08 ago 2020

Ir a contenido

SOLIDARIDAD DIGITAL

'Salvemos mis ojos', la campaña para apoyar a una joven accidentada en Estados Unidos

Esta chica de Terrassa sufrió quemaduras muy severas en la cara que amenazan con dejarla ciega y afronta una elevada factura médica aislada por la pandemia

Carles Planas Bou

Marta B., la joven de Terrassa accidentada en Estados Unidos.

Marta B., la joven de Terrassa accidentada en Estados Unidos.

Marta ha tenido mala suerte por partida triple. El pasado 11 de junio sufrió un grave accidente cuando manipulaba productos químicos que le causó quemaduras muy severas en la cara y los ojos, dañando completamente sus córneas. Fue trasladada al hospital, donde le realizaron una primera operación de cirugía.

Marta, originaria de Terrassa y de 24 años, vive desde hace casi dos en Seattle. Una historia de amor la llevó a mudarse al noroeste estadounidense, a nueve horas de diferencia horaria de casa. Pero, ahora, esa aventura se ha convertido en un problema mayúsculo. En un país donde la sanidad es privada y los precios de cualquier tipo de trato médico ascienden a precios desorbitados, su situación se complica.

Como cuenta en un vídeo publicado ayer, Marta es aficionada a elaborar de forma casera cosmética natural, detergentes, pasta de dientes, crema para la piel o jabón. “Porque bajé la guardia o por un descuido” sufrió un accidente mientras manipulaba sosa cáustica (Hidróxido de Sodio), un producto químico que aunque se usa para esos procesos es peligroso para el cuerpo humano. “De las cinco cosas que no quieres que te entren en los ojos esa es la tercera”, explica.

Campaña de recaudación

Es por todo ello que sus amigos han impulsado una campaña digital para explicar su historia y recaudar fondos que la ayuden a superar esta situación. “El proceso será largo y costoso, dentro de una total incertidumbre, de no saber si podrá recuperar la visión”, reza esa petición de ayuda.

La campaña se ha puesto un objetivo de 75.000 euros, pero el coste del tratamiento que Marta necesitará —más operaciones y un posible trasplante de córnea— puede ser aún más elevado. “Se nos olvida el increíble sistema médico social que tenemos (en España). No valoramos lo que otros países no tienen”, señala en una lúcida reflexión. Debido a su situación como inmigrante no había tenido acceso a un seguro médico que, de tenerlo, tampoco le habría cubierto muchos aspectos.

Por si todo eso fuera poco, la grave situación de Marta ha sucedido en plena pandemia mundial, con todas las limitaciones de movilidad que eso implica, imposibilitando que esté junto a su familia.

A pesar de todas las complicaciones, Marta explica en el vídeo, llena de entereza, que se muestra “agradecida” por seguir con vida y llena de optimismo para afrontar lo que le viene. “Confío en ver el mar y en leer un libro en frente de Torredembarra”, señala. “Tengo mucha confianza y no me voy a rendir”.