13 ago 2020

Ir a contenido

vuelta al cole

Contrarreloj para que el próximo curso sea presencial

El ministerio perfila un regreso con grupos de 20 alumnos como máximo en Infantil y hasta 4º de Primaria, donde no hará falta mantener la distancia interpersonal

La importante contratación de profesores a la que obligará el esponjamiento de las aulas es la gran incógnita

Olga Pereda

Los ministerios de Sanidad y de Educación marcan pautas para un curso escolar seguro. En la foto, Inicio del curso escolar después del confinamiento en la Escola Els Til·lers de Barcelona.  / JOAN CORTADELLAS / VÍDEO: EFE

A principios de mayo, la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, daba por hecho que el próximo curso sería mixto. En caso de no haber vacuna o tratamiento médico, las escuelas combinarían la enseñanza presencial y 'online' como medida de prevención frente al coronavirus. Celaá, sin embargo, hoy ha asegurado que el año académico será presencial. "Bien organizado y absolutamente presencial", remató. El paso siguiente será cómo hacerlo posible. Los centros entran ahora en una contrarreloj para contratar profesores extra y buscar espacios donde ubicar a los alumnos. La recomendación del ministerio es que haya un máximo de 20 por aula, en lugar de los 15 que se barajó hace semanas. A partir de 5º de Primaria -además- se impone una distancia de metro y medio entre mesa y mesa. 

Las palabras de Celaá suponen un bálsamo de tranquilidad para madres y padres, que veían con estupor cómo la desescalada ha llegado a todos los sectores -incluido el del ocio nocturno- menos al de la enseñanza. Meses después del inicio de la pandemia, la evidencia científica señala que la población entre 0 y 19 años supone el 1,37% de los casos confirmados de coronavirus. Es un argumento que ahora esgrimen Educación y Sanidad para impulsar la enseñanza presencial. Sabido es que los niños apenas desarrollan síntomas del virus. Pero casi nada se sabe sobre si lo transmiten.  

En mayo, el conseller de Educación, Josep Bargalló, ya anunció en EL PERIÓDICO su deseo de conseguir que la educación fuera presencial el año que viene y que el modelo mixto (presencial y telemático) fuera el último recurso. Durante estas semanas, muchos expertos en Educación han hecho hincapié en que el aprendizaje 'online' no es precisamente la mejor opción para los alumnos. Al menos, los más pequeños (Infantil y Primaria).

Medidas de precaución

Bajo la premisa de que el riesgo cero no existe, la escuela será presencial pero con medidas de precaución. Al menos, así consta en el documento que Celaá entregará mañana a los consejeros de Educación en la reunión telemática que mantendrá con ellos. El texto -una serie de recomendaciones elaboradas entre los ministerios de Educación y Sanidad- propone para las etapas de Infantil y Primaria (hasta 4º curso incluido) que las escuelas establezcan grupos estables de alumnado, idealmente con 15 alumnos y con un máximo 20. Estos niños y niñas podrían "socializar sin mantener la distancia interpersonal de forma estricta porque es un grupo de convivencia estable". Será algo así como una "burbuja", una "familia", en palabras de la ministra. Mientras, en 5º, 6º de Primaria, ESO y Bachillerato los espacios se reorganizarán de forma que se cuente con una separación de al menos 1,5 metros entre las mesas.

Mascarillas

Respecto al uso de la mascarilla, en Infantil (hasta seis años) no es obligatoria. Tampoco lo será desde primer curso de Primaria hasta 4º si el alumno está en su "grupo estable de convivencia". Si el estudiante se sale de esa "burbuja" sí que la deberá llevar cuando no pueda mantener la distancia de metro y medio. Para los alumnos a partir de 5º de Primaria, la mascarilla será imprescindible cuando no se pueda mantener esa separación. No la llevarán cuando estén sentados en sus pupitre, algo que sí han aplicado los colegios en China.

