18 sep 2020

Ir a contenido

LA LUCHA CONTRA EL CORONAVIRUS

El debate de las mascarillas: ¿hace falta que las lleve todo el mundo o no?

Países como Israel, República Checa o Eslovaquia obligan a usarlas para evitar la propagación del covid-19

La OMS insiste en que solo son necesarias para infectados y personal médico y pone el foco en otras precauciones

Efe

Ciudadanos hacen la compra con mascarillas en Viena.

Ciudadanos hacen la compra con mascarillas en Viena. / EPA

Llevar mascarilla o no. Para todos o sólo para los contagiados. Factor decisivo o apenas una ayuda. El debate sobre si taparse la boca y la nariz ayuda a contener la expansión del coronavirus vuelve a estar sobre la mesa. Algunos países, como Israel, República Checa y Eslovaquia, han hecho obligatorio su uso. Mientras, la Organización Mundial de la Saud (OMS) se muestra, cuando menos, escéptica. En China, se recomienda usar mascarilla al salir de casa y en EEUU se lo están planteando. El hecho de que no haya mascarillas para toda la población mundial es otro factor que marca el debate.

Frente al criterio de la OMS, y a pesar de la falta de certeza científica, hay médicos y expertos que opinan que mejor llevar una mascarilla casera que ninguna. "Muchas personas piensan que usar una máscara los protege de la contaminación, mientras que en realidad reduce las fuentes de transmisión", ha dicho el profesor KK Cheng, especialista en salud pública en la Universidad de Birmingham (Inglaterra).

República Checa y Eslovaquia son los dos únicos países en Europa que han impuesto el uso obligatorio de mascarillas al salir de casa. A ellos se suma ahora Austria con la obligación de emplearlas en los supermercados, y Eslovenia en cualquier espacio público cerrado.

En estos cuatro países, una bufanda o una prenda de ropa que cubra nariz y boca, y limite la expulsión del virus al toser o estornudar, se acepta como sustituto de las mascarillas.

El COVID-19 ha traído la mascarilla, pero en Asia llevan décadas usándola. ¿Por qué? / ZML

En Hungría las autoridades, siguiendo las consignas de la OMS, desaconsejan su uso a quienes están sanos porque creen que genera una falsa sensación de seguridad, al tiempo que reconocen que no hay suficientes mascarillas para toda la población, por lo que no es posible imponer su uso.

Bulgaria ha sido el mejor ejemplo de las dudas y el debate sobre las mascarillas: en apenas unas horas el Gobierno pasó de imponer su uso bajo pena de multas de 2.500 euros, cuatro veces el salario medio, a dar marcha atrás porque "no hay consenso en la sociedad".

La opinión de la OMS

La OMS ha tratado de aclarar el asunto con una serie de sencillas recomendaciones. Quienes están enfermos, deben usar máscaras para evitar contagiar a otros. Quienes cuidan y tratan a los enfermos, deben llevarlas también para protegerse del contagio. Resumiendo, la OMS no recomienda el uso de máscaras para la población sana, pero tampoco critica a los países que recomiendan llevarla.

Este mismo jueves, y ante el resurgir del debate, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha señalado: "La OMS recomienda el uso de mascarillas médicas para las personas que están enfermas y quienes las cuidan. "Sin embargo, en estas circunstancias, las mascarillas solo son efectivas cuando se combinan con otras medidas de protección". 

El organismo internacional recuerda que esa prenda es habitualmente usada de forma errónea, o puede dar una falsa sensación de seguridad o hacer que se olvide la medida más eficaz: guardar distancias y lavarse las manos.

"El uso de mascarillas en sí no garantiza la protección si no se combina con otras medidas. El problema es que la gente que las utiliza puede tener un falso sentimiento de seguridad y olvidar otros gestos esenciales como lavarse las manos", explicó esta semana el portavoz de la OMS, Tarik Jasarevic.

Obligatorio en Israel, República Checa y Eslovaquia

El Gobierno checo decretó el pasado 18 de marzo la obligación de cubrirse la boca y la nariz en lugares públicos, mediante una mascarilla o otra prenda, como una bufanda. República Checa se convirtió así en un país pionero en Europa en adoptar esa medida.

El primer ministro checo, Andrej Babis, aconsejó incluso esta semana al presidente de EEUU, Donald Trump, a que adopte la misma decisión. "Señor presidente Trump, intente combatir el virus a la manera checa. ¡Llevando una simple máscara textil reduce la extensión del virus en un 80 %! La República Checa ha hecho obligatorio llevar mascarillas en lugares públicos", explicó Babis en un Tweet.

