragona, pero la incertidumbre generada por la pandemia y por los nuevos rebrotes, hizo que se lo replanteasen y decidieran dar el salto a viajar con una autocaravana alquilada. 

Pina reconoce que tenía curiosidad por este tipo de viajes y que dada la situación, este año se ha lanzado a la piscina. “Dándole vueltas a toda la situación del coronavirus hemos visto que es una forma más segura de pasar las vacaciones”, explica. El estreno no será en solitario y para adentrarse en ese mundillo irán acompañados de Cristina Aguilera, su marido Emili, sus dos hijos y su perra, una familia veterana de los viajes en autocaravana.  

La idea inicial era realizar un viaje a Cantabria, pero finalmente, el destino elegido ha sido el Pirineo. “Como estamos con esta situación de incerteza, si hay alguna movida estás más cerca y te ahorras una 'kilometrada'”, asegura Pina. “El viaje en autocaravana te permite ajustarte a la situación. Si por ejemplo se te confina en Huesca, te quedas en el sitio y estás como en casa, o puedes desplazarte a otro sitio en caso de que sea antes de tu llegada”, añade Aguilera.

Los destinos preferidos de los autocaravanistas, según Aseicar, son el norte de España, el centro de Europa y el norte del continente. Pero este año serán los viajes nacionales, especialmente el norte, el Pirineo y la costa los que tendrán mayor relevancia. “En general, todas nuestras caravanas se van a Europa. Este año se quedan en España y la mayoría se van al norte”, constata Fernando Maffi, director general de Amafi caravaning.

Este es el caso de Juan Antonio Torres, su mujer y sus dos hijas, que desde hace 15 años viajan en furgoneta camper por España y por Europa. Este año iban a realizar un viaje a Islandia, pero “la incertidumbre” ha cambiado sus planes. “Este año hemos cambiado los planes y nos iremos al País Vasco”, dice Torres, y añade que en esta época de pandemia “es la forma más segura de viajar”.

“Es un tipo de turismo familiar y muy dinámico. Mezclas experiencias naturales y culturales. Pero, sobre todo, no vas a un único sitio, visitas todo lo que puedes”, explica Aguilera, cuando describe cómo es viajar en autocaravana. Torres coincide y añade: “Te da una sensación de libertad increíble y tu te montas el viaje como quieres”. 

El viaje en autocaravana tiene un beneficio que repercute directamente en la economía de los lugares de destino. Según los datos de Aseicar, el gasto medio diario de los autocaravanistas ronda los 150 euros. “Las semanas que hacemos de viaje, tenemos que hacer paradas y comprar en diferentes sitios. Al final, acabas haciendo gasto en un sitio donde, posiblemente, no lo harías de otra forma”, asegura Aguilera, que reivindica más espacios destinados a los autocaravanistas. En España hay cerca de 1.000 áreas, 100 de ellas en Catalunya, pero según los datos del sector harían falta entre 2.000 y 2.500 para cubrir la demanda. “No estamos poniendo al nivel de Europa, pero aún falta infraestructura”, apunta Terradellas.

Temas Coronavirus