29 may 2020

Ir a contenido

FIN A TRES SEMANAS

El Govern pide levantar el cierre del área de Igualada

El Gobierno debe autorizar el levantamiento del confinamiento perimetral

Daniel G. Sastre

Intercambio de mercaderías en la rotonda de la C-15 y la C-37, en Òdena.

Intercambio de mercaderías en la rotonda de la C-15 y la C-37, en Òdena. / MARC VILA

Tras más de tres semanas de cierre total, el Govern ha propuesto este sábado levantar el confinamiento perimetral de Igualada y otros tres municipios de la Conca d'Òdena -Vilanova del Camí, Santa Margarida de Montbui y Ódena-, para equiparar su situación a la del resto de Catalunya. La zona fue la primera en la que se adoptaron medidas severas contra la expansión del coronavirus, porque el primer gran brote de la comunidad se detectó allí.

A partir de ahora, los habitantes de la Conca d'Òdena podrán abandonarla por un motivo justificado, como el resto de españoles. Siempre que el Gobierno, que es quien toma estas decisiones desde la declaración del estado de alarma, apruebe la propuesta de la Generalitat. Hasta ahora no ha habido trabas al respecto.

Las tres semanas de confinamiento específico han provocado malestar en los ciudadanos y en los ayuntamientos afectados, que se han quejado en público de algunas repercusiones de la decisión del Govern. Los cuatro alcaldes, de distintos colores políticos, han denunciado falta de comunicación con la Generalitat. El último choque llegó el pasado viernes, cuando la 'consellera' de Salut, Alba Vergès, informó de que el día anterior no había habido ningún muerto en Igualada y el alcalde de esa ciudad, Marc Castells, tuvo que salir a corregirla para subrayar que en realidad fallecieron 11 personas y para lamentar el "mensaje equívoco" que se podía estar dando a la población. 

Errores en el recuento de fallecidos

Vergés quiso justificarse este sábado diciendo que el Govern solo ofrece "datos contrastados en registros oficiales" y que ahora también se nutren de información que les llega directamente de las funerarias, pero que no pueden divulgar cifras no contrastadas por ellos. "Nosotros sí que sabemos lo que pasa cada día en las funerarias", responden en privado desde uno de los ayuntamientos afectados. Según ha explicado Vergès, a Salut le constan ahora 147 muertos por coronavirus en la Conca d'Òdena desde que comenzó la pandemia, a los cuales podrían sumarse 12 más cuya causa se está determinando.

La portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha anunciado finalmente este sábado que el Ejecutivo catalán quiere poner fin a la situación diferenciada de Igualada. Pero ha añadido que, por mucho que esa decisión pueda "invitar al optimismo", no debe hacer que se "baje la guardia en ningún caso" porque relajar el confinamiento puede llevar a un "efecto rebote" y a la multiplicación de los contagios.

"Ya no tiene sentido"

La Generalitat aduce que el confinamiento perimetral de la Conca d'Òdena, dictado el pasado 12 de marzo, "ya no tiene sentido", porque los vecinos de la zona se encuentran en la misma situación que el resto de los catalanes. "Estamos todos encerrados en casa", ha constatado el 'conseller' de Interior, Miquel Buch. El Govern trasladó su propuesta al ministerio de Sanidad para que la autorice.

La portavoz del Govern ha avisado de que los "controles dinámicos en todo el territorio" continuarán y ha pedido "no relajar el confinamiento", pues vamos "en buen camino" y no seguir las órdenes de las administraciones puede echar a perder lo logrado hasta ahora, informa Efe.