19 sep 2020

Ir a contenido

Catalunya enfila una semana clave para conocer la expansión del coronavirus

Salut prevé que la presión en el sistema sanitario y los contagios sigan al alza unos días

Las medidas de restricción tardan tiempo en surtir efecto y no se están cumpliendo a pies juntillas

Patricia Martín

Agentes cívicos de Barcelona informan a una joven de la obligatoriedad de llevar mascarilla.

Agentes cívicos de Barcelona informan a una joven de la obligatoriedad de llevar mascarilla. / EFE / TONI ALBIR

Mañana comienza una semana clave para conocer hasta que punto asciende la curva de contagios en Catalunya y Aragón, las dos autonomías con transmisión comunitaria, teniendo en cuenta que el periodo de incubación del coronavirus es de 15 días y este es el tiempo mínimo estimado por las autoridades sanitarias para que comiencen a notarse las medidas de restricción. Una vez la situación en la comarca del Segrià parece más estabilizada, gracias al confinamiento, la limitación de aforos y la petición de que se eviten las salidas de casa, en Barcelona y el área metropolitana todavía se espera que el número de casos nuevos siga en ascenso, dado que la recomendación de reducir los movimientos y el contacto social se adoptó hace poco más de una semana, el viernes 17 de julio, tres días después de que decretara en los barrios más afectados de L’Hospitalet.

Por tanto, todavía pueden diagnosticarse a personas que se contagiaron antes de que el Govern tomara esta decisión o días después, dado que como se puede comprobar en las calles, terrazas o las playas catalanas, aunque es generalizado el uso de mascarilla y la gente muestra más cuidado, no se ha seguido a pies juntillas la recomendación de salir de casa sólo para los desplazamientos esenciales. Este fin de semana se han vuelto a registrar colas kilométricas en las carreteras para acceder a las playas y botellones y fiestas caseras desafían el cierre de los locales nocturnos decretado por la Generalitat el viernes.

De hecho, la Consellería de Salut ya ha avisado de que esta semana la presión en el sistema sanitario y los datos de nuevas infecciones “serán peores”, con el argumento de que las medidas restrictivas tardan tiempo en tener efectos. Este domingo el Govern notificó 886 nuevos contagios, una cifra inferior a la registrada en los últimos tres días, pero por encima de los diagnosticados hace sólo una semana. Si bien, el menor cómputo puede deberse al retraso en las notificaciones que suele producirse los fines de semana.

Días "críticos" en el sistema de salud

Además, no se ha producido ningún nuevo fallecimiento, pese a que el sistema sanitario catalán vive “días críticos”, según admitió el jueves el secretario de la Agència de Salut Pública de Catalunya, Josep María Argimon. Así, han crecido un 317% los casos atendidos en atención primaria desde la semana de Sant Joan y se han más que duplicado los ingresos hospitalarios en 15 días. Y es que aunque la mayoría de diagnosticados son asintomáticos o presentan dolencias leves, se van incrementado poco a poco el número de neumonías causadas por el Covid, que cada vez está afectando a personas más mayores, según ha avisado el Ministerio de Sanidad.

En este contexto, el Govern abrió la puerta el sábado a revisar esta semana las restricciones en la cultura y el deporte si la situación epidemiológica lo permite, en una reunión con Ada Colau y 13 alcaldes metropolitanos en la que los regidores interpretaron que el Ejecutivo catalán no se plantea, por el momento, implantar un confinamiento perimetral como en el Segrià, pero sí quizá la petición de que se haga una “movilidad responsable”.

La situación se agrava en el resto de España

Y en Aragón, la autonomía con más incidencia teniendo en cuenta el número de habitantes, hay 47 brotes activos, de los cuales 14 corresponden a centros residenciales y 24 al ámbito laboral. El Gobierno regional, que el jueves rebajó a Zaragoza a una fase 2 rígidatampoco se plantea, por el momento, solicitar al Gobierno central un confinamiento perimetral, si bien no lo descarta si la curva de contagios no llega a aplanarse.

Y la situación se está agravando en toda España. En Totana, el municipio murciano que ha vuelto a la fase 1 al dispararse los casos, se contabilizaron este domingo siete nuevas infecciones, hasta un total de 105. Incluso en Asturias, la región española más inmune al coronavirus, se han detectado en las últimas horas tres nuevos positivos, uno de ellos asociado a un brote detectado en un bar de Oviedo.