Cazan a un conductor en Galicia cuadruplicando la tasa de alcohol que rompió el confinamiento "porque se aburría"

Ya había sido denunciado previamente por incumplir el estado de alerta el pasado 21 de marzo

Un agente de la Guardia Civil realiza un control en el puente de Hendaya, en la frontera que separa la localidad vasca de Irún de Francia.

Un agente de la Guardia Civil realiza un control en el puente de Hendaya, en la frontera que separa la localidad vasca de Irún de Francia. / Europa Press / Javi Colmenero

Se lee en minutos

E. P.

Agentes de la Guardia Civil interceptaron a un vecino de Verín que circulaba borracho en su vehículo y cuadriplicando la tasa de alcoholemia. En concreto, el conductor fue sorprendido la madrugada del viernes al sábado por un control en el kilómetro 1 de la N-532, en el casco urbano del municipio, incumpliendo las medidas de confinamiento decretadas con motivo de la alerta sanitaria.

Cuando los agentes le preguntaron por su justificación, el hombre manifestó que se aburría de estar encerrado en su domicilio y que se dirigía a casa de un amigo "a tomar algo". El conductor ya había sido denunciado previamente por incumplir el confinamiento el pasado 21 de marzo.

Por otro lado, un vecino de Oímbra fue sorprendido en Videferre borracho al volante el 9 de abril sobre las 20.00 horas, y denunciado por conducción temeraria y alcoholemia positiva, tras intentar huir de los agentes de la Guardia Civil.

También fue interceptado otro hombre con su vehículo por la A-52 y que venía desde Madrid, con destino a Tui. En concreto, los agentes lo pararon en el kilómetro 124 de la citada vía a la altura de A Gudiña.

Tráfico de drogas

Te puede interesar

Por otro lado, la Guardia Civil de A Rúa imputó el pasado jueves a dos vecinos del municipio por un delito de tráfico de drogas y otro de desobediencia por incumplir el confinamiento.

En concreto, el joven M.C.B de 22 años y B.B.C de 25 años, que se encontraban de dos vehículos en una calle de A Rúa. Al ver a los agentes de la Guardia Civil, arrojaron un bulto hacia una finca colindante, que resultó ser una bolsa con 200 gramos de marihuana.