24 oct 2020

Ir a contenido

LOS EFECTOS DEL CORONAVIRUS

Coronavirus: El cambio de hora menos traumático

España adelanta este fin de semana los relojes en un contexto nuevo marcado la alerta sanitaria en casi todo el mundo

"Es un cambio con menos impacto a nivel de salud mental, con el confinamiento los horarios han desaparecido", asegura un psiquiatra

Raúl Paniagua

Un hombre paseo con el reloj de la Puerta del Sol al fondo.

Un hombre paseo con el reloj de la Puerta del Sol al fondo. / JOSÉ LUIS ROCA

Este fin de semana toca el ritual que se repite dos veces cada año. En la madrugada del sábado al domingo las manecillas del reloj sufrirán una brusca vuelta. A las dos serán las tres, justo el cambio inverso que se produce en octubre. El horario de verano llega en unas circunstancias históricas tras 15 días de confinamiento y en plena alerta sanitaria por la pandemia que azota a casi todo el mundo. ¿Aportará ese contexto un plus de estrés o ansiedad al cambio de hora convencional? Los expertos creen que el efecto será mínimo.

"Este cambio de hora a nivel de salud mental tendrá menos impacto. Los horarios han desaparecido. Mucha gente se pregunta en qué día estamos, qué hora es… Al estar confinados en casa los horarios son más laxos", asegura Josep Antoni Ramos Quiroga, jefe del servicio de psiquiatría del hospital Vall d’Hebron.

La noción del tiempo

En su opinión, cualquier modificación horaria implica "un estrés para el organismo, una afectación", pero el hecho de ganar luminosidad siempre es positivo. La clave es buscar una flexibilidad. "En personas con trastornos depresivos el cambio de hora puede notarse más, pero en esta situación la noción del tiempo es diferente. Es más impactante cuando tienes que hacer algo a una hora y no puedes cambiarlo", agrega el doctor.

Una mujer y su hija pasean por una estación en la plaza Catalunya / ALBERT BERTRAN

Ramos Quiroga insiste en la importancia de establecer hábitos, levantarse cada día más o menos a la misma hora y planificar los momentos para hacer ejercicio en casa, trabajar o ver la tele con los niños. "Quien tenga malos hábitos se desordenará más, pero el impacto con el cambio horario debe ser mínimo", confirma la psicóloga de la Teknon Blanca Bueno.

Ritmo roto

Imponer unas buenas pautas de dieta y una higiene del sueño también es importante. Las personas con insomnio son las que más sufren estas alteraciones, pero no cambia especialmente por un día. "Es irrelevante. La pandemia en general sí afecta. La incertidumbre incrementa el estrés y altera el sueño por dos pilares: por un lado, todos estamos preocupados y tenemos a algún familiar o conocido infectado o que incluso ha muerto y, por otro, el hecho de no tener unos horarios regulares nos rompe el ritmo circadiano", reflexiona Odile Romero, jefa de la unidad del sueño del Vall d’Hebron.

Un hombre se desvela en su cama / EP

Según la neurofisióloga, el tener una hora menos de sueño un día "no es reseñable", como tampoco lo sería tener una más. El problema se produce cuando se descuadran las pautas diarias por estar mucho tiempo encerrado en casa.

Anulación en el 2021

El nuevo horario se mantendrá hasta la madrugada del 25 de octubre. El doble movimiento de octubre y marzo se implantó con el objetivo de ahorrar energía, pero en los últimos tiempos ha generado un tremendo debate.

En el 2018, la UE emprendió una consulta con un resultado claro: más del 80% de los 4,6 millones de ciudadanos que participaron se mostraron a favor de acabar con estos cambios de hora. La anulación definitiva en Europa tendrá lugar en el 2021 y cada país podrá elegir si permanece en el horario de invierno o el de verano, el preferido por el 65% de españoles.