29 oct 2020

Ir a contenido

RESULTADOS PRELIMINARES

La vacuna contra el covid-19 de Oxford muestra resultados prometedores

Los primeros ensayos sugieren que genera una respuesta inmune fuerte, sin efectos adversos graves

La eficacia y la seguridad de este compuesto deberán ser testados en las siguientes fases de la investigación

Valentina Raffio

Un doctor extrae una muestra de sangre de una paciente que participa en los ensayos clínicos de la vacuna de Oxford contra el coronavirus SARS-CoV-2, responsable de la enfermedad covid-19.

Un doctor extrae una muestra de sangre de una paciente que participa en los ensayos clínicos de la vacuna de Oxford contra el coronavirus SARS-CoV-2, responsable de la enfermedad covid-19. / John Cairns (University of Oxford / AP)

La carrera para lograr una vacuna contra el SARS-CoV-2, el coronavirus responsable de la pandemia de covid-19, avanza arrojando mensajes de esperanza y de cautela. La inyección experimental diseñada por la Universidad de Oxford supera el primer escollo de los ensayos clínicos. El de demostrar que, como mínimo, es segura. Así se refleja en el estudio publicado este mismo lunes en la revista científica ‘The Lancet’, en que se recogen los resultados de las pruebas realizadas en más de mil voluntarios sanos a finales del mes de abril. Ahora, tocará corroborar si, además de segura, también es eficaz para prevenir futuras infecciones. 

Las primeras pruebas de la vacuna de Oxford muestran que esta inyección produce una respuesta inmune fuerte contra el virus. Y sin efectos adversos graves. En la mayoría de los casos se observó que 14 días después de la inmunización los pacientes empezaban a desarrollar células T, un tipo de glóbulos blancos capaces de atacar a las células infectadas por el coronavirus. Asimismo, también se vió que 28 días después de la inyección, por fin aparecían los ansiados anticuerpos neutralizantes, capaces de deshacerse del patógeno antes de que este llegara a infectar las células. Según explican los investigadores, todos los participantes desarrollaron defensas contra el virus. Pero solo aquellos que recibieron una segunda dosis de refuerzo mostraron una respuesta inmune más fuerte.

Los 'padres' de vacuna de Oxford definen este primer éxito como un "resultado muy prometedor" que incita a seguir investigando. Pero, aun así, recuerdan que todavía es pronto para cantar victoria. Los resultados todavía son preliminares. Y los resultados que tenemos hasta la fecha tan solo reflejan las primeras fases del estudio.   

La vacuna contra el coronavirus de la Universidad de Oxford

Siguientes fases de la investigación

Todavía no se sabe si la inyección británica es segura y efectiva a largo plazo. Tampoco se sabe cuántas dosis serían necesarias para lograr una protección frente al virus. O si la inmunidad generada tiene fecha de caducidad. Algunas de estas preguntas solo se podrán responder con el tiempo. Otras, ya están siendo evaluadas en las siguientes fases del ensayo clínico. Ahora mismo, la vacuna experimental de Oxford está siendo probada en un total de 30.000 pacientes; de los cuales destacan 8.000 de Reino Unido, 5.000 de Brasil y 2.000 de Sudáfrica. Los participantes (todos ellos adultos sanos, de entre 18 y 55 años) serán seguidos durante 12 meses para saber si, efectivamente, la inyección les protege frente a este nuevo virus. El estudio, pues, finalizará oficialmente en mayo del 2021.

Mientras, hay cientos de estudios más en curso. Según recoge la Organización Mundial de la Salud (OMS), hoy por hoy hay 23 vacunas en evaluación clínica que se están probando en pacientes. Y 140 más que siguen estudiándose en los laboratorios de todo el mundo. Por ahora, las más avanzadas son las de Sinovac, Oxford y Moderna, que ya han pasado a la fase 3 de los ensayos clínicos. Pero todavía es pronto para cantar victoria. En situaciones normales, las vacunas demoran una media de 10 años en salir a la luz. Y aunque ahora los plazos de la investigación se intenten reducir a apenas 18 meses, todavía quedará el reto de la producción y distribución a gran escala

La compraventa de vacunas experimentales

A falta de resultados concluyentes, y mientras los estudios clínicos siguen en marcha, ya empiezan las negociaciones sobre la venta y distribución de estos preparados en fase experimental. La farmacéutica AstraZeneca, fabricante de la inyección de Oxford, ya se ha comprometido a suministrar más de 2.000 millones de dosis de este preparado para finales de este año. Reino Unido ha anunciado la compra de 100 millones de dosis de esta posible vacuna. Y la Unión Europea afirma tener reservadas 400 millones más. El fabricante de la vacuna afirma que "en caso de que los ensayos tengan éxito", asegurarán el "acceso equitativo" a este recurso. 

Pero, como la vacuna de Oxford no es la única, la compraventa de vacunas experimentales también se centra en otras alternativas. El gobierno británico, sin ir más lejos, ha anunciado hoy mismo la firma de dos acuerdos por la compra de un total de 90 millones de dosis de dos vacunas experimentales contra el covid-19, todavía en fase de estudio. Uno de los acuerdos prevé la compra de 30 millones de dosis de la vacuna que está desarrollando la alianza entre la empresa biotecnológica alemana BioNtech y el laboratorio estadounidense Pfizer. El otro, por 60 millones de dosis con el laboratorio francés Valneva. Aunque en ninguno de estos casos esté garantizado el éxito final del producto.

La newsletter del director

Recibe en tu correo el análisis de la jornada de la mano del director de elPeriódico.com, Albert Sáez. 

Suscríbete