21 sep 2020

Ir a contenido

CRISIS DEL COVID-19

La mitad de los geriátricos de Catalunya, con coronavirus

362 ancianos de residencias han muerto en Catalunya, el doble que hace cinco días

Los responsables de centros denuncian que muchos ancianos no son trasladados al hospital

Elisenda Colell

Al menos 362 ancianos que vivían en residencias en Catalunya han muerto por coronavirus. Así lo ha anunciado el secretario de Asuntos Sociales y Familias del Govern, Francesc Iglesies. En la foto, la Fundació Casa Asil Sant Andreu de Palomar, en Barcelona. / FERRAN NADEU / VÍDEO: EFE

El coronavirus ha entrado en prácticamente la mitad de las residencias de ancianos en Catalunya, en el 44% de ellas exactamente, y ya han muerto 362 ancianos, un dato que se ha duplicado en tan solo cinco días, según la información que ha facilitado este miércoles la Conselleria d'Afers Socials. El Govern ha anunciado que va a trasladar a los enfermos más afectados de geriátricos de Barcelona a clínicas medicalizadas, "y más adelante" ampliará estas medidas al resto de territorios. Afers Socials ha reconocido que el sector de atención a los más mayores "no estaba preparado" para esta pandemia, y admite que el material de protección en los centros "ha sido escaso". El sector lamenta que no todos los ancianos están siendo derivados a hospitales. Con los datos en la mano, hay 830 personas diagnosticadas de covid-19 viviendo en residencias, y 190 que están en centros hospitalarios.

En Catalunya, hay un total de 64.093 personas que viven en 1.073 residencias de la tercera edad. De estas, 362 (el 0,5%) han fallecido este mes de marzo por coronavirus. Es el doble de los muertos en residencia que facilitó el pasado viernes la 'consellera' de Salut, Alba Vergés. Además, el 1,2% de los residentes (830) han dado positivo a esta enfermedad pero siguen viviendo en los centros. 

Por equipamientos, en 158 centros hay positivos, y en 317 geriatricos hay personas mayores que presentan sintomatología del virus pero no se les ha hecho la prueba. "Es que no hay tests, nos faltan muchos", señala Montse Llopis, de la patronal ACRA. Los datos oficiales muestran una escalofriante situación: el coronavirus ha entrado en el 44% de los geriátricos en Catalunya. Los centros más afectados, ha detallado el secretario de Protecció Social de la Generalitat, Francesc Iglesias, son aquellas residencias "pequeñas que no contaban con equipos médicos estables y donde ha sido imposible hacer aislamientos, especialmente en la ciudad de Barcelona y el área metropolitana". 

Pocas derivaciones a hospitales

Una de las principales críticas que lanzan los profesionales de los centros hacia la gestión de esta crisis sanitaria es que los hospitales no admiten a todos los pacientes de residencias que deberían, y en algunos casos se opta por la sedación. Lo explican directores de varios centros a este diario, y lo afirman patronales, sindicatos y la Asociación Profesional Catalana de Directores de Centros a la Dependencia (ASCAD). "Nos envian 'kits' de sedación", explica el representante de la Unió de Petites i Mitjanes Residències (UPIMIR), Vicente Botella. "Pero es que nosotros no somos hospitales, no tenemos suficiente personal sanitario ni tampoco tenemos medios", remacha la presidenta de la federación de residencias del Tercer Sector, Montse Falguera. Aunque la Generalitat niega tales actuaciones, EL PERIÓDICO ha tenido acceso a varios documentos del Govern donde se recomienda a los médicos priorizar pacientes en función de la esperanza de vida. Y la población de los geriátricos supera los 80 años, tiene graves demencias y acumula varias patologías previas. Los datos de Afers Socials muestran que sí ha habido traslados a hospitales, pero pocos. Hay 190 residentes en los hospitales, frente a 830 contagiados. 

Falta de personal

Uno de los principales problemas que están tratando de afrontar los geriátricos es la falta de personal. Algo de lo que el sector advirtió ya el 6 de marzo, antes del inicio de la pandemia. "La merma es muy grande y nos está desbordando", ha reconocido Iglesias, quien, de hecho, ha hecho un llamamiento para que quien pueda se apunte en las bolsas de trabajo para echar una mano en los geriátricos. En estos momentos hay 3.184 profesionales (el 4,2% del total) que, o bien están infectados, o bien en aislamiento, según la Generalitat. "Estamos al límite, nos faltan muchas manos, nadie quiere trabajar en las residencias porque los sueldos son muy bajos", reconoce la directora de la patronal ACRA, Montse Llopis. 

Escasez de material

"Queremos garantizar que la falta de material no sea un problema fundamental, como sí lo fue la semana pasada" ha admitido Iglesias. Y es que muchos geriátricos y cuidadores llevan semanas advirtiendo de que no tienen material de protección, y achacan a esta falta de recursos la expansión del virus en los centros. El Govern ha dicho que esta semana distribuirán 300.000 mascarillas, 200.000 guantes, 32.000 batas y 28.000 gafas protectoras a los centros, por un valor de 1,7 millones de euros."La escasez ha sido preocupante pero podemos decir que es un tema que está encarrilado o en vías de solucionarse", ha subrallado el representante de Afers Socials. Un material que va a llegar el viernes a los centros, según explican fuentes conocedoras de los planes de la Generalitat, y que insisten que "hace falta mucho más".

En relación a la desinfección de los equipamientos de ancianos, hay 168 centros que lo han pedido. De ellos, el Govern se ha hecho cargo de 103, el 60%. El resto, los ayuntamientos han asumido una gran mayoría de ellos, especialmente los Bomberos de Barcelona, y solo 17 han sido autorizados a la UME.

Un plan para Barcelona

El Govern también ha aprovechado para explicar un plan, que ya avanzó EL PERIÓDICO, para tratar de aislar a los ancianos enfermos de coronavirus, y evitar la propagación de la infección en los centros más afectados y que no pueden garantizar el aislamientos. Por el momento solamente se está aplicando en la ciudad de Barcelona. "Hemos liberado 123 plazas de dos clínicas a las que se trasladarán personas infectadas o con sintomatología de residencias", ha detallado el secretario. Son las clínicas Ifrema y Copèrnic, a las que ayer se derivaron 17 personas, y hoy se incriben pacientes de cuatro geriátricos más. En algunos casos se traslada toda la residencia, en otros solo una parte de los internos, aunque Iglesias sí que ha asegurado que una vez hecho el traslado se van a desinfectar los centros.

Sin embargo, hay más residencias afectadas por el coronavirus fuera de la capital. "Este es un modelo que queremos replicar en el área metropolitana de Barcelona, y en el resto de comarcas si es posible", ha expuesto el secretario, que no ha detallado cuando, ni como, ni en cuantas plazas se hará este traslado. 

Preguntado por casos concretos, como la residencia de Olot (Garrotxa) donde ya han muerto 17 ancianos, la de Tona (Osona) donde el alcalde ha pedido ayuda urgente, o la de Santa Coloma de Gramenet (Barcelonès) donde ya hay 4 fallecidos y casi un 70% de la plantlla de baja, la respuesta de la Generalitat ha sido contundente. "No hablaremos de casos tan concretos porque no acabaríamos nunca". A esto, el responsable de protección social del Govern sí ha querido dejar claro que los equipos de inspección social están evaluando los casos de las residencias en situaciones más críticas y no descartan intervenir más centros como ya han hecho en Valls (Alt Camp) o en Sant Adrià de Besòs (Barcelonès).