01 nov 2020

Ir a contenido

DESCONFINAMIENTO ANIMAL

Consejos para el correcto desconfinamiento de las mascotas

Los perros pueden sufrir cambios en su comportamiento, ansiedad y frustración por el estrés que les genera quedarse solos de golpe

Begoña González

Un hombre con su perro, en un banco playero de Barcelona, el 26 de abril.

Un hombre con su perro, en un banco playero de Barcelona, el 26 de abril. / AP / EMILIO MORENATTI

Del mismo modo que ha ocurrido con los seres humanos, los animales de compañía también han sufrido un importante cambio en sus rutinas durante los más de 50 días de confinamiento a causa del coronavirus. El cambio de rutinas, no solo ha sido de horarios o paseos en el caso de los perros, sino que no han podido relacionarse con otros animales o gozar de su intimidad en el caso de los gatos. Ahora, después de que algunas provincias hayan empezado a pasar de fase y puedan ir ampliando su libertad, es un buen momento para tener en cuenta consejos de los veterinarios para un correcto desconfinamiento de las mascotas. 

"La vuelta  la normalidad puede tener efectos negativos sobre nuestras mascotas sobre todo si no se hace correctamente en el caso de los perros. Hay que pensar que ahora los animales se pasan el día acompañados, cosa que para ellos es muy bueno, pero si de golpe les dejamos solos, los perros, por su condición de animales sociales, pueden sufrir problemas de ansiedades, miedos o frustración", asegura Marta Amat, Doctora en veterinaria, etología y profesora de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB).

Consejos para el desconfinamiento

Por eso, según aseguran desde el Consell de Col·legis Veterinaris de Catalunya, los perros sobre todo pueden desarrollar actitudes que antes del confinamiento eran poco habituales como llorar, ladrar, romper mobiliario e inlcuso hacer sus necesidades en casa tras perder el contacto con los humanos con los que conviven de forma abrupta. Para evitarlo, recomiendan ir dejando a los animales solos a ratos, para ir a hacer la compra, por ejemplo, o dejarlos solos en otra habitación de la casa, intentando siempre que no lo asocien a un castigo para evitar complicaciones mayores. "Les podemos dejar juguetes o comida en esa habitación para que lo asocien con un premio", explica la Doctora Amat. 

"En la nueva normalidad, debemos ir dejándolos solos de forma progresiva. En caso de detectar comportamientos negativos que antes no tenían, debemos consultar a los veterinarios y educadores cuanto antes para evitar que se compliquen y que tengan una mejor solución", insiste. Para los gatos, conejos, hurones y reptiles, la desescalada será más sencilla porque volverán a recuperar la privacidad que habían perdido al verse obligados a convivir 24 horas con sus dueños. 

Consejos para aliviar el confinamiento a las mascotas

Mientras no lleguemos a la nueva normalidad, hay que tener en cuenta ciertos consejos para hacer más llevadero el confinamiento a nuestras mascotas. "Debemos mantener las rutinas de salidas, juegos y comidas en la medida de los posible y habría que tratar de mantenerlos una vez terminado el confinamiento", explica la Doctora Amat. 

Asimismo, es importante respetar sus horas de descanso, que no son las mismas que las de una persona, "sobre todo en el caso de que haya niños en casa" para evitarles un mayor estrés. Además, para que sufran lo mínimo posible los cambios de rutina, deberíamos mantener la actividad física en la medida de lo posible. Para los perros, además, es importante entender que han de salir de pasear, se tenga o no jardín, pues es necesario para ellos airearse, oler y relacionarse con el entorno. 

Además, según avisa Amat, "hay que evitar los castigos en casos de mal comportamiento porque a menudo no se hace de la forma correcta y solo consiguen estresar más al animal, cosa que afectará negativamente al vínculo entre él y su dueño a causa del miedo". 

Castigar de forma correcta

Según defiende la Doctora Amat,"es adecuado premiar las conductas positivas pero es cierto que a veces el catigo puede ser eficaz si se realiza de la manera correcta. Debe ser contundente, pero nunca físico, de hecho está contraindicado". "El castigo puede ser solo un tono de voz contundente y debe ser en el momento que ocurre lo que no queremos que haga nuestra mascota", explica la Doctora. "En el momento en que el animal deje de hacer eso que no queremos que haga, hay que premiarle para que entienda que ha actuado correctamente al dejar de hacerlo", puntualiza. 

Además, para evitar el estrés, hay que jugar con los animales marcando bien el inicio del juego y el fin para que entienda que después no debe venir a seguir jugando. Para ello son adecuadas los juguetes con comida para que vaya relajándose solo tras haber estado compartiendo un rato con las personas. 

En la misma línea, los gatos "deberían poder tener aceso a zonas elevadas como estanterías o plataformas para permitir que tenga más espacio y pueda elegir cuando quiere disponer de su privacidad, que por estar ahora confinados en casa no puede disponer como antes", explica la Doctora. "Hay que jugar con ellos también y deberíamos proporcionarles sitios donde esconderse, porque para los gatos es básico y les reduce muchísimo el estrés ahora se encuentran encerrados con muchos más estímulos y ruidos que habitualmente", explica la Doctora Amat.