04 ago 2020

Ir a contenido

el tsjc desestima suspender la medida

Las discotecas catalanas seguirán sin poder abrir pero los bares ya no tienen que cerrar a medianoche

J. G. Albalat

Ambiente en una discoteca de Barcelona, de madrugada, el pasado 21 de julio.

Ambiente en una discoteca de Barcelona, de madrugada, el pasado 21 de julio. / MARTÍ FRADERA

Las discotecas catalanas no podrán abrir por el momento. El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya se reafirma en su decisión y desestima suspender la medida, por lo que estos clubs de ocio nocturno no podrán reabrir de nuevo. No obstante, sí ha levantado la limitación horaria en restaurantes, salones de juego y bares musicales en Barcelona y determinada poblaciones del area metropolitana, Lleida y Alt Empordà que debían cerrar a las 00.00 horas.

Las patronales de ocio nocturno Fecalon y Fecasarm habían recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) la decisión del Govern de ordenar el cierre de discotecas al considerar que vulnera derechos fundamentales como la libertad de empresa: "La necesidad y el miedo no lo justifica todo".

En un recurso presentado ante la sala de lo Contencioso Administrativo del TSJC, la patronal solicita la suspensión cautelar de la medida y alega que la decisión del Procicat, tomada para contener los rebrotes de coronavirus, vulnera el ejercicio del derecho a la libertad de empresa, la dignidad de la persona y la igualdad ante la ley.

El auto del TSJC sostiene que en una "situación de emergencia sanitaria como la actual, la adopción de medidas de carácter general dirigidas a reforzar" la protección "de la salubridad pública es prioritaria frente a la afección sigularizada de los derechos invocados por ciertos sectores", como es el caso de las discotecas, por cuanto la resolución cuya suspensión se insta "afecta al conjunto de la población". Ello "es muy relevante", incide el tribunal, en la situación de grave riesgo de "los intereses públicos ocasionada por la pandencia del covid-19, y que requiere que se dispense la mayor tutela posible a las medidas de la población en general, sin perjuicio de respetar la necesaria proporcionalidad y motivación".

La Agencia de Salud Pública de Catalunya informó al tribunal de  la efectividad de ese cierre de locales para limitar y reducir la difusion del virus en una población determinada, los jóvenes, y cortar las cadenas de transmisión del covid a nivel comunitario. "Vistas estas conclusiones" y pondrando "los intereses en conflicto", el sanitario y el ecónómico, los magistrados consideran que la medida es proporcional y adecuada "dada la situación epidemeológica".

Según Fecasarm con esta decisón de impedir la reapertura de las discotecas se "acaban las esperanzas del sector de poder sobrevivir" y se producirá un índice alto de "destrucción de puestos de trabajo". Los calculos de la patronal es que solo el 30% de las discotecas catalanas podrán superar la crísis económica y puedan llegar a final de año. Muchas de ellas gracias a disponer de doble licencia para otras actividades.

En palabra de David López, presidente de Fecasarm, "acataremos pero no compartimos la decisión judicial" ya que aboca al sector, del que viven unas 40.000 personas, "a la ruina más absoluta". La patronal hace un llamamiento a la Administración y, en especial, al Prociat para que se apruebe cuanto antes un plan sectorial y de esta manera se pueda flexibilizar "esta medida restrictiva", siempre cumpliendo las medidas sanitarias que se precisen.