INICIATIVA ABIERTA AL PÚBLICO

Los archiveros municipales construyen la memoria del coronavirus

Barcelona y Castelldefels se suman a la iniciativa del archivo de Málaga para animar a los ciudadanos a enviar fotos, textos, archivos de sonido o dibujos en torno a su experiencia durante el confinamiento

Una imagen virtual del proyecto del Archivo Municipal de Barcelona en Can Batlló.

Una imagen virtual del proyecto del Archivo Municipal de Barcelona en Can Batlló.

Se lee en minutos

Begoña Fernández (Efe)

Los archivos municipales quieren preservar la memoria del confinamiento y se han lanzado a una campaña para recoger el testimonio de los ciudadanos y que sean ellos quienes, con sus cámaras o sus teléfonos móviles, dejen a las generaciones venideras el legado gráfico de más de dos meses de estado de alarma. A unos días de que se celebre el Día Internacional de los Archivos (el próximo 9 de junio) y en un escenario marcado por la pandemia, los archiveros reivindican que la memoria se construya también con los documentos populares, no solo con los textos administrativos y oficiales, y con ese objetivo se han lanzado a escribir la historia.

La iniciativa nació en el Archivo Municipal de Málaga, y a ella se han sumado archiveros de toda España. Uno de los primeros fue el archivero del Ayuntamiento de Leganés (Madrid), Eugenio Villarreal. Villarreal explica que la idea es construir un legado histórico en el que abunden las fotos pero que esté abierto a narraciones y reflexiones de los ciudadanos, expresadas en escritos o en archivos de sonido. Otros municipios de Madrid como Rivasvaciamadrid, Arganda, Morazarzal o El Molar se han sumado al proyecto, que ha tenido eco en ciudades catalanas como Barcelona y Castelldelfels. La Associació d'Arxivers de Catalunya ha dado instrucciones a sus ayuntamientos para que se sumen al proyecto.

Fotos emotivas

Te puede interesar

"A fecha de hoy, con más de dos meses y medio de confinamiento hemos recibido más de 2.000 imágenes fotográficas y 200 vídeos y testimonios orales de los vecinos", explica el archivero de Leganés, que destaca la emotividad de las instantáneas. Estas consignan desde los espacios vacíos de los días más rigurosos del confinamiento hasta las imágenes abstractas que quieren ser metáfota de las sensaciones producidas por el encierro. Según Villarreal, las fotografías también dan testimonio de lo vivido en las residencias geriátricas y en los hospitales, donde incluso los sanitarios se han convertido en fotógrafos cuasi profesionales para relatar el día a día.

También los niños, sus dibujos de ánimo a los trabajadores sanitarios o a los empleados de la limpieza, tendrán un hueco en los fondos que construyen los archiveros. "Rotundo éxito": así define el archivero de Leganés una idea que ha corrido por Twitter, Instagram y Facebook y de la que ahora recogen los frutos. De momento, en el archivo de Leganés no dan abasto colgando fotos en su portal de internet y en la que van recopilando "de todo": la creatividad de los ciudadanos ha resultado sorprendente.