26 sep 2020

Ir a contenido

PANDEMIA DE COVID-19

Barcelona se prepara para afrontar un rebrote de coronavirus

Catalunya registra 938 nuevos contagios; más de la mitad de ellos, en la capital y su área metropolitana sur

La alcaldesa, Ada Colau, descarta un confinamiento y ofrece 50 rastreadores que Salut rechaza

Beatriz Pérez

Ada Colau, en la rueda de prensa de este miércoles 15 de julio

Ada Colau, en la rueda de prensa de este miércoles 15 de julio / Acn / Blanca Blay

Más de la mitad de los nuevos contagios de coronavirus registrados en Catalunya tienen lugar en la ciudad de Barcelona y su área metropolitana sur, donde se encuentra L'Hospitalet de Llobregat, el municipio de la provincia que más sufre el covid-19 de momento. La Conselleria de Salut ha informado este miércoles de 938 nuevas infecciones registradas ayer, de las cuales 492 tuvieron lugar en Barcelona (246 infecciones) y el su área metropolitana sur (otras 246). Este nuevo millar de nuevos contagios recuerda a las cifras de marzo, cuando la pandemia azotaba ya con fuerza. Pero con matices: en estos momentos se realizan muchas más pruebas PCR que entonces y también tests serológicos que pueden dar positivo por el virus pese a que la infección ya no está activa. Es decir, ahora aparecen más positivos por el virus, lo cual no significa que ahora haya tantas personas infectadas como meses atrás, sino que se diagnostica más y mejor.

Pero, sea como fuere, las administraciones no esconden su preocupación por la situación. Barcelona se prepara ya para una segunda ola de la pandemia, inicialmente prevista para otoño pero que, según apuntan las cifras, se adelantará. En la capital catalana, limítrofe con L'Hospitalet, hay ya 29 brotes activos. El director de la unidad de seguimiento de la covid-19 en Catalunya, Jacobo Mendioroz, ha alertado este miércoles de que la transmisión comunitaria de los barrios de La Torrassa, La Florida y Collblanc de L'Hospitalet avanza ya hacia los barrios colindantes de Barcelona, ciudad que ha visto triplicar sus nuevos contagios.

"No estamos hablando de confinar Barcelona, pero abrimos la puerta a aprobar alguna medida en los próximos dos días", ha avisado la alcaldesa Ada Colau este miércoles tras una reunión con la 'consellera' Alba Vergés. Previamente a esta rueda de prensa, la alcaldesa no había descartado, en una entrevista en TV3, volver a alguna fase de la desescalada."Quizás entre todos tenemos que dar un paso atrás para después poder seguir avanzando", dijo, aunque no quiso"especular" sobre cuáles podrían ser estas medidas.

Aun así, y teniendo en cuenta que la mayor parte de los contagios se están produciendo entre personas jóvenes (quienes pasan la enfermedad de manera leve o directamente asintomáticas, por lo que no ingresan en el hospital), algunas de estas posibles medidas podrían ser el cierre de playas, la limitación del aforo de la hostelería o la suspensión de actividades culturales y deportivas. Estas dos últimas entraron en vigor en L'Hospitalet ayer mismo. Y responderían a una lógica, ya que, como ha reconocido la concejala de Sanidad, Gemma Tarafa, los nuevos contagios se están produciendo en el tiempo libre y de ocio, en encuentros familiares y no en el ámbito laboral.

Los hospitales tienen planes de contingencia desde hace meses y planifican ya un posible rebrote del virus

Colau, que ha vuelto a criticar el dispositivo de rastreadores de covid-19 de la Conselleria de Salut, ha defendido la creación de una oficina técnica mixta entre Generalitat y ayuntamiento para hacer este seguimiento y aislamiento de casos, ya que"el sistema informático del dispositivo de Salut no funciona"."También hemos ofrecido entre 40 y 50 nuevos rastreadores, pero la Generalitat nos ha dicho que no lo veía. La oferta sigue en pie", ha explicado Colau. Fuentes de Salut justifican que en este punto ya hay 120 rastreadores para toda Catalunya (según los expertos hacen falta 2.000), ampliables a 900.

