CORREDOR MEDITERRÁNEO

Aprobado el ancho estándar entre Tarragona y Castelló

El Ministerio de Transporte da el visto bueno al estudio informativo y deja la obra lista para licitarse

Se realizará tras adaptar a ese ancho los tramos entre Castellbisbal y Vila seca y Castelló y València

Cuando se acaben los tres tramos que se están adaptando, el ancho estándar llegará de la frontera francesa a València

Cuando se acaben los tres tramos que se están adaptando, el ancho estándar llegará de la frontera francesa a València / MIGUEL LORENZO

2
Se lee en minutos
Nacho Herrero

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha dado este lunes luz verde en el BOE al 'Estudio informativo para la implantación del ancho estándar en el tramo Castellón-Tarragona’, una de las actuaciones previstas dentro del Corredor Mediterráneo que está así un poco más cerca de ser realidad puesto que queda listo para licitarse.

Actualmente el Corredor ya tiene ancho estándar entre la frontera francesa y Tarragona para pasajeros aunque no para mercancías, que llegan hasta Castellbisbal.

Fuentes del sector explicaron que la previsión es que esa obra cuyo estudio se ha aprobado se lleve a cabo cuando se acaben las que se están realizando para completar ese mismo cambio de ancho entre Castellbisbal y Tarragona y entre Castelló y València, en el que por ejemplo hace unos días comenzaron las obras para adaptar la estación de Vila-real.

La crisis del COVID 19 no ha afectado especialmente al ritmo de esas dos obras que están en marcha pero en ambos casos son complejas pues se ha habilitado un ‘tercer hilo’ de ancho estándar. Pero, una vez se acaben y se realice esta tercera, pasajeros y mercancías podrán ir desde a capital valenciana a la frontera en ancho internacional y continuar así su viaje a Europa.

De hecho, desde el Ministerio se ha enmarcado la aprobación de este estudio en una actuación global que debe llegar en un primer momento hasta Murcia y que no sólo incluye las vías pues se ha adaptar todas las infraestructuras al tren estándar, de 750 metros.

Un tramo, dos situaciones

Desde que el pasado mes de enero entró en funcionamiento la llamada de ‘variante de Vandellòs’, Tarragona  y Castelló están conectadas por una plataforma de doble vía pero aún de ancho ibérico.

Pero en el tramo conviven dos realidades diferentes, puesto que el que va de Vandellòs a Tarragona, de 64 kilómetros y objeto de la variante, aunque es de ancho ibérico está construido con traviesas polivalentes compatibles con el estándar.

Noticias relacionadas

De este modo, habrá un trabajo común para adaptar toda la parte aérea de la línea, que incluye por ejemplo la electrificación, pero después entre Tarragona y Vandellòs apenas habrá que cambiar el ancho de las traviesas mientras que en el otro tramo, entre Vandellòs y Castelló, habrá que cambiar las propias traviesas.

La adaptación a la normalidad europea se espera que sea un impulso al transporte de mercancías. De hecho el Boletín Oficial del Estado insta ya a analizar y promover actuaciones complementarias para conectar con los puertos implicados así como con terminales de mercancías para poder exprimir la inversión