12 jul 2020

Ir a contenido

españa deja atrás la fase 0 en la crisis del coronavirus

Madrid y Barcelona pasan este lunes a fase 1 de la desescalada

Los barceloneses no podrán abandonar el área metropolitana porque el Govern optó por las áreas sanitarias

El 53% de la población se encuentra en la primera etapa y el 47% pasa ya a la segunda

Manuel Vilaseró

Madrid y Barcelona pasan a la fase 1: ¿Qué se podrá hacer ahora? / ZML

Dos semanas después del inicio de la desescalada, Barcelona y la Comunidad de Madrid, las dos zonas más afectadas por la pandemia, ha logrado la luz verde para engancharse al proceso. El Gobierno ha aprobado su pase a la fase 1 el próximo lunes, junto al otro gran rezagado, la comunidad de Castilla y León. La mayoría de las autonomías que ya pasaron a esta etapa desde el primer momento han pasado a la siguiente, la 2, en la que los bares ya pueden atender clientes en el interior de los locales.

En esta misma fase seguirá la Comunitat Valenciana, varias zonas sanitarias catalanas, las provincias andaluzas de Málaga y Granada y las de Toledo, Ciudad Real y Albacete en Castilla-La Mancha. Son las provincias que no progresan porque se incorporaron más tarde a la fase 1 que el resto de sus respectivas Comunidades, aunque el consejero andaluz, Jesús Aguirre, ha anunciado que exigirá una rectificación.

El mapa de España queda ahora dividido entre el 53% de la población, 25 millones de habitantes que están en la fase inicial, frente al 47%, 22 millones de personas que están en la nueva. A los primeros les queda un mes y medio para alcanzar la 'nueva normalidad' si todo va bien. A los segundos un mes.

Todos en fase 1 como mínimo

 "Toda España está ya en fase 1 como mínimo, después del buen trabajo que han llevado a cabo todas las comunidades autónomas", ha explicado el ministro de Sanidad, Salvador Illa. El país entra en una nueva etapa de la lucha contra la pandemia del covid-19.

Sobre el polémico pase de Madrid, reclamado desde el primer momento por la autoridades autonómicas y rechazado aún ayer por expertos y profesionales, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha negado que la presión política haya llevado al Gobierno finalmente a ceder."La documentación que han enviado cumple con los requisitos exigidos y no ha influido ningún otro factor que los exclusivamente técnicos y la máxima prudencia", ha argumentado.

Barcelona, en el filo 

La Generalitat de Catalunya optó desde el primer momento por la cautela y no pidió el pase de fase para el área metropolitana hasta esta semana. Las dos regiones sanitarias catalanas que llegaron el pasado lunes a la fase 1, Girona y Lleida, seguirán en ella una semana más, mientras que las tres que estaban en este etapa hicieron desde el primer momento (Camp de Tarragona, Terres de l’Ebre y Pirineus Aran) acceden a la 2.

En un tris ha estado Barcelona de no pasar de fase, habida cuenta del caos de los datos transmitidos por el Govern a Sanidad en los últimos dos días. El omnipresente Fernando Simón llegó insinuar que si el descontrol se hubiera producido dos días antes quizás no se le hubiera dado el ok.

Confinados en el área metropolitana

Si la confusión de los datos sigue, no es descartable que tenga que volver a atrás. La amenaza está ahí. Pero este no es el único problema que tendrá que afrontar. El empeño de la Generalitat en mantener las regiones sanitarias como unidad territorial impedirá que los barceloneses puedan disfrutar de una de las grandes ventajas de la fase 1: desplazarse libremente dentro de la misma provincia. No podrán salir del área metropolitana de Barcelona.

Los madrileños podrán, en cambio desplazarse a sus segundas residencias de la Sierra de Guadarrama. Y si Quim Torra no rectifica esto seguirá así hasta el 6 de julio como pronto.  

Otras autonomías que habían optado por áreas sanitarias se han percatado y han rectificado a tiempo, aún a costa de que algunos departamentos hayan tenido que permacer en la fase 1 otra semana adicional. El caso más relevane ha sido el de la Comunidad Valenciana. Casi la mitad de sus áreas sanitarias podían pasar a la 2 y han renunciado para volver a la demarcación provincial que garantiza más movilidad. Castilla y León ha hecho algo similar y sus nueves provincias se quedan en la 1.

Reacción cauta de Ayuso 

La presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (ambos del PP), ha reaccionado esta noche con cautela y dejaron las reividicaciones al margen parace copncentrarse en pedir prudencia a los ciudadanos. "Me quedo con lo positivo, con que pasamos de fase y han reconocido que cumplimos los requisitos", ha dicho Ayuso. Parecen, ahora sí, conscientes del riesgo que corren si se produce un rebrote que no pueden controlar.

La administración regional ha registrado esta semana un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Supremo donde solicitaba como medida cautelar ir a la primera fase y recurría las órdenes que sustenta la estrategia de desescalada de fase uno y dos. Ahora retirará la petición de la medida cautelar pero seguirá adelante con la demanda para "conocer porque se les denegaron las anteriores peticiones".