12 jul 2020

Ir a contenido

PANDEMIA

Save The Children pide un plan Marshall para salvar la educación

Reclama que los Presupuestos Generales del Estado tengan como prioridad la enseñanza y que el nuevo curso escolar comience con una reducción de currículos

Olga Pereda

Raúl Galarza, profesor de sexto de Primaria de la escuela La Llacuna, en Barcelona, mantiene este jueves una clase virtual con sus alumnos.

Raúl Galarza, profesor de sexto de Primaria de la escuela La Llacuna, en Barcelona, mantiene este jueves una clase virtual con sus alumnos. / FERRAN NADEU

"Europa se la juega. Europa necesita un nuevo plan Marshall para inyectar liquidez a las economías". La frase es del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. Hoy, Save the Children ha recordado que ese plan Marshall -la ayuda económica masiva que EEUU tendió a una Europa hecha cenizas tras la segunda guerra mundial- también hace falta para salvar la educación en España, golpeada brutalmente por la nueva enfermedad Covid-19.

La organización de defensa de la infancia pide que los planes autonómicos y estatales para la recuperación social y económica incluyan la educación como "una prioridad". Es decir, dinero. ¿Cuánto? Hace varias semanas, la fundación para la innovación COTEC calculó que cerrar las brechas abiertas en el alumnado por el impacto del coronavirus y el cierre escolar supondría una inversión de 5.000 millones de euros. La conclusión de Save The Children está clara: en los Presupuestos Generales del Estado de 2021 se debería apostar claramente por la educación.

Brecha económica

El cierre físico de los centros educativos -desde guarderías hasta universidades- ha abierto una enorme brecha entre los alumnos que viven en hogares con más renta y los que menos. La primera consecuencia es la desvinculación de la escuela, algo que conlleva peores resultados académicos, más repeticiones de curso y abandono escolar temprano (España es el país con mayor tasa, el 18%). "Los niños de madres que dejaron la ESO antes de terminarla abandonan el sistema educativo 10 veces más que los hijos de universitarias", recuerda el informe de Save The Children, presentado hoy.

El segundo impacto del cierre físico de las escuelas es el llamado ‘olvido veraniego’, que se da sobre todo en matemáticas y lectura y equivale a lo que se ha aprendido en un mes. También aquí importa -y mucho- la renta de los hogares. "En las casas con mayor poder adquisitivo se ve menos la televisión, se está más tiempo con los padres y se dedican más horas a realizar actividades y tareas de aprendizaje", destaca el estudio.

Falta de competencia digital

El tercer impacto del cierre escolar es la docencia digital. Los técnicos de la organización infantil explican que la implementación de la enseñanza 'online' se realizó en un primer momento de manera improvisada y precipitada. En este sentido la brecha digital supone un abismo entre las clases sociales. "No solo hay un problema de falta de dispositivos en los hogares sino también de falta de competencias digitales en las familias".

Nuevo curso escolar

De cara al nuevo curso -que empezará en parte siendo on line- Save the Children pide un refuerzo educativo a principios de septiembre para reenganchar a los alumnos con grupos de estudio que no deberían sobrepasar los seis estudiantes. La organización considera fundamental "priorizar y condensar el curículo desde un enfoque competencial" y recuerda que la OCDE ya apuesta por centrarse más en las estrategias de aprendizaje que en cubrir temas. El estudio pone como ejemplo a países asiáticos, que ya están reduciendo sus currículos para cambiar de enfoque: en lugar de la memorización el desarrollo de competencias. Este sistema debería estar basado en los proyectos, los problemas, el aprendizaje de la experiencia, la investigación y el debate.

Para no dejar a nadie atrás y que la escuela siga manteniendo su vital faceta de ascensor social, Save the Children pide dotar a los centros y a los estudiantes de tecnología y formación necesaria mediante la colaboración público-privada con las empresas de telecomunicaciones. También reclama dotar de financiación a las autonomías que que refuercen la capacidad de las plataformas digitales de las consejerías de educación. Reforzar las tutorías on line o telefónicas y organizar planes de bienestar psicosocial para el profesorado son otras de las prioridades de Save de Children.

En verano, refuerzo

Las medidas de urgencia deberían comenzar ya mismo, en verano. El informe recomienda la organización de na extensa oferta de programas educativos estivales suficiente para cubrir, al menos, al alumnado en situación más desfavorecida.