05 jul 2020

Ir a contenido

ORACIÓN MUNDIAL

El Papa reza el rosario por el mundo golpeado por la pandemia con 47 santuarios

En España se ha seguido desde el santuario de Nuestra Señora de Covadonga

Francisco agradece en una carta a los sacerdotes que no abandonen al rebaño

El Periódico

El Papa saluda a varios feligreses, algunos de ellos con máscara.

El Papa saluda a varios feligreses, algunos de ellos con máscara. / EFE EPA / MAURIZIO BRAMBATTI

El Papa ha rezado el rosario desde la gruta de la Virgen de Lourdes de los Jardines del Vaticano por el mundo golpeado por la pandemia de coronavirus en una cita espiritual a la que se han unido 47 santuarios católicos de todo el mundo conectados en directo a través de una gran pantalla. El Rosario mundial fue convocada para pedir la ayuda y el consuelo de la Santísima Virgen María durante la pandemia del coronavirus.

"Consuela a quienes lloran la pérdida de los suyos, a veces sepultados de un modo que hiere el alma. Sostiene a los que están angustiados por sus familiares enfermos. Llena de fe a los que temen las consecuencias de la pandemia sobre su trabajo", ha rogado el Pontífice, según Europa Press.

El Papa ha pedido a la Virgen que "toque las conciencias para que las enormes sumas dedicadas a aumentar y perfeccionar los armamentos se dediquen a promover estudios para prevenir catástrofes similares en el futuro" y que haga "crecer en el mundo el sentido de pertenecer a una única gran familia humana". Entre los santuarios que se han conectado en directo con el Papa estaba el de Nuestra Señora de Covadonga, en España.

A los sacerdotes

Además, el Papa ha elogiado la labor de los sacerdotes durante la crisis del coronavirus en una carta dirigida al clero de la diócesis de Roma, con motivo de la solemnidad de Pentecostés, en la que ha elogiado su labor durante la pandemia porque, según les ha dicho, han "visto venir al lobo" y no han abandonado el rebaño".

En concreto, les ha agradecido que el distanciamiento social no impidiera fortalecer el sentido de pertenencia, de comunión y de misión, algo que les ayudó "a garantizar que la caridad, especialmente con las personas y comunidades más desfavorecidas, no fuera puesta en cuarentena. Así, ha manifestado que tampoco han estado "mirando por la ventana" el continuo golpe de las pérdidas.

"Conscientes de que detrás de las estadísticas diarias había personas con su nombre y su historia, habéis hecho esfuerzos para estar presente y acompañar a vuestras comunidades", ha valorado.

También les ha instado a "asumir la responsabilidad del futuro" que le espera al mundo tras la pandemia de Covid-19, al tiempo que ha reconocido que "no es fácil encontrar el camino a seguir" si bien ha advertido frente a las voces que dicen "todo lo que podría haberse hecho".

"Después de todo el sufrimiento vivido, no es fácil encontrar el camino a seguir, y no faltarán las voces que digan todo lo que podría haberse hecho frente a esta realidad desconocida", ha destacado Francisco.

Según ha explicado, escribió la carta como respuesta a los muchos mensajes y llamadas que ha recibido de sacerdotes durante las pasadas semanas. "Sin poder salir o tener contacto directo, me permitisteis saber de primera mano lo que estabais experimentando", ha incidido. Finalmente, ha recalcado que la voz del Resucitado dice, frente a las contradicciones: "La paz sea con vosotros".