29 oct 2020

Ir a contenido
El profesor y orientador de padres Fracisco Castaño, en su casa de Casteldefells, durante la entrevista con EL PERIÓDICO.

PAU MARTI

ENTREVISTA

Francisco Castaño: "Educamos a los hijos en Walt Disney y la vida es 'The Walking Dead'"

Olga Pereda

La educación de los hijos no es una ciencia exacta. Pero hay verdades absolutas. Por ejemplo: la autoridad no tiene nada que ver con el autoritarismo, el cariño no está reñido con la firmeza y poner límites no es frustrar a nadie. Padre de dos jóvenes, profesor de Secundaria, divulgador y cofundador del proyecto aprenderaeducar.orgFrancisco Castaño publica 'La mejor versión de tu hijo' (editado por Plataforma Actual), ameno y didáctico ensayo donde ofrece herramientas y pautas para fomentar las relaciones familiares sanas. Sí, también con los preadolescentes y adolescentes.

Hace años se fue de colonias con un grupo de 3º de la ESO. Les dijo que hicieran las camas y que primero pusieran la sábana bajera. Ni uno sabía lo que era. El problema -y grave- es de los padres.
Los padres y las madres somos responsables de la educación de los hijos. Es preocupante la falta de límites y cada vez afecta a los críos más pequeños. El confinamiento por la pandemia, además, ha agravado la situación. Me dedico a ayudar a familias con problemas y la experiencia me dice que cuando los padres cambian los chavales tiran hacia delante.

Afirma que educar es un trabajo "difícil, costoso, largo y arduo".
Educamos en Walt Disney y la vida es 'The Walking Dead'. Les damos a los hijos una vida irreal. Queremos que tengan de todo, nos lo piden y se lo damos al momento. No queremos que sufran, les hacemos los deberes. Cuando llega la adolescencia ya no somos sus referentes sino "el viejo y la vieja" y lo que diga Jonathan, que tiene una experiencia vital de 14 años, es lo más importante del mundo. Entonces es cuando nuestros chavales y chavalas empiezan a tener problemas porque las cosas no son como ellos pensaban y culpan a los padres.

Si pones empeño en la educación de tus hijos desde pequeños puede que sientas buenas bases. Pero en la preadolescencia y adolescencia ¿es demasiado tarde?
Nunca es demasiado tarde. Quizá se necesite ayuda, pero no podemos tirar la toalla. Si no, yo no me dedicaría a esto. Hay que luchar. En caso contrario vas a tener un hijo de 35 años que te va a amargar la vida. Siempre que no haya patología, hay solución.

Como orientador de padres, les recomienda que jamás critiquen a los amigos de sus hijos aunque no les gusten.
Cuando se llega a la adolescencia hay cambios. El instituto, el punto de vista crítico, los gustos propios, los grupos de amigos… Si en casa no hay buena relación, ellos -que tienen la autoestima baja- se juntarán con gente que a ti no te gusta. Cuando pasa esto si tú criticas a esos colegas, él se aferrará más a ellos. Insisto, cuando hay mala relación en casa. Mi consejo es que padres y madres intenten conocer más a esos amigos, que los inviten un día a casa o que se ofrezcan a llevarles en coche a algún sitio. No les critiques delante de tu hijo, simplemente dile qué actitudes de esa gente no te gustan, pero no les etiquetes. Dile a tu hijo que él decide con quien salir en el horario que tú le permitas, por supuesto. Si en casa no hay conflicto, no hay mayor problema.

Cuando empiezan a salir por la tarde-noche ¿cómo consensuar con ellos una hora de llegar a casa que sea justa y también prudente?
Hay que relacionar responsabilidad con libertad. Si tu hijo es responsable, va bien en los estudios y conoces a sus amigos puedes llegar a un acuerdo con él sobre la hora de llegar a casa. No voy a decir qué hora tiene que ser. Personalmente, creo que en Barcelona un menor de 15 años no debe salir por la noche. En líneas generales, mis recomendaciones son: no te pelees por media hora y no te dejes someter por la presión de otros padres. Lo mejor es tener una buena relación con tu hijo para que te diga donde va y con quién. No controles, pero sí supervisa. Si no marcas límites desde que son pequeños empiezan a tener actitudes o comportamientos que no les tocan por edad. Por ejemplo, una chavalilla de 13 años que quiere llegar a la una de la madrugada a casa. Para educar a los hijos hace falta firmeza y cariño.

"¿Tu hijo no recoge su ropa? No discutas. Confíscala durante 15 días"

Las normas dan seguridad. Si no se cumplen hay consecuencias. No recomienda el chantaje tipo "si no comes la ensalada no te dejo jugar con la Play". ¿Qué hacemos, entonces?
La consecuencia no puede ser un castigo ni una revancha. Tiene que ser eficaz porque el objetivo es que los críos cumplan las normas. ¿Le quitas el móvil si no come verdura o llega tarde a casa? Vale, pero no tiene ni idea de por qué le estás haciendo eso. Creo que es mejor algo así como "si llegas tarde esta noche mañana no sales". "Si no pones la mesa yo no te voy a poner la comida". "Si no recoges tu ropa te la confisco 15 días". Y díselo sin enfadarte. Tampoco le digas nunca que te ha decepcionado. Es una palabra prohibida.

¿Por qué?
Porque la palabra decepción mella mucho la autoestima de los chicos. Le dices que eso está mal, que estás triste o enfadado pero jamás que te ha decepcionado.

La comunicación no debería ser un diálogo de sordos.
Los padres interrogamos. "¿Qué has hecho? Nada. ¿Qué tal el examen? Bien ¿Dónde has estado? Por ahí, con colegas". Si ya sabes las respuestas ¿para qué preguntas? La conversación se tiene que incentivar, no hay que interrogar. Tienes que hablar de cosas que les interesen a ellos, aunque sea de la letra que dice la canción de reggaeton que tanto escuchan y que tú tanto odias.

Usted considera un error que les digamos a nuestros hijos que la casa es suya, que se apoderen del mando a distancia o que les repitamos que con 18 años podrán hacer lo que quieran. Y recuerda que el Código civil dice en su artículo 155 que los hijos deben obedecer a los padres.
Hay adolescentes que no dejan entrar a sus padres a la habitación. Perdona, pero no es tu habitación. Es la casa de tus padres y ellos te dejan dormir ahí. No es autoritarismo, pero hay que tener claro que los padres tenemos un rol y los hijos otro.

"Tu hijo no debería decir "voy a ver una peli" sino "¿puedo ver una peli"?"

No confundir autoritarismo con autoridad.
Correcto. Pero es que la palabra autoridad da sarpullidos en la actual sociedad. Hay niños de 7 años que se apoderan de la tele y deciden lo que se ve en casa. Eso no puede ser. Tampoco puedes permitir que tu hijo haga lo que quiera. Es conveniente que desde pequeño aprenda que las cosas se hacen con permiso. Nada de "voy a ver una peli" sino "¿puedo ver una peli?" Si le inculcas eso, cuando sea adolescente todo será más fácil.