polémica en el Bergadà

La residencia de Bagà pide la reincorporación de todo el personal, incluso el de baja

En el centro, azotado por el coronavirus, han muerto 29 de los 81 residentes

La residencia Salarich Calderer, en Bagà.

La residencia Salarich Calderer, en Bagà.

Se lee en minutos

El Patronato de la residencia Salarich Calderer de Bagà ha escrito una carta dirigida a todos los trabajadores en la que les pide la reincorporación al trabajo "de forma inmediata". Según ha avanzado 'Aquí Berguedà', en el escrito, la residencia pide la reincorporación del personal, tanto de los trabajadores que han dado negativo y tienen el alta médica como de las personas que están de baja, pero que su estado de salud les permite hacer este paso. La residencia de Bagà es una de las que más ha sufrido el coronavirus en Catalunya. Han muerto 29 de los 81 residentes. El alcalde, Joan Oña, asegura que la situación del centro es "dramática", pero lamenta que se haya "mal interpretado" la carta.

La fundación asegura en la carta a los trabajadores que "desde el punto de vista económico, la desgraciada pérdida de 29 residentes implica un fuerte descenso de ingresos que, en el contexto social y económico actual, no hacen prever su recuperación a corto y medio plazo". Por ello, anuncia "la reducción de gastos en todos los ámbitos de gestión", incluyendo también recortes en personal. Por todo ello, la residencia no solo pide la reincorporación inmediata de todo el personal de baja. También "el máximo esfuerzo y colaboración en tareas diarias" y "aportaciones y propuestas para revertir la situación". 

La misiva en cuestión

Noticias relacionadas

El alcalde Oña reconoce que algunos trabajadores han ofendido con la misiva, pero que el mensaje que se quería hacer llegar es que los números no salen y que no se pueden permitir tener tanto personal de baja. Por ello, piden a los trabajadores que, en la medida de lo posible y siempre que puedan, se vayan reincorporando al trabajo.

"Tenemos dinero para pagar la nómina de este mes, pero no las de junio", asegura. Oña dice que la intención de la carta no es ofender a nadie, sino "poner sobre la mesa que tenemos un problema grave y que debemos resolver entre todos, entre el personal, la Generalitat y el Patronato". "Si vamos por separado esto se hunde", asegura.