04 ago 2020

Ir a contenido

LOS DESPLAZAMIENTOS ENTRE REGIONES SANITARIAS

Colau negocia con el Govern una mayor movilidad en Barcelona y el área metropolitana

"Queremos hacer la vida lo más fácil posible a la gente", dice la alcaldesa

Raúl Paniagua

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en un acto.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en un acto. / EUROPA PRESS

Una de las grandes dudas que surge con la llegada de la fase 1 a Barcelona y sus dos áreas metropolitanas, la norte y la sur, consiste en saber si se permitirá a los ciudadanos de las tres regiones sanitarias moverse con libertad entre sus municipios por motivos familiares o de ocio. En principio, el plan de transición no permite desplazarse entre provincias o regiones sanitarias en el caso de Catalunya, por lo que los barceloneses no podrían salir de la capital hasta el final de la desescalada, entre las fases 2 y 3. Esa era el planteamiento inicial, pero se esperan novedades en breve.

Ada Colau se refirió a esa inquietud en una rueda de prensa en la tarde de este viernes. "Existe una movilidad real, la que se está produciendo entre municipios muy interconectados. El objetivo que compartimos ayuntamientos y municipios es reducir riesgos. Queremos hacerle la vida lo más fácil posible a la gente, pero al mismo tiempo queremos evitar aglomeraciones. Es un tema muy complejo", afirmó la alcaldesa, justo antes de una reunión clave para tomar determinaciones sobre este asunto. "Lo decidiremos entre ayuntamientos, Generalitat y Transports Públics", agregó sin querer profundizar más en el tema.

Más flexibilidad

Lograr una mayor flexibilidad para facilitar la movilidad entre Barcelona y los municipios cercanos es el objetivo. No parece lógico tener que esperar hasta finales de junio para ello. Si no se modifica el plan podrían producirse situaciones surrealistas. Un residente en Santa Coloma, por ejemplo, podría acudir a localidades del Maresme situadas a varios kilómetros, pero no podría ir a zonas de Barcelona ubicadas a escasa distancia o a una simple parada de metro si no es por trabajo. Lo mismo ocurriría en múltiples casos, incluso con calles que comunican ciudades como Hospitalet y la capital catalana.

"Tomaremos una decisión conjunta escuchando todas las miradas. Queremos facilitar la movilidad, pero también evitar aglomeraciones. Ese es el compromiso colectivo", añadió Colau, que se refirió en varias ocasiones a la "movilidad natural de la zona", que reúne a "cinco millones de personas". En ese concepto entrarían tanto la capital como todos los municipios colindantes.

"No es una carrera"

La alcaldesa se mostró orgullosa del cambio de fase, pero exigió prudencia. "No queremos ganar una carrera sino controlar los contagios con la máxima seguridad posible. No es una competición, lo que hay que hacer es avanzar sin dar pasos atrás y siguiendo criterios científicos", explicó Colau, que exhibió su preocupación por las imágenes de los últimos días con las playas abarrotadas.

"La ciudadanía ha hecho un gran esfuerzo para lograr estas medidas, pero hay que recordar que este fin de semana aún estamos en fase 0,5 o fase cero avanzada. Hay que respetar las normas. No está permitido el baño ni tomar el sol en las playas, hay que insistir mucho en ello", remarcó la dirigente barcelonesa.