COVID-19

Vacuna del coronavirus: manual de instrucciones

Cerca de ciento veinte proyectos con métodos muy diferentes buscan a la carrera una vacuna que permita frenar la pandemia

Una vacuna china ofrece resultados positivos tras testarse en más de cien voluntarios y también la americana Moderna, aunque con más dudas

El investigador Jesús Rodríguez en el laboratorio de microbiología de la Universitat de València

El investigador Jesús Rodríguez en el laboratorio de microbiología de la Universitat de València / Miguel Lorenzo

Se lee en minutos

La pandemia del coronavirus ha empujado a científicos (y a empresas) de todo el mundo a una frenética carrera por lograr una vacuna que la contenga (y haga millonarios y admirados a sus creadores). Hay en marcha unos 120 proyectos, 10 de ellos en España. Jesús Rodríguez, investigador del equipo de la Universitat de València que lleva desde principios de marzo "con la lengua fuera" en esa búsqueda y ya ha pedido una patente, desgrana sus claves.

¿Cómo se hace una vacuna?

No hay una única manera pero todas buscan generar anticuerpos que bloqueen el virus. Se puede inocular el virus atenuado o muerto. El primer caso es el método del equipo de Luis Enjuanes. "Hay una proteína del coronavirus que le da mucha toxicidad, por lo que se está produciendo un coronavirus que sea deficiente en ella. Así, infectará a la persona pero no la enfermará. De forma natural, su cuerpo producirá anticuerpos y la protegerá", resume Rodríguez.

En el caso de su proyecto han apostado por una vacuna de subunidad: "Eliges una parte relevante del patógeno; nosotros escogemos la espícula porque es la proteína que interacciona con el receptor", explica. Se produce en el laboratorio, se purifica y se le añade un adyuvante para "ponerle una alarma al caco" y que cuando sea detectado se generen los anticuerpos. "Estamos hablando de ciencia muy antigua, las atenuadas son del siglo XIX con el virus de la viruela de vaca y las de subunidad de principios del XX", explica. Y muy probada.

Un camino intermedio ha seguido el equipo del CSIC que lidera Mariano Esteban y que es la opción española más adelantada. La idea es generar vectores virales del virus Vaccina que se usó para erradicar la viruela y modificarlos para que contengan una proteína de este coronavirus. ¿El objetivo? El mismo: generar una respuesta inmune.

Este viernes 'The Lancet' publicó un estudio dando cuenta de los resultados positivos de una vacuna del Instituto de Biotecnología de Pekín probada en más de un centenar voluntarios. Su método es similar a este último. Usa un virus del resfriado común debilitado para introducir el material genético de una proteína del coronavirus ('spike') para producirla y que el sistema inmunológico cree anticuerpos, y lo hace.

¿Y el método 'moderno'?

Hace unos días la empresa de biotecnología estadounidense Moderna anunció también resultados positivos de su prototipo en ocho voluntarios. "En lugar de producir una proteína, sintetizan su ácido nucleico, que es mucho más económico y más fácil", señala. Lo llevan a la célula y la información que contiene la interpreta un ‘manual de instrucciones’ (ARN Mensajero) que se adjunta y que permite a la propia célula fabricar y purificar la proteína. Cuando es detectada, se producen los anticuerpos. Teóricamente.

Hay varias objeciones, como que hubiera 45 inoculados y se les tuviera que 'pinchar' tres veces pero, sobre todo, apunta Rodríguez, es que son vacunas "que nunca se han usado en humanos". De momento, han conseguido hacer una ampliación de capital de 1.100 millones de euros. Eso va por delante.

¿Cuándo va a estar lista?

Nadie lo sabe con certeza. Moderna está en fase 2 (en la que se aumenta el número de inoculados hasta ser entre 200 y 500) y quiere entrar este verano en la 3 (en la que vuelve a crecer ese número y se testa la seguridad de forma completa). Según esa hoja de ruta, en diciembre podría estar lista. "Si funciona, es segura y eficaz, yo encantadísimo", asegura el investigador.

"Si fuera como era hasta ahora te diría que no va a estar en meses, que una vacuna necesita un estudio de cinco o seis años en fase 3, pero, conforme está la cosa, se pueden reducir los tiempos, aunque debe haber cambios legislativos", desliza. Y recuerda que la media que han tardado las últimas vacunas aprobadas por la OMS ha sido de nueve años.

En el equipo de la Universitat esperan empezar las pruebas en animales en pocas semanas / MIGUEL LORENZO

Hay otros siete proyectos probando ya con voluntarios, el del doctor Esteban espera empezar en otoño y ya está con animales, lo que esperan poder hacer en la Universitat en dos o tres semanas.  

¿Cuánto antes mejor?

Te puede interesar

Cuanto más segura, mejor. Rodríguez recuerda que ha habido problemas con la del dengue, un virus "que tiene cuatro serotipos y, si te infectas del 2 y tienes anticuerpos frente al 1, en lugar de protegerte van a ser usados como una marca y será mucho más patógeno". Así que una mala vacuna "sería una cagada".

"Todos queremos que llegue mañana, pero, desgraciadamente, hay que esperar porque este virus es muy cabrón. Hace cosas que no ha hecho ningún otro. De normal, un virus muy letal, tipo ébola, es fácil de contener porque quien se infecta se pone malo y no se va a ningún lado, pero este es muy letal en algunas personas y en otras resulta asintomático, y estas sí se van de viaje", recuerda.