11 jul 2020

Ir a contenido

tarifas menores y más ocupación en temporada baja

La Comunitat Valenciana subvencionará vacaciones para llenar los hoteles en otoño

El plan responde a la petición del sector de estímulos a la demanda que ha obviado el Gobierno

Los beneficiarios serán sanitarios y otros 'héroes' de la pandemia

José Luis García (Levante-EMV)

Vista general de Benidorm estos días, sin turistas.

Vista general de Benidorm estos días, sin turistas. / Manuel Lorenzo / Efe

El sector turístico, en el que el golpe de la pandemia ha sido mayúsculo y su alcance todavía está por definir, se ha convertido en una de las prioridades para la etapa de reconstrucción económica en la Comunitat Valenciana por su peso en el PIB y el empleo. En este contexto, el jefe del Consell, Ximo Puig, anunció el lunes que la Generalitat prepara para otoño e invierno un plan de incentivos para estimular la demanda y elevar la ocupación de los destinos turísticos en temporada baja. Una especie de Imserso, pero no para mayores, sino para el personal sanitario y de otros sectores económicos que permanecieron movilizados durante las semanas más duras del estado de alarma.

La iniciativa, que bebe de una propuesta parlamentaria de Ciudadanos, está todavía por definir. Se abordó en un encuentro mantenido por Puig con el conseller de Hacienda, Vicent Soler, y el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer. Se prevé una ayuda a los establecimientos para ofrecer tarifas más económicas e incentivar la ocupación. La primera fase será del 1 de octubre y el 15 de diciembre, y una segunda que empezará el 7 enero y llegará hasta pascua.

La idea de Turismo es que del programa beneficie a residentes de la Comunitat Valenciana, y no a todos los sanitarios españoles, como pedía Cs. Está por ver qué disponibilidad presupuestaria hay, y el formato está terminando de perfilarse con los establecimientos hoteleros y las agencias de viajes.

Con este anuncio, el Consell da respuesta a una de las principales críticas del tejido empresarial a los planes del Gobierno. Y es que a diferencia del rescate diseñado para el automóvil, para el turismo no se ha arbitrado ninguna medida de estimulo de la demanda en el mercado interior, algo que sí que se ha hecho en países como Italia.

Con los mercados de Reino Unido y Portugal limitados todavía por las cuarentenas y las restricciones, el verano en la Costa Blanca no pinta especialmente bien. Esta semana, la oferta hotelera en la Comunitat Valenciana se limita al 30% de su capacidad total, y se espera que en las próximas dos o tres semanas las plazas abiertas lleguen al 50% del total. Según estimaciones de la patronal hotelera de la Comunitat Valenciana Hosbec, el mercado nacional está empezando a responder.

Más ayuda financiera

Los datos de ocupación son malos, pero de la oferta disponible solo con el turista valenciano y español se logró entre un 40% y un 50% de ocupación la pasada semana. El comportamiento del turista internacional es una incógnita hasta mediados de julio, cuando se reactivarán los grandes turoperadores.

Ayer, precisamente la patronal hotelera Hosbec mantuvo también un encuentro con el conseller de Hacienda, Vicent Soler, y el director del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), Manuel Illueca, donde se exploró la posibilidad de crear nuevas medidas de apoyo para el sector tras la buena acogida de los créditos blandos para frenar la crisis inicial de tesorería.