"De acuerdo con nuestra experiencia profesional, una simple máscara casera puede prevenir hasta en un 100% la difusión de microgotas que pueden estar infectadas", explica Vladimir Zdimal, jefe de Departamento de Química y Física de Aerosoles de la Academia de Ciencias checa.

Israel ha sido, de momento, el último país en sumarse a hacer obligatorio el uso de mascarillas. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha ordenado a la población que las use al salir a la calle como medida de protección frente al coronavirus. Netanyahu ha señalado que aquellos que no dispongan de mascarillas pueden improvisar alguna forma de cubrirse la cara, como usar bufandas.

En esta línea se ha expresado también el director general del Ministerio de Sanidad, Moshe Bar Siman-Tov, que ha reiterado a la población que no se apresuren a comprar mascarillas, ya que deberían reservarse para los profesionales sanitarios, pero que pueden improvisarlas con otros materiales y gomas elásticas. Lo más importante, según ha destacado, es que la nariz y la boca queden cubiertas.

Máscarillas al ir a comprar

En Austria, donde la expansión de la epidemia está aún bajo cierto control, con un número relativamente bajo de infectados confirmados, hospitalizados y fallecidos, será obligatorio a partir del lunes próximo usar las máscaras dentro de los supermercados.

Esta decisión del Gobierno ha sido paralela a la publicación de un informe, realizado por matemáticos y médicos de la Universidad de Viena, en la que se recomienda su uso para reducir el "factor de replicación", es decir, el número de personas a las que un infectado contagia de media.

"Incluso si la protección individual de las máscaras puede que no sea muy alta, el efecto estadístico sobre la propagación de la enfermedad parece ser considerable", argumentan estos expertos.

Con todo, el Gobierno austriaco ha insistido en que el uso de máscaras, que serán repartidas gratuitamente a la entrada de los supermercados, no sustituyen en ningún caso la recomendación básica de mantener un metro de distancia con otras personas y reducir al mínimo posible el contacto social.

Pequeña aportación

"Esta medida llega en el momento adecuado. También en Austria hubo al principio de la pandemia colegas que dijeron que las máscarillas no eran necesarias. Yo, que no siempre he sido un defensor de ellas, me alegro de que se aplique", explica a Efe Norbert Nowotny, virólogo de la Universidad de Veterinaria de Viena.

Este experto en infecciones virales en humanos y animales comenta que hay mucha gente infectada, sin apenas síntomas, que sigue saliendo a la calle y teniendo contacto con otras personas. "Pienso que llevar una máscara o una protección de la nariz y la cara aporta algo. En cualquier caso, es una aportación, una pequeña aportación a la contención", indica. 

Cambio de opinión en EEUU

En EEUU, el grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca esta estudiando pedir a la población que use mascarillas durante cierto periodo de tiempo, según informa la CNN. 'The Washington Post' también ha informado de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) del país están considerando seriamente cambiar las pautas sobre el uso de mascarillas por parte de la ciudadanía en general.

Tom Inglesby, director del Centro para la Seguridad de la Salud Johns Hopkins, ha opinado en Twitter que "los miembros del público en general deben usar máscaras de tela no médicas cuando salen en público, en un esfuerzo social adicional para frenar la propagación del virus".

En la misma línea, el doctor Scott Gottlieb, excomisionado de la Administración de Medicamentos y Alimentos de EEUU (FDA, por sus siglas en inglés), también  defendió en un tuit que "usar máscaras de algodón puede mejorar la seguridad y reducir la propagación y no tensar la cadena de suministro del hospital".

Diversos tipos de mascarillas 

En este punto, hay que explicar que no todas las máscarillas son iguales. Por un lado están las mascarillas que simplemente cubren la nariz y la boca, como las que usan los cirujanos, y que sólo pueden limitar el riesgo de contagiar a otros, pero no le protegen a uno del contagio. Por otro, están las que tienen un sistema de filtrado que en función de su umbral de protección se clasifican, de menos a más seguras, como FFP1, FFP2 y FFP3. Una máscara FFP2 suele ser suficiente para retener las gotitas que genera una persona infectada cuando tose, estornuda o habla.

La OMS recuerda que el covid-19 no se transmite por el aire: esas gotitas pesan demasiado para quedar flotando, y caen rápidamente al suelo. La infección puede producirse al respirar el virus si se está a menos de un metro de alguien infectado, o tocando una superficie contaminada y llevándose luego las manos a la cara.