23 oct 2020

Ir a contenido

PREPARATIVOS PARA LA VUELTA A LA ENSEÑANZA

El próximo curso escolar mantendrá las excursiones y las colonias

La entrada será escalonada por todos los accesos posibles y podría prolongarse durante media hora

En el patio podrán jugar niños de distintos grupos estancos pero tendrán que ponerse la mascarilla

Carlos Márquez Daniel

Un grupo de niños juegan en la puerta de una escuela del Poblenou, en mayo.

Un grupo de niños juegan en la puerta de una escuela del Poblenou, en mayo. / FERRAN NADEU

Nueva entrega de la serie 'cómo será el próximo curso escolar'. Este viernes era el turno de concretar aspectos tan cotidianos como la hora del patio (por turnos), las entradas y salidas (por más puertas y escalonadas) o la organización del comedor (grupos más reducidos). El Departament de Educació ya tienen el 'ok' de Protecció Civil a su plan de actuación de cara a la apertura de escuelas, el 14 de septiembre. Todo, en resumen, quedará más diseminado, de manera que los grupos estables de convivencia (los nuevos núcleos educativos en los que no se limita la ratio pero en ningún caso se pasará del máximo establecido de 25 estudiantes en infantil y primaria y 30 en secundaria) tengan nula o escasa relación entre ellos. Y algo que debía inquietar a muchos: se mantienen las excursiones y las colonias, sin tocar nada de lo que pudiera estar previsto más allá de incorporar las medidas sanitarias obligatorias. También se celebrarán los tradicionales conciertos infantiles de Navidad...

La idea, ya se dijo a principios de semana cuando se dispensó la primera parte de este largo camino hacia la apertura de escuelas, es que la educación sea lo más presencial posible. "Y en ningún caso -ha detallado el 'conseller' Josep Bargalló- queremos replicar las imágenes que hemos visto en algunos países asiáticos y europeos de niños enjaulados en los patios". En esa búsqueda de la normalidad, la idea es jugar más con los espacios que los alumnos. Es decir, que para evitar que la entrada al cole tenga que alargarse durante una hora, se buscarán accesos en desuso en los centros para poder repartir la maniobra. Con la intención de que esa llegada se alargue, como mucho, media hora. ¿Y el que tenga varios críos y franjas distintas? Se creará un servicio de acogida. ¿Y eso quién lo paga? Como todo gasto extra que guarde relación con la pandemia, el Govern. La 'conselleria' está dialogando con los ayuntamientos para ver de qué manera este cambio de hábitos puede alterar la movilidad del entorno de las esuelas. Ya sea por calles que deben cortarse o por la necesidad de que haya mayor presencia policial para evitar las aglomeraciones. 

Horas del patio

La hora del patio, como ya avanzó el titular de Educació en una entrevista concedida a este diario semanas atrás, se convertirá en "las horas del patio". Es decir, se jugará más en 'petit comité'. Y en el caso de que se crucen grupos estables distintos, tocará ponerse la mascarilla, protección que no será obligatoria en esa clase diaria pero que sí deberán colocarse para moverse por las distintas estancias de la escuela. También se la pondrán los docentes que no tengan un puñado estable de chavales pero que también formen parte de la paleta educativa semanal. 

Durante la comida se mantendrá ese núcleo sagrado (lo será durante todo el curso) y podrá haber coincidencia con otros conjuntos, siempre y cuando se deje cierta distancia de seguridad, como por ejemplo, ha detallado Bargalló, una silla vacía de separación. Eso obligará a espaciar los ágapes, lo que también puede generar que sean necesarios más monitores, montante que asumirá la Generalitat. El 'conseller' también ha explicado que los padres no entrarán en la escuela y que solo lo harán para alguna reunión o para participar en alguna clase, y siempre con mascarilla. Sobre el número definitivo de profesores de más que se contratarán para el curso que viene, ha emplazado a la prensa para la semana que viene. Poco a poco, hasta mediados de septiembre.