09 ago 2020

Ir a contenido

EMERGENCIA SOCIAL

Cruz Roja prevé que el número de personas vulnerables en Catalunya ascienda a 200.000 en dos meses

"Nuestro objetivo es que nadie se quede sin sus necesidades básicas cubiertas", afirma Josep Quitet

Efe

El presidente de Cruz Roja Catalunya, Josep Quitet, ha explicado que la previsión de la organización es que en solo dos meses suban a 200.000 las personas en situación de vulnerabilidad. / EFE VÍDEO

El presidente de Cruz Roja Cataluña, Josep Quitet, ha explicado que su objetivo es no dejar a nadie sin cobertura tras la crisis sanitaria y social del coronavirus y que la previsión de la organización es que en solo dos meses suban a 200.000 las personas en situación de vulnerabilidad.

En una entrevista con Efe, el día que la organización internacional celebra 156 años, Quitet ha explicado que Cruz Roja Cataluña ya ha atendido a 150.000 personas, que no tenían cubiertas necesidades básicas como la alimentación o el acompañamiento, una cifra que en los próximos dos meses creen que aumentará en 50.000 más según la tendencia actual.

Emergencia social

"Tras la fase de emergencia vendrá ahora la fase de recuperación", ha advertido Quitet, quien ha querido agradecer a los más de 7.000 colaboradores de Cruz Roja solo en Cataluña, entre trabajadores y voluntarios que "se están dejando la piel" por el coronavirus.

La crisis provocada por el coronavirus "no tiene precedentes", ha destacado el presidente en Cataluña de Cruz Roja, quien ha apuntado que su objetivo desde el primer caso ha sido "que ninguna persona vulnerable de la edad que sea o viva donde viva se quede sin sus necesidades básicas cubiertas".

En ese sentido, ha destacado las necesidades de alimentación y el apoyo a familias monoparentales, gente mayor, infancia o personas con movilidad reducida. Cruz Roja Cataluña ha entregado en los últimos dos meses de pandemia 571.000 kilos de alimentos.

90.000 llamadas

En las últimas semanas, los voluntarios de Cruz Roja han realizado hasta 90.000 llamadas, sobre todo a personas mayores, para atenderlas en sus necesidades para ir a la compra o la farmacia y también para ayudarlas a vencer la soledad. Muchas de las llamadas de acompañamiento las han realizado los voluntarios de más edad, dentro de la franja de colaboradores de Cruz Roja, para que los más jóvenes pudieran hacer tareas a pie de calle, donde el riesgo de contagio era mayor. En ese sentido, Quitet ha señalado que han ayudado a repartir en los medios de transporte público hasta 415.000 mascarillas.

Tras lo peor de la emergencia sanitaria, en la "fase de recuperación" en la que según Quitet se entra ahora, pondrán igualmente el énfasis en "las personas invisibles, la personas con precariedad laboral, personas que viven o sobreviven de la economía sumergida y que no acceden a las ayudas oficiales". "Queremos ser en el nuevo periodo el respirador que necesitarán las personas que ahora van a entrar en la UCI social", ha añadido Quitet, que incide en que "es la operación de mayor envergadura para Cruz Roja en más de 150 años".

El responsable en Cataluña ha destacado el trabajo de colaboración público-privada con las administraciones en esta crisis y, preguntado sobre si habría podido ser gestionado el coronavirus sin su organización, Quitet ha apuntado que "si no existiera, después de la pandemia tendrían que habernos inventado".

"Se hubiese puesto de manifiesto la necesidad de crear esta organización internacional como Cruz Roja porque el coronavirus es un fenómeno internacional que hay que abordar con colaboración de todas las partes del mundo", ha señalado.

Experiencia mundial

Quitet ha destacado que la capacidad de Cruz Roja en España para atender a una emergencia sin precedentes como la de la enfermedad Covid-19 tiene que ver con la experiencia de la organización en multitud de crisis humanitarias en todo el mundo.

"Esto será un antes y un después para la Cruz Roja y también, claro, para la sociedad, todos tenemos que sacar conclusiones. La humanidad debería hacerse un planteamiento de futuro: hace falta un nuevo sistema de gobernanza internacional y no actuar de forma individual, sino en clave colectiva", ha razonado.

En ese sentido, ha señalado que la humanidad podría seguir el modelo de Cruz Roja con sus principios de neutralidad, imparcialidad, universalidad y unidad. "Es la utopía de la que hablaba el fundador de Cruz Roja, Jean-Henry Dunant. Un mundo que precisamente por utópico hace obligatorio en nuestra realidad la existencia de un proyecto como Cruz Roja", ha concluido. 

Temas Cruz Roja