27 may 2020

Ir a contenido

Decreto de alarma

La Guardia Urbana de Barcelona hace controles nocturnos para impedir ir a segunda residencia

Efe

Control de la Guardia Urbana de Barcelona en la salida de la ciudad por la Gran Vía de Les Corts Catalanes

Control de la Guardia Urbana de Barcelona en la salida de la ciudad por la Gran Vía de Les Corts Catalanes / FOTO LAURA GUERRERO

La Guardia Urbana de Barcelona realizará controles nocturnos hasta el domingo y de entrada en la ciudad el lunes para evitar desplazamientos a segundas residencias durante la Semana Santa. 

El teniente de alcalde de Prevención y Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, ha advertido, en rueda de prensa, de que en la segunda fase de la "operación no salida" de Semana Santa, "no puede volver a pasar" como el fin de semana pasado, en que hubo quien "burló las normas de confinamiento".


"Si alguien piensa que los controles se relajarán, no será así", ha dicho Batlle, que ha anunciado que 140 agentes de la Guardia Urbana velarán por que solo se produzcan desplazamientos ligados a los servicios esenciales, por lo que habrá, a diferencia de el pasado fin de semana, controles nocturnos y tanto de entrada como de salida de la ciudad.
"Habrá controles a la entrada el domingo y el lunes para controlar a los que infringieron el confinamiento y pusieron en peligro la salud de los vecinos de donde fueron y que pueden poner en peligro a los de Barcelona por este desplazamiento", ha anunciado Batlle.
Ha sostenido que "el confinamiento es norma esencial de convivencia y de respeto" y que en estos momentos "no son medidas caprichosas", y ha apelado "al civismo y la solidaridad"
El teniente de alcalde barcelonés ha anunciado también que en los próximos cuatro días de la Semana Santa, la Guardia Urbana y los Mossos d'Esquadra intensificarán los controles de la movilidad a pie, restringida durante el confinamiento por el coronavirus.
Sin revelar en qué barrios, Batlle ha explicado que la Guardia Urbana ha detectado una "cronificación de la presencia no lógica de gente en el espacio público" y ha subrayado que "el buen tiempo de estos días no puede ser una excusa para romper el confinamiento".
La horquilla de casos detectados de personas que no respetan el confinamiento domiciliario está entre los 800 y los 1.000 diarios y, según Batlle, la mayoría son "reincidentes y reiterativos".
El teniente de alcalde también ha manifestado la preocupación por el aumento de la velocidad con la que circulan los vehículos por la ciudad en estos días sin tráfico. 
Según los datos facilitados por la Guardia Urbana, este mes de marzo de 2020 los radares fijos y móviles de Barcelona han hecho 58.607 captaciones de vehículos que superaban la velocidad permitida, más del doble de las 24.974 que hicieron en marzo de 2019.