Plan de contigencia

En la reunión de mañana, Celaá insistirá en la necesidad de que cada centro deberá tener un plan de inicio de curso y planes de contingencia que prevean las actuaciones a realizar y los mecanismos de coordinación necesarios para los posibles escenarios que puedan darse. De esta manera, se propone que haya una persona responsable de referencia para los aspectos relacionados con la enfermedad covid-19. Educación también recomienda la creación de un equipo, formado por distintos representantes de la comunidad educativa, que garantice que todo el mundo esté informado, así como el cumplimiento de los principios. El sindicato CCOO pone pegas en ese sentido. Fracisco García, secretario general de la Federación de Enseñanza, aseguró que no deben ser las direcciones escolares las que preparen estos planes de inicio y contingencia. "Tienen que ser las comunidades autónomas las que tracen esas normativas. Ellos sí que tienen técnicos especializados en salud pública", subrayó.

Millones de euros

Según los cálculos del sindicato, tener aulas de 15 alumnos -Educación barajó hace semanas esta cifra, aunque el documento de hoy la eleva a 20- conllevaría una inyección económica de 5.000 millones de euros solo en la contratación de profesores extra. Esa cantidad llega a 7.385 teniendo en cuenta la adecuación de los espacios, la formación digital de los docentes y la reducción de la brecha digital del alumnado. A jucio del responsable sindical, los 2.000 millones con los que el Gobierno dotará el fondo autonómico anti-covid para educación (no habrá que reembolsarlo) son "claramente insuficientes". García arremetió contra la Junta de Andalucía, que el pasado lunes anunció su intención de que la vuelta al cole fuera exactamente igual a la situación previa a la pandemia, sin reducir las ratios de alumnos por aula. "Ellos quieren que todo esto salga gratis. Y, sientiéndolo mucho, eso no es posible. La llamada nueva normalidad no es la normalidad que todos conocemos".

Al aire libre

Otro aspecto importante del docuemnto elaborado por Educación y Sanidad es la prioridad que los colegios e institutos darán -en la medida de lo posible- a los espacios al aire libre para la realización de las actividades educativas y de ocio, en lugar de los cerrados. La evidencia científica también ha demostrado que el riesgo de contagio de coronavirus es mayor en lugares cerrados (y especialmente en los poco ventilados). Los alumnos también deberán interiorizar la responsabilidad indiviual que conlleva luchar contra la pandemia. Por eso, el lavado de manos -y evitar tocarse la nariz, la boca y los ojos- serán un denominador común.

Madres y padres

El documento de Educación y Sanidad ha sido celebrado por las asociaciones de padres y madres. "La desescalada había llegado a todos los sectores, también las plazas de toro y el ocio nocturno. Así que hay que aplaudir que, por fin, la educación también lo haya hecho, teniendo en cuenta, claro está, que la salud de alumnos y docentes está por encima de todo. Ahora hay que esperar a ver cómo se organizan los centros, las ratios y los metros cuadrados de cada clase. Esperemos que todas las recomendaciones del ministerio en este sentido estén respaldadas por la evidencia científica", resumió Leticia Cardenal, presidenta de CEAPA (Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnado.

En todo caso, los planes ministeriales y autononómicos tendrán que estar supeditados a la evolución de la pandemia. En caso de rebrotes, todo puede saltar por los aires. De ello advirtieron ayer Fernando Simón y la realidad: dos centros de Mataró cerraron preventivamente por sendas sospechas de casos de  coronvirus. En Israel, la vuelta presencial al cole ha terminado con 360 positivos en covid-19, más de 16.000 estudiantes y profesores en cuarentena y un centenar de escuelas cerradas. En España, los pediatras advierten que la responsabilidad individual se extenderá a los padres y madres, que deberán tener presente más que nunca la norma de no llevar  a sus hijos a la escuela en caso de detectar síntomas como fiebre o tos excesiva