05 jul 2020

Ir a contenido

CRISIS SANITARIA INTERNACIONAL

La fase 2 suprime las franjas horarias para la salida de niños y el deporte

El Ejecutivo también autoriza a los ayuntamientos a regular el aforo y el acceso a sus playas

El Periódico

Unos niños juegan ante el Turó Park de Barcelona.

Unos niños juegan ante el Turó Park de Barcelona. / FERRAN NADEU

El Gobierno ha eliminado las franjas horarias para la salida de los niños a la calle y para la práctica del deporte en aquellos territorios que hayan avanzado a la fase 2 del proceso de desescalada por la pandemia de coronavirus. Así lo recoge una orden publicada este miércoles en el BOE que tiene efectos inmediatos y que permitirá salir a la calle para las citadas actividades fuera de los horarios que el Ejecutivo estableció el pasado 25 de abril. 

Para la práctica de deporte individual así como para dar paseos, los ciudadanos tenían reservadas dos franjas horarias eservadas dos franjas horarias: de seis a diez de la mañana y de 20.00 horas a 23.00 horas. Las salidas de menores de 14 años estaban restringidas a la franja de 12.00 horas a 19.00 horas. No obstante, la orden gubernamental también elimina las limitaciones en el número de veces que se pueden realizar dichas actividades a diario.

En la actualidad, la fase 2 está vigente en Asturias, seis provincias de Andalucía (Jaén, Córdoba, Sevilla, Huelva, Cádiz y Almería), toda Aragón, las Islas Baleares, las Islas Canarias, Cantabria, dos provincias de Castilla-La Mancha (Guadalajara y Cuenca),  tres territorios de Catalunya ( (Camp de Tarragona, el Alt Pirineu i Aran y Terres de l’Ebre), Extremadura, Galicia, Murcia –a excepción del municipio de Totana–, el  País Vasco, La Rioja y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Gestión municipal

El Ministerio de Sanidad también ha modificado varios aspectos de esta orden relacionados con el acceso a las playas, de tal modo que los ayuntamientos podrán establecer limitaciones tanto de acceso, que será gratuito, como de aforo a fin de asegurar que se respeta la distancia de, al menos, dos metros entre bañistas.

También podrán limitar el tiempo de permanencia, así como en el acceso a los aparcamientos para controlar el aforo, que se calculará teniendo en cuenta que la superficie de playa a ocupar por cada bañista será de aproximadamente cuatro metros cuadrados.