27 may 2020

Ir a contenido

La Generalitat interviene otra residencia, en Sant Adrià de Besós

El Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet pide ayuda del Govern en una residencia con cuatro muertos

Elisenda Colell

Equipo de desinfeccion en una residencia de ancianos de Barcelona, este lunes.

Equipo de desinfeccion en una residencia de ancianos de Barcelona, este lunes. / FERRAN ANDEU

La Generalitat interviene por segunda vez una residencia de personas mayores. En este caso se trata de un geriátrico de Sant Adrià de Besòs (Barcelonès), en el que el 70% de los residentes tienen síntomas de coronavirus, y donde el 55% de la plantilla está de baja o no ha acudido a trabajar. Fuentes municipales explican a EL PERIÓDICO que el centro se desbordó. Una situación que también achaca un geriátrico de Santa Coloma de Gramenet, según ha comunicado el consistorio, con cuatro muertes por coronavirus. En Barcelona, el 23% de personas que han muerto por la pandemia vivían en residencias. 

En este geriátrico de Sant Adriá de Besòs viven 20 personas. Se trata, de hecho, de las únicas plazas públicas en residencias que hay en el municipio, consorciadas entre una empresa y la Conselleria d'Afers Socials. Entre los residentes, 14 tienen síntomas de coronavirus, por lo que el resto han sido aislados en las dependencias del centro de día contiguo a la residencia. Además, de los 27 cuidadores de la plantilla, hay 15, más de la mitad, "que están de baja o no han acudido a trabajar". Estos son los datos que arroja la Inspección de Servicios Sociales del Govern que, además, ha constatado que "no se han tomado suficientes medidas de aislamiento" y que "no hay dirección técnica ni responsable higiénico-sanitario".

Fuentes municipales relatan que, ante la falta de material para evitar la propagación del virus, los residentes y trabajadores fueron enfermando ya a principios de la semana pasada. "No es un centro hospitalario, y no tenían tests para poder saber quién tenía el virus y quién no", exponen estas mismas fuentes. Tanto el CAP del municipio, la región sanitaria Barcelona-Nord Maresme y los Servicios Territoriales de Afers Socials eran conocedores de la situación, así como el Ayuntamiento, que les fue consiguiendo mascarillas y equipos de protección. El caos llegó el jueves de la semana pasada, cuando la directora del centro enfermó, también responsable de higiene y sanidad de la residencia. La gerente, además, estaba de baja por embarazo. El consistorio fue quien activó la UME, que desinfectó el centro el viernes, y ya entonces se activó la visita de la Inspección de Servicios Sociales de Afers Socials.

Ahora será la Fundación Consorci Salut i Social quien asumirá, de forma provisional, la gestión y dirección del centro. La entidad, además, aportará los profesionales necesarios. Se trata de la segunda residencia en la que el Govern toma el control y interviene la gestión. El primer caso ocurrió en Valls, en una residencia que ahora esta siendo gestionada por un ente municipal. En ese caso, ocho de los internos, el 13% del total, dieron positivo por coronavirus, y cerca de la mitad de la plantilla estaba de baja por aislamiento. 

91 muertes en residencias de Barcelona

En Barcelona, el 23% de muertos por la pandemia son personas que vivían en residencias. Según datos de l'Agència de Salut Pública de Barcelona, 382 personas han muerto en la ciudad y de ellos, 91 vivían en residencias. La cifra de residencias de ancianos afectadas por coronavirus en la ciudad ya asciende a 162, son 12 más que ayer y suponen el 62% del total de centros. 

Asimismo, la alcaldesa de Sant a Coloma de Gramenet, Núria Parlón, ha pedido "una solución urgente" para solventar la situación de "emergencia" y "altamente preocupante" que vive la residencia Ramón Berenguer. En un comunicado a los medios, el consistorio informa que en este centro la mitad de los residentes, 72 de 144, estan aislados porque han dado positivo en coronavirus. Además, el 65% de la plantilla no puede trabajar, porqué o bien está de baja o en aislamiento. Ya se han hecho dos limpiezas del centro, una de ellas con el apoyo de la UME por petición municipal, y des de hace semanas el consistorio ha tratado de "paliar la falta de materiales de protección".

La situación de la pandémia ha provocado un grave desequilibrio en los geriátricos, que han tenido que reconvertirse en centros sanitarios para atender a los ancianos contagiados, sin apenas medios. La inicial falta de material de protección ha hecho que el virus se expandiera en muchos centros, y la situación del sistema sanitario ha dificultado la atención de los ancianos. En un sector, donde hace años que advierte de la falta de recursos. Por el momento, se desconoce cuantos ancianos han muerto por coronavirus en las residencias catalanas. La última cifra oficial, del pasado viernes, era de 150 muertes por coronavirus.