30 sep 2020

Ir a contenido

para acorralar al coronavirus

Polémica por los datos sobre test aportados por España a la OCDE

El organismo internacional coloca a las autoridades españolas entre las diez que más análisis realizan y luego rectifica a la baja

El PP critica que el Ejecutivo central utilice y presuma de cifras que no son buenas ni coinciden con las de las autonomías

El Periódico

Una enfermera hace un test rápido a una mujer para ver si es portadora del coronavirus, en Murcia.

Una enfermera hace un test rápido a una mujer para ver si es portadora del coronavirus, en Murcia. / EFE / MARCIAL GUILLÉN

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) difundió el lunes una estadística en la que situaba a España entre los diez primeros países del mundo (en concreto en el octavo lugar) que más pruebas del nuevo coronavirus realizan. Rápidamente tanto el ministro de Sanidad, Salvador Illa, como el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y otros miembros del Ejecutivo se hicieron eco de esta noticia en redes sociales y el titular de Sanidad presumió de la misma en rueda de prensa.

Posteriormente, sin embargo, la OCDE rectificó, colocando a España en el puesto 17 (de un total de 36 que conforman en ranking). El descenso en la clasificación se debe a que la OCDE elabora su lista con los datos que le proporcionan los propios países directamente y el equipo de Sánchez incluyó en la información que facilitó al organismo internacional los tests rápidos serológicos, encargados de detectar anticuerpos frente a la Covid, mientras que el resto de países solo cuentan los PCR, que son los que detectan la presencia activa del virus. El PP puso rápidamente el grito en el cielo, acusando al Ejecutivo de presumir de datos inflados y falsos que, además, no cuadraban con los ofrecidos por las autonomías.

Ante la polémica, el Gobierno difundió el lunes por la noche un comunicado en el que asegura que envió a la OCDE los datos desglosados de test realizados, los PCR de un lado y los de anticuerpos por otro. Pero, según afirma, "fue posteriormente decisión única y exclusiva de la OCDE publicar el gráfico que establecía el ranking de países [...] con test de diagnóstico conjunto, sin discriminar técnicas".   

El Gobierno asegura que se ha puesto en contacto con el organismo internacional para pedir una aclaración y que esta se ofrecerá hoy. De momento, según difundió la Moncloa, el director de Empleo, Trabajo y Asuntos Sociales de la OCDE, Stefano Scarpetta, señaló que los datos enviados por los países son "preliminares", por lo que la institución "seguirá analizándolos para asegurar que se pueda establecer una comparación entre países".

Previamente, el lunes por la mañana, a través de su cuenta personal de Twitter, el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, destacó lo "bueno" que significa ver que España está en el 'top 10', ya que (según los datos conjuntos de ambos test) realiza 28,6 pruebas por 1.000 habitantes, mientras que la media europea se sitúa en el 22,9.

Según la primera estadística difundida, España se encuentra en el puesto octavo en un ranking liderado por Islandia (134,9), seguido de Luxemburgo (64,6), Estonia (36,9), Lituania (36,6), Israel (30), Italia (29,7) y Suiza (28,8). Por detrás de los españoles, siempre teniendo en cuenta la suma de ambas pruebas, se encuentran Noruega (28,5), Austria (25,9), Dinamarca (25,3), Letonia (25,2) o Alemania (15,1).

A la cola se sitúan México (0,4), Japón (1,8), Grecia (5,8), Hungría (6,6), Polonia (7,4), Chile (8,1), Francia (9,1), Suecia (9,4), Reino Unido (9,9), Turquía (10,7), Países Bajos (11,3), Corea (11,6), Eslovaquia (13), Finlandia (14,4), Estados Unidos (15,6), Bélgica (17,8) o Canadá (18,4), entre otros.