01 dic 2020

Ir a contenido

CORONAVIRUS

Parir sola, ver nacer a tu hijo en el móvil

El nuevo reglamento de la Conselleria de Sanitat valenciana impide a la mujer tener acompañante en la sala de dilatación y el paritorio

Restringe su presencia a la habitación por el riesgo de contagio, aunque la OMS pide que se mantenga la compañía, como pasa en Barcelona y Madrid

Nacho Herrero

Una mujer embarazada, que debe parir en los próximos días, protegida con una mascarilla.

Una mujer embarazada, que debe parir en los próximos días, protegida con una mascarilla. / Miguel Lorenzo

Sara no se llama Sara pero es que últimamente hay muy pocas certezas en su vida. A la larga lista general de incertidumbres por la crisis del coronavirus (confinamiento, salud, familiares, trabajos…), ella y su pareja añaden que están a punto de ser padres. Su hija nacerá en estado de alarma en un contexto de una pandemia mundial, eso sí que lo saben.

Lo que parece claro también es que según el nuevo reglamento de la Conselleria de Sanitat valenciana, Sara parirá sin que él le pueda coger la mano y que, en el mejor de los casos, él podría ver el nacimiento por una videollamada. Con suerte, el primer llanto lo oiría por Whatsapp o Zoom, que se lleva mucho. Si no puede ser, le enviarán fotos.

Medida inédita

Hasta ahora, en la Comunitat Valenciana había una instrucción general, una recomendación según el departamento, de que sólo menores y dependientes podían estar acompañados en estos centros. De ahí, esas muertes en soledad y el sistema de comunicación por tabletas y teléfonos que se ha ideado para conectar a enfermos y familiares. Pero hasta los centros valencianos mantenían la posibilidad de asistir al parto, si las circuntancias lo permitían. 

Eso ahora ha cambiado y la Conselleria ha enviado este fin de semana un nuevo protocolo a todos los hospitales valencianos que impide ese acompañamiento a la mujer en la sala de dilatación y en el paritorio.

Tanto en el Hopital Vall d'Hebron de Barcelona como el de Hospital de La Paz en Madrid, dos de los referentes en este campo, confimaron a EL PERIÓDICO que se mantiene la posibilidad de tener un mismo acompañante durante todo el proceso de parto, también en el paritorio.

Videollamada

En sus nuevas directrices, la conselleria valenciana apunta que “el acompañamiento al parto puede suponer una situación de riesgo de contagio para la madre, para el recién nacido, para la pareja y para el propio personal que desarrolla su labor asistencial” y establece nuevas normas.

Se interrumpe el acompañamiento en dilatación y paritorio y se limita a una única persona el acompañamiento en planta en todo el proceso, siempre que no  haya tenido síntomas de coronavirus o no haya dado positivo en los 14 días previos.

Además, ese acompañante no podrán salir de la habitación durante la estancia de la madre en el hospital y en el caso de que la gestante haya tenido síntomas de coronavirus sólo se permitirá esta compañía si hay material de protección.

Allí tendrá que esperar 'la' llamada.“Si la disposición de personal asistencial así lo permite, se activará una videoconexión en directo mediante un dispositivo Smart para que pueda presenciar algunos momentos de los procesos de dilatación o expulsión”, señala el protocolo. Si eso no pudiera ser siempre se le “harían llegar imágenes del recién nacido”.

La OMS, al revés

Pero hay muchas parejas a las que eso no les basta. Quieren estar juntos si algo no va bien y también disfrutar esa experiencia única si todo sale según lo previsto. La disposición va en contra de la directriz de la OMS, que se supone que guía las actuaciones sanitarias estos días y que ha recalcado que para cualquier mujer, haya tenido COVID 19, sus síntomas o nada de eso, “una experiencia segura y positiva” implica, entre otras cosas, “estar acompañada por una persona de su elección durante el parto”.

La consellera valenciana, Ana Barceló, no quiso aclarar este lunes por qué se han desmarcado de la Organización Mundial de la Salud en esto y se limitó a insistir en que se trata de una medida para reducir el contagio de todos los implicados.

Preguntada por la razón por la que ese riesgo disminuye en la habitación respecto al paritorio afirmó que “las salas de parto son utilizadas por otras mujeres y entonces tendría que hacerse una desinfección de toda la sala antes de que entrara otra gestante”.  Se entiende que la habitación, aunque sin tanta urgencia, también tendrá que ser desinfectada después pero no se ha dado detalle de eso.

Criticas de matronas

El nuevo reglamento ya ha recibido las primeras críticas abiertas. El equipo de matronas del Hospital de La Marina Alta (Dénia) ha mostrado su “profundo desacuerdo” con el reglamento y destacan que “la situación de emergencia sanitaria que atravesamos no puede servir para arrebatar derechos esenciales para las madres y los padres por los que tanto hemos luchado en los últimos años, máxime, cuando no existe evidencia que avale esta práctica”.

Además, resaltan que en hospitales pequeños y con pocas matronas, la labor del acompañante es fundamental. De hecho, recuerdan que “existe evidencia de que el curso de los partos es más tórpido en la medida en que las mujeres se sienten desamparadas y violentadas”.  Y una videollamada, cálida no es.

También la Associació de Comares de la Comunitat Valenciana ha mostrado su oposición a una orden que "se ha emitido sin firma de la persona responsable y sin expresión de la autoridad de la que procede" y que según aseguran "lesiona derecho y libertades". Apuntan que viola la ley de sanidad valenciana y que se trata de un acto administrativo "nulo de pleno derecho" que "no debe ni puede atenderse".