28 may 2020

Ir a contenido

BAJO SOSPECHA

Johnson & Johnson dejará de vender polvos de talco en EEUU

La empresa enfrenta miles de demandas por supuestos vínculos del producto con el cáncer

La compañía mantiene que es seguro y continuará vendiéndolo en el resto del mundo

Idoya Noain

Bodegón de productos de higiene de la marca Johnson & Johnson.

Bodegón de productos de higiene de la marca Johnson & Johnson.

Johnson & Johnson anunció el martes que dejará de vender sus productos de polvos de talco en Estados Unidos y Canadá, aunque permitirá que se agoten las existencias ya en tiendas y seguirá ofreciendo el talco en el resto del mundo.

La empresa asegura que se trata de una “decisión comercial” que se enmarca en una reorganización planeada por el coronavirus, dice que está motivada únicamente por la caída de la demanda en esos dos países y defiende la seguridad de sus productos pero en EEUU enfrenta más de 19.000 denuncias en los tribunales. Esas demandas se basan en los supuestos vínculos de los polvos de talco con cánceres, especialmente de ovarios, y en acusaciones de que la compañía ocultó los riesgos vinculados a la potencial presencia de asbestos en los productos.

Sombras de ocultación

Entre quienes han celebrado como una victoria la decisión está el congresista de Illinois Raja Krishnamoorthi, que preside un subcomité centrado en protecciones al consumidor que investigó durante 14 meses a la compañía. Esa investigación, aseguró el político en un comunicado, “reveló que Johnson & Johnson supo durante décadas que su producto contiene asbestos y la empresa luchó para seguir empleando un método de pruebas que nunca permitiría que fuera detectado”.

Esa supuesta presencia de asbestos, un carcinógeno que puede contaminar el talco durante su extracción y que se vinculó al cáncer de ovarios por primera vez en 1958, se había convertido en el núcleo central de las demandas contra Johnson & Johnson en los últimos años, en las que la empresa ha sufrido algunas sonadas derrotas pero también algunas victorias, incluyendo la anulación de veredictos y multas en su contra en los procesos de apelación. Pero documentación presentada en los juicios reveló que la compañía llevaba al menos cinco décadas preocupada por la potencial presencia del carcinógeno en el talco y motivó investigaciones como la del Congreso, así como del Departamento de Justicia, la Comisión Nacional del mercado de Valores y autoridades en los estados de Misisipí y Nuevo México.

El pasado octubre la compañía retiró 33.000 botes de talco infantil del mercado después de que la agencia del medicamento de EEUU (FDA por sus siglas en inglés) detectara asbestos en uno de esos botes comprado en internet. La empresa luego dijo que numerosas pruebas realizadas por sus expertos no habían encontrado asbestos.

Johnson & Johnson no reconoce problemas con el producto y en el comunicado de anuncio de su decisión aseguró que “mantiene la confianza incondicional en la seguridad del polvo de talco para niños”. La compañía demás promete “seguir defendiendo vigorosamente en los tribunales el producto y su seguridad” y a la empresa “ante las acusaciones infundadas”.

Presencia en cosméticos

El paso dado ahora por Johnson & Johnson ha animado a grupos que combaten contra el uso del talco en otros productos cosméticos, que vinculan a otros cánceres como el mesotelioma, a que también los retiren del mercado. La FDA emitió varias alertas al respecto el año pasado, incluyendo una por presencia en una sombra de ojos que se vende en una cadena enfocada en adolescentes