05 jul 2020

Ir a contenido

aviso a la generalitat

Sindicato médico alerta de un "tsunami" sanitario si no se revierten los recortes

Metges de Catalunya denuncia que "el único lenguaje que parece que entiende la administración son las presiones y no el diálogo" y vaticina un "estallido social"

Los profesionales médicos están "cansados, física y emocionalmente" a causa del fuerte impacto que ha supuesto el coronavirus y se sienten "maltratados"

Efe

 Metges de Catalunya en una concentración médica delante del Parlament.

 Metges de Catalunya en una concentración médica delante del Parlament. / FERRAN NADEU

El sindicato Metges de Catalunya, mayoritario entre los facultativos catalanes, ha avisado de un posible "tsunami" sanitario de protestas si no se revierten los recortes y el maltrato laboral que considera sufren la profesión médica y los trabajadores de la sanidad en Catalunya en general.

En una entrevista con EFE, el secretario de Metges de Catalunya, el doctor Josep Maria Puig, ha considerado que "el único lenguaje que parece que entiende la administración son las presiones y no el diálogo" con los representantes sindicales de los profesionales médicos, y "al final habrá un estallido social".

"Los mismos pirómanos que nos han llevado a la actual situación de recortes ahora quieren ser los bomberos, y no puede ser que sólo prediquen la sensibilidad social en la televisión y no lo demuestren en los presupuestos" de sanidad, ha argumentado.

Las cifras que recuerda Puig son contundentes: el presupuesto del departamento de Salud es un 17 % menor este año que el de 2010 y sólo representa el 23 % del total de la Generalitat, cuando hace diez años era el 30 %.

A su juicio, esta reducción "supone una recorte del estado de bienestar en Catalunya" y "esto, cómo se reparten los presupuestos, se decide aquí, no en Madrid", en referencia al argumentario nacionalista de que si no hay dinero para los sectores públicos es porque no llega el suficiente desde el Gobierno del Estado.

Los profesionales médicos están "cansados, física y emocionalmente" a causa del fuerte impacto que ha supuesto el coronavirus, y muchos de ellos "han tomado conciencia del maltrato emocional y laboral" de la administración catalana, ha considerado.

Ha afirmado que "existe un peligro, y es que se percibe un cansancio que no se había manifestado nunca antes", que puede derivar en protestas y reivindicaciones, como de hecho ya se ha comenzado a hacer esta pasada semana con las concentraciones ante las puertas de hospitales y centros de atención primaria en defensa de los derechos laborales de todos los sanitarios.

El shock emocional y el estrés que ha supuesto a muchos profesionales médicos haber visto a tantas personas tan enfermas, muchas de ellas fallecidas "en condiciones inhumanas, sin ningún familiar al lado", trabajando sin descanso y con miedo a contagiarse ellos mismos y llevar el virus a casa pasarán factura a los médicos catalanes, ha opinado Puig.

La covid-19 y cómo se ha afrontado en Catalunya, donde las primeras semanas de pandemia han faltado equipos de protección individual y se han debido reconvertir hospitales enteros para poder atender a los enfermos, "ha despertado la conciencia de médicos que vivían en sus zonas de confort", a pesar de los recortes de años anteriores.

"El maltrato ha llegado a poner en peligro la vida de los profesionales y eso ha hecho que el alcance de la indignación sea grande", ha sentenciado.

Esta situación de la sanidad pública y concertada catalana se ha agravado con casos como los de los MIR, a los que se ha regateado una parte de su sueldo porque no habían hecho las guardias que hacían antes de la pandemia y han cobrado menos de mil euros, como ha sucedido en el Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, una situación ya corregida tras las denuncias públicas.

"El CatSalut estaba avisado de que podía pasar eso, y algunas direcciones de hospitales lo tuvieron en cuenta y tuvieron la sensibilidad de solucionarlo, pero hasta que no se hizo público otros hospitales no lo arreglaron", ha denunciado el portavoz de Metges de Catalunya.

Otro de los peligros para la sanidad pública de Catalunya es que los recién graduados o con el MIR ya hecho decidan irse a trabajar a otros países europeos, "donde nuestros médicos son apreciados, y los jóvenes pueden afrontar un futuro profesional más acorde con sus aspiraciones y su mentalidad global", ha estimado.

La advertencia de que en otoño se puede producir un nuevo rebrote del coronavirus, que podría coincidir con la gripe estacional, dibuja la perspectiva de que no se ha acabado de sufrir y de que los sacrificios para los médicos y para toda la sociedad no han acabado aún, ha advertido el representante sindical.