14 ago 2020

Ir a contenido

DESESCALADA EN LA GRAN CIUDAD

Barcelona y su área metropolitana entran en la fase 2 al ralentí

Las escuelas abren con escasa afluencia de alumnos mientras los centros comerciales registran una buena entrada en su regreso

El metro sube un 8% pero sigue un 70% por debajo de la demanda habitual, mientras que el Bicing ha recuperado el 69% de los usos

Carlos Márquez Daniel

Aglomeración de personas en el centro comercial de La Maquinista, este lunes. 

Aglomeración de personas en el centro comercial de La Maquinista, este lunes.  / JOAN CORTADELLAS

Barcelona y su entorno olían este lunes a mes de julio, a esas semanas descafeinadas en las que no hay ni el jolgorio de un marzo cualquiera ni la marchitez del solitario agosto. Tampoco ha ayudado el clima, aunque haya sido el que le corresponde a un 8 de junio, y no ese calor de la semana pasada que no hace más que alimentar la huelga escolar (ahora a distancia) de la joven activista sueca Greta Thunberg. La fase 2 ha abierto las playas, los complejos deportivos al aire libre, los centros comerciales, el interior de los locales de restauración, las zonas comunes de los escasos hoteles en activo. También las escuelas, que ya están operativas en toda Catalunya, pero sin apenas alumnos y a 10 días de cerrar el curso. La capital catalana y su área de influencia huelen a julio, pero sin turistas, y sin niños en los columpios. Extraña pareja: los primeros en desaparecer, los últimos en volver. 

Limpieza de playa de la Mar Bella, este lunes / Ferran nadeu

El transporte público vuelve a permitir que se ocupen todos los asientos. Llama la atención que semejante medida no se adapte para los teatros, pero así es la desescalada, tan llena de decisiones para todos los gustos. Un conductor de la línea 24, con el bus detenido en la plaza de Catalunya, señala que todavía se encuentra a menudo con viajeros sin mascarilla. "Les pego un grito y se la ponen inmediatamente". Durante la fase 1, la empresa TMB ganó 225.000 usuarios al día, pero las cifras están todavía muy lejos de la situación anterior a la pandemia. Concretamente, un 70% por debajo. Con la entrada en la fase 2, sin embargo, las validaciones en el subterráneo hasta las nueve de la mañana han crecido un 8% respecto a la semana anterior. Todavía mucho camino por recorrer. En el Bicing la cosa está yendo mucho más deprisa y ya ha recuperado el 69% de los usos habituales.

"Un buen primer día"

Los centros comerciales (casi una cuarentena en el área metropolitana) como La Maquinista o Illa Diagonal han regresado con buena acogida. Con personal en los accesos dispensando gel para las manos, con nueva cartelería que recuerda la necesidad de mantener las distancias, con todos los paseantes con mascarilla, solo retirada para tomar un café o para que el móvil reconozca el rostro de su propietario. Y con todo abierto, salvo contadas excepciones, como la tienda Disney, que mantiene el cartel de 'cerrado' que colocaron el primer día. Otra vez los niños... "Es un buen primer día", ha resumido Víctor García, gerente de complejo sito en Sant Andreu, a tiro de piedra de la enorme cicatriz ferroviaria de la Sagrera. El interior de los restaurantes, en cambio, a diferencia de las terrazas, que siguen a buen ritmo, registró una afluencia más bien escasa. El responsable de un establecimiento de la calle de València lamenta "la falta de confianza" de la clientela, pero se muestra esperanzado de que con los días, la ciudadanía empiece a dejarse caer. "El fin de semana será clave, veremos...".   

En las escuelas habrá sido muy difícil escuchar a alguien hablar en términos tan optimistas. Muchas han marcado turnos de visita para los estudiantes, como quien va a renovarse el DNI. Con la mirada puesta en el próximo curso, no son pocos los docentes y equipos directivos que se quejan del dolor de cabeza que les ha supuesto organizar el regreso al cole cuando ya hay petardos a la venta. Con toda Catalunya ya en fase 2 o 3, este lunes han empezado "a dar atención presencial", tal y como detalla el Departament d'Educació, en 1.413 centros públicos de educación infantil, primaria y secundaria y 566 concertados. Tanto en Barcelona como en Lleida, que también estrenaba etapa, el volumen de alumnos ha sido testimonial, quizás algo más generoso en los últimos cursos de secundaria. El Govern no aporta datos concretos al respecto.

Tutoria en la escuela Els Til·lers de Barcelona, este lunes / joan cortadellas

En las guarderías la desescalada está suponiendo, en muchos casos, una auténtica caída libre. En la capital catalana y su entorno, el 30% de las privadas han vuelto a la actividad entre agrias críticas por parte de tres asociaciones que representan al gremio. A través de un comunicado, han denunciado que la situación actual hace "inviable" su supervivencia a medio plazo, y han señalado que la apertura se ha realizado "por responsabilidad con las familias, niños y la sociedad en su conjunto", pero asumiendo un "grave coste económico" al disponer solo del 40% de las plazas que podían cubrir antes del coronavirus. Han alertado, además, de que el 10% de los jardines de infancia ya no volverán a abrir, y que muchos otros seguirán esa misma senda si no reciben "las ayudas pactadas con el Govern en el plan de rescate".

En Barcelona, las 101 guarderías municipales subirán la persiana del 15 de junio al 15 de julio con cinco niños por grupo en fase 2, y con 10 en fase 3. El horario será de lunes a viernes de 9 a 15 horas, con servicio de acogida desde las ocho de la mañana y con el comedor incluido. La limitación de la ratio obligará a ser selectivo a la hora de aceptar a los niños. A través de un comunicado, el consistorio informa de que tendrán prioridad "las familias vulnerables y en las que los padres deban trabajar de forma presencial sin posibilidad de acogerse a medidas de flexibilidad y conciliación". Lo del aleteo de la mariposa, de cómo todo, la movilidad, el modelo laboral, la educación, el comercio, incluso la gestión del tiempo libre, está conectado. Próxima estación en Barcelona: fase 3.