21 sep 2020

Ir a contenido

La llave a la universidad

La selectividad del covid-19 supera el primer examen con buena nota

La cifra más alta de estudiantes y de centros y las normas de higiene no impiden la normalidad

Unos 40.000 alumnos se someten a los ejercicios durante cuatro días en toda Catalunya

Óscar Hernández

Unos estudiantes acceden a un aula de la Facultad de Economía de la UB en Barcelona para examinarse de selectividad

Unos estudiantes acceden a un aula de la Facultad de Economía de la UB en Barcelona para examinarse de selectividad / FERRAN NADEU

La selectividad de la 'era covid' ha superado y con buena nota su primera prueba. Unos 40.000 estudiantes catalanes, la cifra más alta de los últimos años, han comenzado hoy una tanda de exámenes que no finalizará hasta el viernes (una jornada más que en otras ocasiones). Y los controles se han realizado en más del triple de municipios (63) que el año anterior (20). Cifras de récord que no han afectado a la normalidad más absoluta dentro de la más absoluta anormalidad. Hasta las medidas de control sanitario  -mascarillas, higiene de manos y distancia- provocada por la pandemia de covid-19 han sido asumidas con comprensión y eficacia por alumnos, docentes y resto del personal educativo.

Los exámenes para obtener la llave a los estudios universitarios elegidos comenzaron puntualmente a las nueve de la mañana, si bien los estudiantes ya habían tomado asiento en sus aulas hasta una hora antes de que se repartieran los documentos con las preguntas. A partir de ese instante, en la inmensa mayoría de aulas no solo de universidades sino también de institutos (estos se han incorporado este año para esponjar los espacios y evitar aglomeraciones), los estudiantes han podido quitarse las mascarillas, salvo en contadas excepciones, para enfrentarse durante hora y media a la prueba de conocimiento de lengua castellana.

A mediodía, con una pausa más larga que otros años entre examen y examen, los aspirantes a universitario han vuelto a entrar en las aulas para desarrollar la segunda prueba escrita, la de la Ciencias de la tierra y medio ambiente, la de Fundamentos de las artes o la de Matemáticas aplicadas a las ciencias sociales. Por la tarde, a las tres, han comenzado los ejercicios de Análisis musical, Historia del arte y Física.

En el mismo sitio

Curiosamente, también como parte de las excepcionales medidas de prevención de la propagación del coronavirus, los estudiantes han realizado cada ejercicio siempre en el mismo pupitre de la misma aula. Así se evita que el alumno tenga que tocar zonas en las que haya estado antes otra persona. Si bien en alguna aula ha habido que mover a algun bachiller zurdo para que pudiera tener el apoyabrazos adecuado para su condición.

El miércoles 8 de julio se realizarán las pruebas de Lengua y literatura catalanas, Lengua extranjera y, por la tarde, Electrotecnia y Economía de la empresa. El jueves 9 de julio: Historia, Dibujo artístico, Latín, Matemáticas, Dibujo técnico e Historia de la Filosofía. Y para el viernes 10 de julio están programadas las pruebas de Química, Diseño, Geografía , Biología, Cultura audiovisual, Griego y Tecnología industrial.

Evitar concentraciones

Además de facilitar la higiene de manos con dispensadores y vigilar que todos llevan puestas las mascarillas, el personal de los centros educativos controla que los alumnos no se acumulen en los pasillos o accesos de las aulas e incluso en cualquier otro lugar del centro. También se marcan rutas de entrada y salida y se mantienen el máximo de puertas abiertas al exterior, como pasa en la Facultad de Economía y Empresa de la Diagonal de Barcelona, en Pedralbes, a la que se podía entrar y salir por todas sus puertas sin que se registraran aglomeraciones. El cierre de los bares de los centros educativos provocó que entre examen y examen los de los alrededores se llenaran de jóvenes para desayunar, tomar algo y en muchísimos casos preguntarse mutuamente dudas en los minutos previos a la decisiva prueba.

La 'consellera' de Presidència de la Generalitat, Meritxell Budó, destacó la "absoluta normalidad" de las pruebas de la mañana incluso en la comarca del Segrià, cerrada por el coronavirus. El secretario general del Consell Interunivesitari de Catalunya (CIC), Lluís Baulenas, ha destacado tras visitar dos sedes de los exámenes en Barcelona y Cerdanyola que "pese a ser las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) más atípicas de la historia, la noticia es la normalidad y el civismo de los estudiantes". Estos, por su parte, se mostraban confiados en que la excepcionalidad desatada por el coronavirus incida en una mayor benevolencia de los tribunales que deben evaluarlos. 

Del Lazarillo de Tormes a Freddie Mercury

El examen de Lengua y Literatura castellana, el primero de todos los que se realizan en estos cuatro días de las también denominadas Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) en Catalunya, incluía ayer un fragmento de la novela 'La conquista del aire', de Belén Gopegui, y un texto del crítico cinematográfico del diario ‘El País’ Carlos Boyero sobre la película 'Un monstruo viene a verme' de Juan Antonio Bayona. Además, en una de las opciones tenían preguntas sobre la lectura obligatoria 'Luces de bohemia', de Ramón María del Valle-Inclán, y una redacción sobre el cambio de carácter del protagonista de 'Lazarillo de Tormes'.

En la prueba de Ciencias de la Tierra y el medioambiente se ofrecía como alternativa la interpretación de un mapa isobárico del huracán Lorenzo en el norte de Europa en septiembre del 2019, el proyecto de un millonario para construir un laboratorio oceanográfico en el Pacífico y un análisis sobre la erosión a partir de la imagen de un paisaje degradado, entre otras cuestiones.

Y en la de Física, la primera opción pedía calcular la longitud de onda de la voz de barítono del cantante Freddie Mercury, «que ha sido objeto de discusión y estudio, también por la ciencia».