La justicia anula Madrid Central por defectos formales

El TSJ de Madrid estima parcialmente los recursos presentados por la Comunidad, el PP en el Ayuntamiento y la empresa DVuelta

Si el Tribunal Supremo confirma el fallo, todas las multas impuestas decaerán al carecer las mismas de sustento normativo

Carteles que delimitan el Àrea de Madrid-Central .

Carteles que delimitan el Àrea de Madrid-Central . / DAVID CASTRO

Se lee en minutos

Patricia Martín

La justicia ha sentenciado Madrid Central, la zona de baja emisiones en el centro de la capital impulsada por Manuela Carmena y que PP prometió en la oposición finiquitar. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha anulado este lunes la restricción a los vehículos destinada a aminorar la contaminación al estimar parcialmente los recursos presentados contra la misma por la Comunidad de Madrid, el grupo popular en el Ayuntamiento y la empresa DVuelta, en tres sentencias distintas.

Si bien, los jueces no entran en el fondo del asunto sobre si es necesario o no que una gran ciudad como Madrid limite el uso del vehículo privado ante el problema creciente del cambio climático, como han hecho otras urbes, entre ellas Barcelona, y suspenden Madrid Central por defectos formales en su puesta en marcha.

Así, consideran que “no se cumplimentó en debida forma el trámite de información pública”, un requisito que el tribunal considera esencial, preceptivo e indispensable al tratarse de una de las principales manifestaciones del derecho que los españoles tienen a participar en los asuntos públicos, según informa el TSJM. Asimismo, los magistrados opinan que la ordenanza aprobada por el pleno del Ayuntamiento de Madrid en octubre del 2018 carece de una justificada memoria económica, imprescindible para valorar con pleno conocimiento y antelación, la repercusión que los costes de su aprobación pueden representar en relación con los principios de estabilidad presupuestaria en las administraciones públicas, sostenibilidad financiera y regla de gasto.

Anulación de las multas

Contra las tres sentencias del TSJ cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo. Si bien, si la alta instancia judicial confirma el fallo, todas las multas impuestas por acceder a la zona de bajas emisiones decaerán al carecer las mismas de sustento normativo, según aclaró el tribunal madrileño. Según la interpretación de Greenpeace, la pelota está ahora en el tejado del Ayuntamiento, que debe decidir si subsana los errores formales o deja a Madrid sin zona de libres emisiones. La alcaldía, de momento, guarda silencio sobre si continuará o no multando, dado que la sentencia no es firme.

Al llegar al poder, el actual alcalde, José Luis Martínez Almeida, trató de suspender ‘de facto’ Madrid Central con una moratoria a las sanciones, que duró solo una semana porque la propia justicia anuló la medida a instancia de los grupos ecologistas.

Te puede interesar

Meses después, Almeida descafeinó Madrid Central al reducir el perímetro de bajas emisiones y abrir al tráfico ‘normal’ dos calles antes vetadas. Además, amplió el horario de los repartidores a domicilio y abrió más la mano a la entrada de vehículos especiales. Si bien, su oposición a la medida estrella de Carmena ha ido decayendo, sobre todo después de que la crisis sanitaria ha puesto de manifiesto el deseo ciudadano de poner coto al vehículo privado y favorecer las peatonalizaciones.

Durante el primer año de su entrada en funcionamiento, Madrid Central ha favorecido una reducción de los gases contaminantes NO2 de un 20% en toda la ciudad.