MÚSICA EN DIRECTO

Un concierto en el Hospital Clínic, símbolo de esperanza

Una unidad de cuidados intensivos acoge un emotivo homenaje al personal sanitario

Músicos del Liceu agradecen así el trabajo de médicos y enfermeros durante la crisis del covid-19

El Liceu rinde homenaje a los sanitarios en una UCI. / ZML

Se lee en minutos

Valentina Raffio

El tenso silencio que se respira en los pasillos del Hospital Clínic ha quedado roto hoy, durante unos instantes, por el dulce sonido de un cuarteto de cuerdas del Gran Teatre del Liceu. Este mediodía, una de las unidades de cuidados intensivos del hospital se ha convertido en el escenario de un concierto homenaje al personal sanitario. Un obsequio a los trabajadores que hasta hace tan solo unas semanas seguían atendiendo la oleada de pacientes covid-19. Una pequeña muestra del agradecimiento que, como sociedad, rendimos a quienes han trabajado en primera línea durante esta pandemia.

"La música lanza un mensaje de esperanza", explica, aliviado, el doctor Josep Maria Campistol, director del Hospital Clínic. "En estos últimos meses hemos vivido momentos muy duros. Ahora, necesitamos optimismo para retomar nuestras vidas", relata el especialista desde el corazón de un hospital que durante el pico de la pandemia se reconvirtió por completo para atender a los pacientes afectados por el virus y que ahora, por fin, respira más aliviado. La unidad de cuidados intensivos que este viernes ha acogido el concierto, de hecho, estuvo durante meses dedicada exclusivamente a los pacientes covid-19. Igual que todas las demás. Llevar la música ahí, pues, quiere simbolizar un punto y aparte en un doloroso capítulo  que en hospitales como el Clínic mostró su lado más duro.

"A nosotros nos gusta pensar que, igual que la medicina cura el cuerpo, la música cura el alma", reflexiona Valentí Oviedo, director general del Gran Teatre del Liceu, minutos antes de que empiece el concierto. La idea de traer música a una UCI, explica Oviedo, lanza dos mensajes. El primero, hacia el pasado. Para dar las gracias a quienes se han dejado la piel para hacer frente a esta crisis. Y el segundo, hacia el futuro. Porque necesitamos recuperar cierta ilusión por la vida. "La música es un elemento fundamental para recuperar la esperanza. Y, por qué no, para volver a la normalidad", añade.

El cuarteto de cuerdas del Liceu, durante su actuación en el Clínic / jordi cotrina

Las notas más emotivas

La actuación de Eva Pyrek (primer violín), Kalina Macuta (segundo violín), Frank Tollini (viola) y Cristoforo Pestalozzi (violoncello) ha resonado en unas habitaciones en las que normalmente reina el silencio. Los músicos, situados en la entrada de una unidad de cuidados intensivos dedicada ahora a pacientes con problemas hepáticos, han interpretado las melodías del compositor austríaco Fritz Kreisler. Vestidos con sus mejores galas. Y con la emoción de saber que esas notas eran un regalo para los sanitarios allí presentes.

Los médicos y los enfermeros del centro han observado el espectáculo desde la discreta distancia de los pasillos. Con la mirada puesta en la música. Pero cerca, muy cerca, de los pacientes ingresados. Porque incluso durante este sentido homenaje, en el que ellos eran los protagonistas, los sanitarios se han situado a un lado y han recordado que su labor es estar al lado de quienes más lo necesitan. Un gesto que los honra todavía más, si cabe.

Te puede interesar

El concierto ha sido corto pero intenso. La música, como símbolo de un renacer, ha inundado la sala durante toda la actuación. Y después de la última nota, un intenso aplauso ha protagonizado el ambiente. Los sanitarios han aplaudido a los músicos por su concierto. Y los músicos han aplaudido a los sanitarios por su labor durante esta pandemia. Y en el aire, por fin, la anhelada esperanza de la que hablaban Campistol y Oviedo. Todo gracias a la música.

Aplausos compartidos entre músicos y sanitarios al finalizar la actuación / AUTOR FOTO (FUENTE)