21 oct 2020

Ir a contenido

ASí SERÁ EL CURSO 2020-21

Catalunya tendrá un modelo híbrido en Bachillerato y FP con hasta un 50% de clases online

La Conselleria d'Educació primará la presencialidad y contempla la vía telemática solo de manera excepcional

El Periódico

Alumnos de bachillerato estudian en casa durante el confinamiento.

Alumnos de bachillerato estudian en casa durante el confinamiento. / JULIO CARBÓ

La Conselleria de Educación de la Generalitat contempla que en las enseñanzas posobligatorias --Bachillerato y FP-- se puedan plantear, cuando no sea posible garantizar la presencialidad de todo el alumnado y de manera excepcional, modelos híbridos de aprendizaje en el que el porcentaje de presencialidad de la docencia "no podrá ser inferior" al 50%.

"En estos casos, el porcentaje de presencialidad no podrá ser inferior al 50% y se podrán contemplar diversas opciones: franjas horarias reducidas o días alternos. En ningún caso, la suma del trabajo presencial y telemático podrá superar la dedicación lectiva de los alumnos y docentes establecida normativamente", se recoge en las 'Instrucciones a los centros para el curso 2020-2021' que ha elaborado el departamento de Josep Bargalló.

Documento

Instrucciones de Educació para el curso 2020/21 

Instrucciones de Educació para el curso 2020/21

Los centros, con el acompañamiento de Inspección educativa, deberán contemplar fórmulas organizativas que garanticen la oferta de las materias optativas de Bachillerato, ya sea con grupos estables de alumnado --constituyéndolos a partir de las materias comunes de modalidad-- o con agrupaciones flexibles virtuales.

Las instrucciones remarcan que la actividad docente presencial es la opción "más deseable" y tendrá un carácter prioritario en todos aquellos contextos que sea posible, pero que la virtual también se considera un complemento en la educación posobligatoria, y que los centros tendrán que buscar fórmulas organizativas durante todo el curso para garantizar la máxima presencialidad.

El departamento señala en sus criterios que la evolución de la pandemia hace prever un escenario de inicio de curso en septiembre de "una cierta normalidad" en los aspectos organizativos, por lo que la planificación general de los grupos de alumnos se tendrá que ajustar a los criterios habituales de organización del centro.

No obstante, subraya que los centros tendrán que ser "muy cuidadosos" en que las agrupaciones de alumnos sean estables durante todo un trimestre o durante todo el curso para establecer con facilidad la trazabilidad en caso de contagio por coronavirus.

Pendientes de la asignación de profesores

El documento también incluye directrices para Primaria y Secundaria. En este sentido, confirma que el departamento comunicará a los centros en la primera quincena de julio el aumento de recursos de docentes y personal de apoyo para afrontar el nuevo contexto, y remarca que si del incremento de personal se derivan nuevas agrupaciones "estas se podrán constituir por ciclos, por cursos continuos o por interniveles, como se hace habitualmente en las escuelas rurales y ZER, y se favorecerá siempre una atención inclusiva de todo el alumnado".

El equipo docente tendrá que ser estable formado preferentemente por un máximo de dos maestros en Primaria y cinco en Secundaria, mientras que el personal itinerante podrán intervenir en uno o en diversos grupos estables.

Plan de los centros

Como ya se avanzó en la presentación de las novedades del curso escolar 2020/21, el departamento comunica a los centros que tendrán que elaborar un plan de organización básico y provisional antes del 23 de julio y otro definitivo para la primera semana de septiembre, que debe prever, en caso de un brote durante el curso, hipotéticos escenarios de virtualidad de una parte del tiempo lectivo o de todo en algún agrupamiento de alumnos o en todo el centro.

La voluntad del Govern es que el próximo curso sea presencial y empiece con total normalidad. En este sentido, el documento establece que la programación general anual del curso debe enfatizar la educación y el acompañamiento emocional del alumnado, la acción tutorial, el impulso del aprendizaje autónomo y creativo, el impulso de la cultura digital y de las redes de colaboración entre docentes y centros para el intercambio de experiencias innovadoras.