alerta en badalona

El Govern usa residencias limpias de covid-19 para ancianos contagiados

Salut defiende la medida y asegura que en todos los casos se aísla correctamente a los enfermos

Familiares de los afectados piden una rectificación y los profesionales proponen medidas alternativas

Una residencia geriátrica de Barcelona, en julio del 2020.

Una residencia geriátrica de Barcelona, en julio del 2020.

Se lee en minutos

La Generalitat está trasladando enfermos de coronavirus que viven en residencias, leves o asintomáticos, hacia otros geriátricos donde no hay ningúna persona afectada por la enfermedad. Es decir, que los geriátricos 'limpios' de covid-19 se están usando como espacio de cuarentena "habitual". Lo confirman a este diario fuentes de la Conselleria de Salut, que justifican la medida. Sin embargo, los familiares afectados, y algunos directores de geriátricos piden una rectificación urgente. Consideran la medida del todo "irresponsable", y ven en ella un riesgo implícito de extender aún más la enfermedad. 

En la residencia Danae, un geriátrico privado en Badalona con 73 plazas, el brote de coronavirus estalló la última semana de julio. Se detectaron más de una decena de ancianos positivos, y trabajadores del mismo centro tuvieron que coger la baja. Los responsables de la residencia, que declinan hablar con EL PERIÓDICO, reclaman una desinfección urgente, según recogió el diario digital 'Tot Badalona'. "En esta residencia no se podía asegurar una sectorización ni un aislamiento estricto de los pacientes con PCR positiva", explican fuentes de la Conselleria de Salut. Fue entonces cuando el Govern optó por trasladar los enfermos, asintomáticos o con síntomas leves, a otra residencia privada en la ciudad donde no había ningún caso positivo.  

Se trata del geriátrico Ballesol, otro centro privado que cobra 2.300 euros mensuales por cada una de las 160 plazas. "El criterio que se usó fue trasladarlos a esta residencia verde, con capacidad correcta de aislamiento y que, además, está en el mismo municipio", cuentan fuentes de Salut. Sin embargo, los familiares se llevaron las manos a la cabeza. "¿No pueden atender a estas personas en otro lugar más adecuado sin poner en riesgo a nuestros familiares de esta forma?", se queja un familiar que no da crédito con la medida y prefiere no revelar su identidad. 

"A mí la residencia me ha dicho que Salut le obligó a hacer este traslado, y te aseguro que no están preparados para aislar correctamente a todos los enfermos", añade este familiar. Lo dice aduciendo que las plantas donde hay positivos usan el mismo ascensor que donde no los hay, y que el centro no ha contratado personal específico que solo se encargue de la planta donde están los positivos. Desde el geriátrico afectado tampoco tampoco han querido responder a las preguntas de este diario.

Plante de directores de geriátricos

Lo ocurrido en Badalona es solo un ejemplo, porque Salut confirma que este criterio se ustá usando de forma "habitual" en muchos más traslados de enfermos de coronavirus en residencias. Desde el mes de marzo, cuando se declaró la pandemia, hasta el el 3 de agosto, el Govern ha trasladado 3.962 enfermos de coronavirus que vivían en residencias. De estos, 3.063 son ancianos, 683 son personas con discapacidad y 236 más tienen algun trastorno de salud mental. Algunos van a centros creados y pensados únicamente para personas enfermas de coronavirus, pero una parte importante, que el Govern no ha querido detallar a EL PERIÓDICO, se trasladan a residencias donde no hay contagiados.

Según ha podido saber este diario, algunos directores de residencias geriátricas se han negado a aceptar tales traslados. "Les dije que si trasladaban a estos enfermos perdía mis camas de aislamiento, y les pedí que si me iban a obligar a hacerlo, lo firmaran en un papel. Al final se echaron atrás", cuentan desde la dirección de un centro, que temen que si la situación se descontrola podrían acabar siendo acusados de homicidio imprudente.

"Nosotros lo que les estamos pidiendo a las administraciones es que monten centros de drenaje donde solo haya casos positivos, porque mezclar ancianos positivos con los que no han enfermado es un riesgo", comenta Andrés Rueda,  director del geriátrico Les Fonts, de Terrassa, y presidente de l'Associació Professional Catalana de Directors/res de Centres i Serveis d'Atenció a la Dependència (ASCAD).

El Govern asegura que estos centros existen y siguen funcionando con normalidad, pero que también combinan la vía de los geriátricos como espacios de cuarentema. "En estos casos, debe ser el CAP de cada zona el que autorice el traslado, y el que garantice la asistencia sanitaria", recuerda Rueda. Y es que durante la crisis de los geriátricos de la pandemia se demostró que estos centros no estaban preparados para dedicarse a la atención médica.

"Esto es una barbaridad, es que no tienen vergüenza", se queja María José Carcelén, portavoz de la coordinadora Residencias 5+1, que agrupa ya familiares de una treintena de geriátricos en Catalunya. "En vista de la debacle ocurrida, ¿de verdad que no se les ocurre otra cosa que mandarles a infectar más residencias", lamenta Carcelén, que pide una "rectificación urgente" al Govern de este criterio. 

Te puede interesar

Traslado asumido con fondos públicos

Según explican desde Salut, el Govern asume el coste del traslado de los ancianos con coronavirus que van de una residencia a otra. "Los traslados se hacen en camas concertadas y con criterios clínicos no económicos", comentan las mismas fuentes. Es decir, que es Salut quien paga las camas de los enfermos a las residencias en todo momento. Ahora bien, si el enfermo residía previamente en una residencia privada, "el paciente o la família siguen pagando su plaza habitual", añade la Generalitat. Una situción, además, que se da cuando los geriátricos no pueden ingresar nuevos pacientes en las residencias como medidas de prevención, y temen por su tesorería ya que las defunciones en los centros no han cesado.