13 jul 2020

Ir a contenido

vuelo madrid-canarias

Cuarentena para 13 personas del avión a Lanzarote con un pasajero con coronavirus

El viajero ha subido al aparato pendiente de recibir los resultados del test y a pesar de haber sido advertido de que no debía volar

Efe

Un técnico de Lufthansa trabaja en un avión en el aeropuerto de Munich.

Un técnico de Lufthansa trabaja en un avión en el aeropuerto de Munich. / CHRISTOF STACHE (AFP)

Trece pasajeros han sido puestos en cuarentena nada más aterrizar en Lanzarote en un avión procedente de Madrid al que también se subió un viajero que estaba pendiente de recibir los resultados de unas pruebas de diagnóstico de la covid-19, a pesar de haber sido advertido de que no debía volar, pues era sospechoso de haberse contagiado.

Así lo ha explicado el Gobierno de Canarias, cuyo consejero de Sanidad, Jesús López, ha precisado también que se detectó en el mismo vuelto otro pasajero con síntomas, que ha sido trasladado a un hospital para practicar las pruebas de coronavirus.

El protocolo de prevención se activó en pleno vuelo, cuando el departamento de Salud Pública de la Junta de Castilla-La Mancha procedió a comunicar los resultados de las pruebas de coronavirus a los miembros de una familia de Ciudad Real que habían estado en contacto con una paciente, su madre, que murió con coronavirus. 

Fuentes de los Gobiernos canario y castellano-manchego han confirmado a Efe que el pasajero que ha provocado esta alerta había viajado desde Lanzarote a Ciudad Real para acompañar a su madre en sus últimos días de vida, ya que se había avisado a la familia de que la mujer, que padecía cáncer, se encontraba ya en fase terminal. Al ingresar en el centro sanitario donde se encontraba, la paciente dio también positivo a la covid-19, por lo que el hijo no tuvo contacto directo con ella. La mujer falleció el 23 de mayo.

Sin embargo, sí tuvo contacto con su padre y con sus hermanos, que a su vez lo habían tenido con la paciente antes de que la sometieran a aislamiento. Como consecuencia de ello, se hicieron pruebas PCR a toda la familia, incluido el hijo llegado de Lanzarote.

En ese momento, el personal sanitario comunicó al hombre que no podría viajar hasta que tuviera los resultados, coinciden las fuentes consultadas en los gobiernos de Castilla-La Mancha y Canarias. 
Sin embargo, el hombre tomó esta mañana un avión de Madrid a Lanzarote. Poco después, llegaron los resultados, y la Consejería de Sanidad castellano-manchega intentó comunicárselos por teléfono, pero al no poder localizarlo, recurrieron a avisar a sus familiares.

Fuentes de la Consejería de Sanidad de Canarias han señalado a Efe que una hermana del pasajero sí pudo contactar con él y le informó del positivo. También ella acababa de conocer esta mañana que había contraído la covid-19 y también ella estaba pendiente de coger un avión en los próximos días, en este caso a otro país europeo.

De acuerdo con esta versión, el propio pasajero hizo saber al piloto del avión su diagnóstico, por lo que este dio instrucciones para que lo sentaran en los asientos de cola, dejando los espacios libres que le fue posible desalojar en esos momentos.

Las trece personas que han sido sometidas a aislamiento al llegar a Lanzarote son los viajeros que ocupaban las dos filas anteriores a la suya, los más cercanos a él y a otro pasajero con el que había estado hablando durante unos quince minutos en el aeropuerto.  En principio, el protocolo estipula que todos ellos cumplan 14 días de cuarentena, mientras se les van haciendo nuevas pruebas.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha destacado la rapidez con la que se ha actuado, en apenas 4 horas, para identificar a este pasajero positivo en COVID-19 que viajó de Ciudad Real a Lanzarote. "Es un ejemplo claro de detección precoz", ha destacado Simón en la comparecencia diaria para informar sobre los últimos datos de la pandemia.


Además, el consejero canario de Sanidad, Julio Pérez, se ha felicitado por que este comportamiento ha afectado a un número limitado de personas, pero ha advertido de que habrá que iniciar actuaciones legales porque este pasajero ha incumplido el mandato de esperar al resultado de las pruebas antes de viajar.
Asimismo, ha explicado que otro pasajero tenía síntomas y ha sido remitido al hospital para que se le practicaran las pruebas.

El Cabildo de Lanzarote ha ofrecido al resto del pasaje del avión la opción de alojarse en un apartahotel en condiciones de aislamiento voluntario, por si prefieren estar alejados un tiempo de sus familias. Treinta y cinco viajeros han aceptado la oferta, ha precisado a Efe una portavoz de la Consejería de Sanidad canaria.

Hasta que termine el estado de alarma, los vuelos de la Península a Canarias solo los pueden tomar personas que acrediten que retornan a su residencia, viajan por trabajo, van a cuidar a un familiar o tienen otras causas aceptables como de fuerza mayor. Y, además, tienen que hacer una declaración sobre su estado de salud. 

Temas Coronavirus