30 sep 2020

Ir a contenido

seguridad aérea

Los incidentes con drones en Catalunya se quintuplican en cuatro años

El aeropuerto de El Prat es el que más accidentes acumula, con 86 casos, seguido por Madrid-Barajas

Los Mossos denuncian a un piloto que sobrevolaba BCN sin permiso y poniendo en riesgo el tráfico aéreo

Anna Rocasalva

Un dron, en una foto de archivo.

Un dron, en una foto de archivo. / pixabay

Los incidentes con drones en Catalunya se han quintuplicado en cuatro años según los datos de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa), pasando de 10 casos en el 2015 a 54 en el 2019. Un porcentaje de aumento del 440%. En el total de España se han producido 470 incidentes relacionados con este tipo de vehículos en los aeropuertos y zonas aéreas protegidas desde 2015.

El aeropuerto barcelonés de El Prat ha sido el que más accidentes ha registrado en los últimos años, con 86 casos; seguido del de Madrid-Barajas, con 52; el de Sabadell, con 46; y el de Ibiza, con 36. 

Los avances tecnológicos, la reducción de precios y la variedad de usos provoca que haya una gran proliferación de drones por todo el territorio y que aumente su mala praxis o actitudes negligentes por parte de los usuarios. 

Esta semana, los Mossos d’Esquadra han denunciado a un piloto que sobrevolaba Barcelona con su dron sin permiso, poniendo en riesgo el tráfico aéreo,  ya que volaba a más de 500 metros de altura. Según la policía catalana, había realizado 36 salidas ilegales para poder colgar las fotos en Instagram.

Aumento de los operadores

Desde el 2018, los operadores de drones en España han aumentado un 18%. Sólo en Catalunya AESA ha contabilizado 597, lo que la sitúa en el tercer puesto del listado de comunidades autónomas con más operadores, por detrás de Andalucía y Madrid. 

Pero estas cifras sólo corresponden a aquellas empresas o personas físicas que realizan una actividad económica, con lo cual, están obligadas a registrarse en la Agencia Estatal de Seguridad Aérea y a tener una formación y una certificación. Sin embargo, el uso recreativo de drones no está contabilizado “y, con toda probabilidad, la cantidad ha ascendido de forma exponencial estos últimos años”, informan fuentes de AESA.

En este sentido, las autoridades alertan de que hay que tomar precauciones y seguir la normativa vigente porque su incumplimiento puede comportar sanciones de hasta 225.000 euros, además de una denuncia penal en los casos más graves.

Fotografías para Instagram

Para los aficionados a las postales aéreas resulta tentador aprovechar el paisaje urbano desértico de estos días de confinamiento para sacar instantáneas del ‘skyline’ de distintas ciudades. Las impresionantes fotos suelen hacerse virales rápidamente y pueden usarse para ganar multitud de seguidores en las redes sociales o incluso hacer negocio gracias a la publicidad. 

En rojo, el espacio aéreo donde está prohibido el uso de drones recreativos / enaire drones

Sin embargo, estos vuelos son ilegales cuando se trata de ciudades como Barcelona, que forman parte del Espacio Aéreo Controlado (CTR). “El uso de drones recreativos está totalmente restringido porque pueden interferir con el vuelo de otro tipo de aeronaves o pueden poner en peligro las personas que están en tierra si cae el vehículo. Además, si el dron se encuentra dentro de la zona de influencia de un aeropuerto puede tener consecuencias nefastas”, explican fuentes de AESA.
 
Precisamente, el pasado martes los Mossos d'Esquadra identificaron y denunciaron a un hombre que había realizado, durante las últimas semanas, hasta 36 vuelos ilegales con drones por encima de Barcelona. “El hombre utilizaba el dron de forma irregular y, además, de forma muy peligrosa, ya que en la mayoría de vuelos superaba los 500 metros de altura, una cota muy superior a la legalmente establecida para estas aeronaves, situada en 120 metros”, ha explicado la policía catalana en un comunicado.

Los agentes, que llevaban semanas siguiéndole la pista, pudieron constatar que en algún caso la altura alcanzada fue superior a la de algunas aeronaves tripuladas. Asimismo, realizaba estos vuelos dentro del espacio aéreo controlado del aeropuerto del Prat y muy próximo a helipuertos utilizados para servicios de emergencia.

“Estos vuelos se intensificaron notablemente en el momento que se decretó el estado de alarma y el consiguiente confinamiento. Y los llevaba a cabo tanto de día como por la noche e incrementaba considerablemente no sólo la altura, sino también la distancia”, explican los Mossos.

El piloto registraba imágenes de la ciudad de Barcelona con el objetivo de publicarlas a través de sus redes sociales, concretamente Instagram, donde acumula más de 14.000 seguidores.

Drones recreativos, ¿qué hay que saber?

Para un uso recreativo no hace falta ninguna licencia, seguro o documentación administrativa pero hay que hacerlo con seguridad y de acuerdo con la normativa vigente.

El dron jamás puede sobrepasar la altura máxima de 120 metros de altura sobre el terreno o sobre el obstáculo más alto.

En ningún caso se puede volar a menos de ocho kilómetros de cualquier aeropuerto o aeródromo, o en un Espacio Aéreo Controlado. En el caso de Barcelona, el CTR (Controlled Traffic Region) del aeropuerto de El Prat empieza desde el centro del aeropuerto y llega por el norte hasta Mataró y por el sur hasta Calafell, afectando a la parte de interior por el oeste y el este.

Si se quieren hacer fotografías o vídeos, hay que cumplir además la ley de protección de datos, del derecho al honor, de la intimidad, la propia imagen y las restricciones de toma de imágenes aéreas.