Picaresca en la arena

Palafrugell requisa las toallas de los que las dejan para guardar sitio en la playa

La mayoría de bañistas aplaude la actuación de los policías locales para controlar la ocupación

Un policía local retira toallas en la playa de Tamariu.

Un policía local retira toallas en la playa de Tamariu. / ACN / Gerard Vila

Se lee en minutos

ACN

La Policía Local de Palafrugell ha comenzado a retirar las toallas de las playas que ocupaban espacio de baño, y llevaban más de 30 minutos sin el propietario junto a ellas. La medida pretende "ser justa" con aquellos usuarios que sí disfrutan del mar y, al mismo tiempo, fomentar la rotación a las ocho playas de la localidad. La mayoría de los bañistas están "a favor" de la medida ya que permite "evitar abusos" de los que solo pretenden guardar sitio, mientras que el consistorio destaca que fomenta la rotación de personas. Y es que hay que tener en cuenta que las de Palafrugell son playas pequeñas que al mediodía ya han llenado el aforo. De hecho, en los últimos seis fines de semana los agentes cívicos las han tenido que cerrar por exceso de personas.

La medida del Ayuntamiento de Palafrugell consiste en requisar las toallas que ocupan espacio de baño en las playas ha tenido una buena acogida tanto de bañistas como de comerciantes de Tamariu, Calella de Palafrugell y Llafranc. La polémica iniciativa se ha tomado a raíz de las quejas de algunos usuarios que veían que no podían entrar en las playas porque el aforo estaba completo, pero en cambio, había mucho espacio ocupado por toallas.

"Hay gente que tiene mucho morro y marcha a tomar un café en el bar o dar una vuelta y deja sus cosas para no perder el lugar. Encuentro justo que se haga esto", señala Núria Dalmau, una bañista. Una de las imágenes más habituales en las playas de Llafranc, Tamariu y de las seis de Calella de Palafrugell es la de los agentes cívicos cerrando el aforo porque se supera el límite permitido.

Te puede interesar

Esta medida, implantada para evitar contagios por coronavirus, hace que se formen colas de bañistas esperando a que otros se vayan. El problema, sin embargo, era que en muchos casos algunos usuarios dejaban la toalla a primera hora y no la sacaban durante mucho tiempo, lo que provocaba las quejas. Por ello, el Ayuntamiento publicó un bando este viernes advirtiendo de que la policía requisaría las toallas que llevaran más de media hora solas en la arena.