08 ago 2020

Ir a contenido

entre comunidades

El Gobierno calibra una apertura de fronteras "asimétrica" para animar el turismo

Para permitir que las comunidades autónomas en mejor situación de contención de la pandemia de covid-19 reciban turistas antes que las que van por detrás en el proceso de desescalada

Las condiciones para quitar los controles entre los países deben pactarse con los socios europeos para no incurrir "en un ejercicio de discriminación", avisa la ministra González Laya

Europa Press

Un agente de la Guardia Civil realiza un control en el puente de Hendaya, en la frontera que separa la localidad vasca de Irún de Francia.

Un agente de la Guardia Civil realiza un control en el puente de Hendaya, en la frontera que separa la localidad vasca de Irún de Francia. / Europa Press / Javi Colmenero

El Gobierno no descarta la posibilidad de una apertura de fronteras "asimétrica" para permitir que las comunidades autónomas en mejor situación de control de la pandemia de covid-19 reciban turistas antes que las que van por detrás en el proceso de desescalada.

"Nosotros no excluimos la posibilidad de que se pueda hacer esa apertura de manera asimétrica, como asimétrica está siendo la desescalada", ha dicho la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya en una entrevista en RNE.

En todo caso, ha recalcado que lo importante para ello es decidir los criterios que permitan esa apertura, algo que el Gobierno quiere pactar con los socios europeos. "Se podría imaginar una apertura asimétrica de la movilidad dentro del espacio Schengen, pero lo importante no es eso sino los criterios", ha argumentado.

Entretodos

¿A qué lugar de Catalunya tienes muchas ganas de ganas de ir?

Explícanos el destino turístico, rincón, bar o comercio a donde irás en cuanto la desescalada lo permita

González Laya ha explicado que la Comisión Europea permite, en sus recomendaciones sobre la reapertura de fronteras, reabrir solo regiones, pero que lo más importantes "definir en qué condiciones se consideran seguras" y se pueden abrir a la movilidad.

Y esas condiciones, ha proseguido, deben pactarse entre los socios europeos, porque si cada país decide sus criterios probablemente se incurrirá "en un ejercicio de discriminación y se fragmentará el espacio Schengen".