31 oct 2020

Ir a contenido

TEST MASIVOS

La resaca del ocio nocturno: test masivos para clientes y un pueblo autoconfinado

Centenares de clientes de discotecas valencianas se someten a test tras detectarse positivos previos

El pueblo castellonense de La Pobla de Benifassà se autoconfina para frenar la expansión de los contagios

Nacho Herrero

Cientos de clientes de la discoteca del brote de Santa Pola se hacen el test. / EFE / MORELL / VÍDEO: EFE

Centenares de jóvenes que pasaron por una discoteca de la localidad alicantina de Santa Pola y por otra de Peñíscola se han sometido este martes a pruebas para detectar si, como otros clientes y algunos trabajadores de ambos recintos, son también portardores de COVID 19.

Esta complicada 'resaca' ha llevado también a la pequeña localidad castellonense de La Pobla de Benifassà a autoconfinarse tras detectar varios 'positivos' entre vecinos que habían acudido al local de la costa castellonense.

En el caso de Santa Pola, los llamados a realizarse las pruebas eran aquellos que habían pasado por la discoteca Oasis entre el 10 y el 12 de julio. El personal sanitario de la Conselleria de Sanitat se ha desplazado al parking del pabellón municipal Lara González donde entre este martes han realizado 450 pruebas.

La mayoría de los que han acudido son jóvenes a quienes se les pide que se mantengan en situación de aislamiento "como medida de precaución" en tanto que no conozcan los resultados. 

Aunque algunos han acudido a pie, la mayoría de los clientes de la discoteca se han desplazadado en coche, desde donde se les toman muestras con un bastoncillo en la nariz y un pinchazo en la yema de los dedos.

La imagen ha sido muy parecida en la Explanada del Puerto de Peñíscola, a donde han acudido igualmente centenares de personas que pasaron por la discoteca Ébano entre el 11 y el 13 de julio. La recomendación para las 300 personas que han acudido ha sido igualmente anular su vida social hasta saber el resultado de las pruebas PCR. 

La Conselleria ha ampliado durante la jornada el llamamiento a aquellos que acudieron al recinto hasta el día 16 y ha informado que se ha detectado ocho nuevos positivos y que el brote alcanza ya los 28 contagiados.

Autoconfinamiento

Ese brote ha llevado también al ayuntamiento de la localidad de La Pobla de Benifassà, que está a unos sesenta kilómetros de distancia, a pedir a sus vecinos  que permanezcan en casa "lo máximo posible" pero también a cerrar todos los establecimientos dependientes del consistorio, lo que inclute la piscina, la oficina de turismo, un bar y un hotel, entre otros.

La sospecha es que algunos de los vecinos se habrían contagiado tras pasar por la discoteca que se cree que está en el origen de la dispersión del virus por la toda la región.

La Generalitat ya tomó hace unos días la decisión de cerrar todos los locales de ocio nocturno de la popular localidad de Gandia (Valencia) tras detectar que uno de ellos está detrás de la expansión de un brote que suma ya un total de 84 positivos.