A punto en los centros

Los principales hospitales de Barcelona, según fuentes, prestan atención a la evolución de las cifras y están planificando ya un posible rebrote. En ellos se vive una relativa tranquilidad, que convive no obstante con la inquietud de no saber qué puede pasar. Pero los centros hospitalarios apenas están registrando nuevos ingresos por covid-19, ni en las ucis ni en las plantas ordinarias. El gran peso está recayendo en una atención primaria a la que llegan la mayoría de los casos sospechosos que, al ser leves, son enviados a casa. Los centros de salud catalanes sí viven una situación de "prealarma", según reconoció hace días el presidente de la Societat Catalana de Medicina Familiar i Comunitària (Camfic), Antoni Sisó, a EL PERIÓDICO.

Los hospitales no están aplazando visitas de patologías no urgentes, como sí ocurrió en marzo, días antes de que se decretara el estado de alarma. El Hospital de Sant Pau de Barcelona, por ejemplo, no tiene en estos momentos ningún enfermo en la uci. Pero, como el resto de centros, ya cuenta con planes de contingencia preparados para actuar ya si así fuera necesario, como zonas habilitadas para instalar camas de críticos o dispositivos rápidos para volver a montar hospitales de campaña. Estos planes están preparados desde hace meses, a la espera de que llegue una segunda oleada de contagios.

La newsletter del director

Recibe en tu correo el análisis de la jornada de la mano del director de elPeriódico.com, Albert Sáez. 

Suscríbete

Toda España

Pero no solo Catalunya, sino que toda España podría vivir este verano un segundo pico. El jefe del Servicio Neumología del Hospital del Mar y presidente de la Fundación BRN (Barcelona Respiratory Network), Joaquim Gea, ha advertido este miércoles de que el aumento de positivos en España podría suponer un segundo brote significativo de coronavirus, aunque ha precisado que sería en un escenario muy diferente al del mes de marzo.

"Nos enfrentamos a un escenario muy diferente respecto al primer brote significativo de coronavirus del mes de marzo. El cambio positivo de escenario es muy claro tanto a nivel clínico, epidemiológico, como desde el punto de vista de la organización del sistema de salud o el conocimiento sobre los tratamientos", ha precisado el neumólogo.

Según Gea, el repunte de casos de coronavirus en España se debe a un subtipo de SARS-CoV-2 parecido al que ya provocó la tragedia en el mes de marzo al que se ha unido un nuevo linaje o cepa de coronavirus importado, probablemente de Latinoamérica.

No obstante, reconoce que hasta el momento no hay evidencia científica de que se trate de una versión más agresiva del virus o con un mayor poder de contagio.

Salut rechaza los rastreadores de Colau

Colau ha vuelto a criticar el dispositivo de rastreadores de covid-19 de la Conselleria de Salut ("no está funcionando lo suficientemente bien", ha dicho) y ha ofrecido al departamento "entre 40 y 50" para incrementar la plantilla. "Hemos ofrecido entre 40 y 50 nuevos rastreadores, pero la Generalitat nos ha dicho que no lo veía. La oferta sigue en pie", ha explicado. Los rastreadores son las personas que siguen a los contactos de los casos positivos. 

Catalunya tiene en estos momentos a 120 rastreadores para todo el territorio, una cifra insuficiente en opinión de los expertos, que consideran que debería haber unos 2.000. Pero Salut sí ve proporcionado ese poco más de centenar de exploradores del virus. Fuentes de la conselleria indican que estos 120 rastreadores son "ampliables a 900". Salut, aseguran, quiere "poner más esfuerzos en la previa al seguimiento, esto es, en la búsqueda de estos contactos".

Además, la alcaldesa también informó de que el consistorio y el departamento han acordado la creación de una oficina técnica mixta similar a la implementada para afrontar la situación de las residencias de ancianos y la ampliación de los cuatro grandes hospitales de la ciudad de Barcelona.