30 oct 2020

Ir a contenido

El regreso de las retenciones

La fase 3 adentra a Catalunya en una operación salida de movilidad "incierta"

Juli Gendrau, director de Trànsit, subraya que la coincidencia del fin del confinamiento, el inicio del verano y la cercanía de la verbena de Sant Joan conforman un escenario sin precedentes

La 'conselleria' d'Interior aconseja revisar la presión de los neumáticos y prestar atención al volante después de tres meses sin conducir trayectos largos

Guillem Sànchez

Tráfico en la AP-7 en sentido Tarragona. 

Tráfico en la AP-7 en sentido Tarragona.  / EFE

En la deseada entrada del área metropolitana de Barcelona en la fase 3 coinciden tres factores que adentran a los responsables del Servei Català de Trànsit (SCT) en un escenario desconocido. Tal vez un episodio récord en cuanto a las cifras de movilidad que se acabarán registrando. El primer fin de semana de verano junto a la verbena de Sant Joan ya supondría un doble suceso que para los expertos en movilidad es de los más importantes del año, junto al de Semana Santa y el del puente de la Segunda Pascua, pero este año, además, llega acompañado del fin del confinamiento. "Calculamos que la cifra de coches desplazados podría superar el medio millón. Habitualmente nuestras previsiones cuentan con un margen de error del 2% o el 3% pero en esta ocasión, después de tres meses de restricciones, este margen será mayor. No sabemos qué ocurrirá, nos genera incerteza”, resume Juli Gendrau, director del SCT, en declaraciones a EL PERIÓDICO.

Regiones como las de Terres de l’EbreTarragona o Girona llevaban días sin limitaciones. Pero la fase 3 para Barcelona implica liberar la gran mayoría del parque móvil catalán. La capital y las ciudades de su corona significan el grueso del total de coches y, si se cumplen los modelos registrados en países europeos en desconfinamiento, este fin de semana dejarán de hibernar. "Cuando la gente recibió permiso para practicar deporte al aire libre la cantidad de personas haciendo ejercicio en la calle fue muy importante. Con los bares ocurrió lo mismo. Suponemos que ese comportamiento se repetirá con los coches", razona Gendrau.

A partir de este jueves 18 de junio Trànsit prevé que la densidad en la red viaria catalana se incremente notablemente con vehículos que salen de la provincia de Barcelona rumbo a las playas o a la montaña. Las temperaturas también acompañan este fin de semana. Aunque la orquestra de tubos de escape comenzará a tocar con más ganas a partir del mediodía del viernes 19 de junio. "Muchas familias que tienen segundas residencias y llevan tres meses sin poder usarlas querrán ir, los desplazamientos previstos deberían ser principalmente hacia la costa de Girona o la de Tarragona y hacia zonas montañosas de la Cerdanya, Ripollès, Garrotxa o Berguedà".  

El viernes Trànsit activará formalmente un dispositivo de salida que se mantendrá activo durante todo el fin de semana y se tensionará de nuevo el martes por la noche, con la llegada de la verbena. Patrullas de los Mossos d'Esquadra y helicópteros se movilizarán como ante cualquier episodio similar pero esta vez lo harán con la duda de qué afluencia tendrán que ayudar a regular. "Tal vez al final resulta que hay más gente de la prevista que opta por quedarse en casa. No lo sabemos", insiste Gendrau.

Los Mossos d'Esquadra desplegarán este fin de semana 749 efectivos y harán 476 controles para desarrollar labores de vigilancia y aumentar la seguridad viaria de los usuarios, y, en previsión del aumento de movilidad, habilitarán diversas medidas especiales de circulación.

Coches dormidos

Algunos coches que saldrán a rodar entre el jueves, el viernes y el sábado lo harán tras tres meses aparcados en el garaje. Casi todos afrontarán, por primera vez desde que se activó el estado de alarma, un trayecto largo. "Los conductores deben revisar la presión de los neumáticos y comprobar que el motor responde bien. Necesitamos que se extremen las precauciones no solo por el estado de los vehículos sino también al volante porque habrá muchas personas en la carretera que llevarán tiempo sin conducir y las distracciones podrían ser peligrosas", aconseja. "Cuanta mayor planificación, mejor".   

"El fin de semana pasado vimos ya grupos de motoristas haciendo excursiones. A partir de mañana en las carreteras principales volverán a coincidir coches con motos y bicicletas. Deben estar atentos para evitar los accidentes". Durante las últimas fechas, debido a la reducción de movilidad, han descendido los siniestros y ahora que la concentración de vehículos en la red volverá a ser importante "el riesgo aumenta", señala. 

Controles de alcoholemia

Para la noche del martes 23 de junio, la de la verbena de Sant Joan, Trànsit activará de nuevo los controles de alcoholemia y drogotest en coordinación con las policías locales. Esta colaboración entre cuerpos de seguridad para abarcar más zonas había dejado de hacerse durante los meses de confinamiento. 

"Los Mossos también están estudiando cómo recoger muestras de aire o saliva sin que esto entrañen riesgo de contagio de coronavirus", avanza Gendrau. Para que los ciudadanos puedan soplar con garantías y también para que la expulsión de su aire no comprometa a los agentes que tomarán las muestras.