15 ago 2020

Ir a contenido

INICIAGIVA SOLIDARIA EN LAS AULAS

Un profesor de cine

La película 'Uno para todos' narra la historia del docente Javier Mur, premiado por el ministerio de Educación por un proyecto para que un alumno con cáncer no perdiera el curso

Olga Pereda

Conversación entre el profesor Javier Mur y el actor David Verdaguer, que le interpreta en la película ’Uno para todos’

En su segundo año como profesor en el colegio Minte de su pueblo natal (Monzón, Huesca), Javier Mur se enfrentó a una clase de 4º de primaria en la que en uno de los pupitres estaba vacío. Guillén no podía ir a clase. Tenía cáncer. El docente se negó a quedarse de brazos cruzados. Ideó un proyecto en el que los alumnos se convertirían en los maestros de su compañero enfermo. La iniciativa le valió el cariño de los alumnos y las familias y el premio Giner de los Ríos que concede el ministerio de Educación. Su historia salió publicada en prensa. A los pocos meses el director David Ilundain se puso en contacto con él. Quería llevar su historia al cine. Mezclando realidad y ficción, 'Uno para todos' se estrenará el año que viene con el actor catalán David Verdaguer en la piel de Mur. Con un guion lleno de verdad que huye de la sensiblería, la película es una historia luminosa que habla de la vida en las aulas: educación, enfermedad, compañerismo, diversidad, acoso escolar y sobreprotección de los hijos. 

Es la segunda vez que el valiente proyecto educativo de Mur, de 34 años, se lleva al cine. El año pasado se estrenó 'Proyecto Guillén', un documental que lleva la firma de David Lorenzo. "Solo soy un profe más", alega. Efectivamente, y por más premios que tenga, es un profe más, un interino a la espera de tener plaza en la escuela publica gallega, donde se mudó por amor.

Javier Mur, en la costa gallega  /E.P.

En sus años mozos, Mur -apasionado de la música y el deporte- no fue un alumno brillante, pero tampoco vago. Se limitaba a aprobar y poco más. No recibió los estímulos necesarios, que es la primera cualidad que deben tener los maestros. "Un buen profesor es aquel que te hace pensar mucho. Un buen profesor es el que hace que cada alumno descubra su potencial. El gran fracaso del sistema educativo es la cantidad de chavales y chavalas que piensan que no valen para nada".

"El gran fracaso del sistema educativo es la cantidad de chavales que piensan que no valen para nada"

Javier Mur

Docente, psicopedagogo y experto en formación de profesores

Finalizada la enseñanza superior, se matriculó en Magisterio y se especializó en educación física. Pero le faltaba algo más. Se licenció en Psicopedagogía y se marchó a Francia para cursar un Erasmus. El sistema escolar francés le abrió la mente, le hizo descubrir cosas y concluir que un docente no puede ser una persona que, simplemente, se dedica a transmitir una materia a los alumnos.

El blog de la clase

Tras formarse, entró como docente en un colegio de su localidad natal, Monzón. El segundo año, supo que no podía quedarse de brazos cruzados mientras uno de sus alumnos, Guillén, combatía un cáncer en su casa y el hospital. "Busqué experiencias de otros docentes, pero no encontré nada", explica. Mur, que el año anterior había organizado un blog entre los alumnos, utilizó esa herramienta digital para convertir a los chavales en los maestros de Guillén. Los compañeros grababan las lecciones en vídeos, los subían al blog y Mur se acercaba a casa de Guillén una vez a la semana para estudiar con él. Iba a las cinco de la tarde y se iba a la hora de cenar.

La película toca un tema muy serio que, por suerte, a Mur no le tocó lidiar en la vida real en aquella ocasión: el bullying, un peligroso toro al que hay que enfrentarse -en opinión del premiado maestro- desde infantil y primaria. Después, es tarde y la tarea se convierte en ardua y peligrosa porque consiste en apagar fuegos. Lo mejor es prevenir. Y cuanto antes, mejor. "Hay que trabajar mucho en el valor de la diferencia y el respeto a la diversidad. Hay que establecer sistemas de alerta para actuar rápido", destaca.

Mur es completamente respetuoso con el trabajo del director de la película, que acompañó al profesor en su vida escolar durante una semana para empaparse de su profesión. Ambos esperan con entusiasmo la cita con el público. Ese día estarán más nerviosos que el primer día de clase.